5 remedios curativos para la rinitis alérgica

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 16 noviembre, 2018
El consumo de algunos remedios naturales puede complementar el tratamiento para frenar los síntomas de la rinitis alérgica. Descubre algunas opciones efectivas.

La rinitis alérgica, o fiebre del heno, es una enfermedad inflamatoria de la mucosa nasal que sufren alrededor del 15-20% de las personas. Está causada por una reacción alérgica a elementos como el polen, el pelo de los animales, los ácaros del polvo, entre otros.

Sus síntomas pueden ser leves y esporádicos, pero hay quienes lo padecen de forma habitual. Sin embargo, además de los fármacos para su tratamiento, se puede aliviar con algunos ingredientes de origen natural. A continuación te compartimos algunas opciones.

Síntomas habituales de la rinitis alérgica

Las manifestaciones clínicas de la rinitis alérgica son similares a las de otros problemas respiratorios. No obstante, estas suelen detonarse después de estar en contacto con alguna sustancia irritante o alérgeno. Los síntomas incluyen:

  • Estornudos repetitivos
  • Tos
  • Mucosidad acuosa
  • Picor nasal
  • Lagrimeo constante
  • Congestión ocular
  • Picor ocular

Además, algunas personas también pueden sufrir:

  • Dolor de cabeza
  • Insomnio
  • Falta de apetito
  • Irritabilidad
  • Depresión

Si quieres saber más visita: 5 remedios caseros para reducir la congestión nasal

Diagnóstico y tratamiento de la rinitis alérgica

Para dar un diagnóstico preciso de rinitis alérgica es fundamental acudir donde un médico. A veces, se detecta desde la infancia; sin embargo, muchos casos son identificados tras varios años de seguimiento de los síntomas.

El profesional tiene en cuenta el historial clínico y algunos exámenes médicos. Una vez confirma esta condición, suele recetar medicamentos antihistamínicos para su control. Asimismo, sugiere evitar el contacto con los alérgenos siempre que sea posible.

Como complemento a esto, se pueden tener en cuenta algunas preparaciones de origen natural que, por sus propiedades, ayudan a sobrellevar los síntomas.

1. Regaliz

El regaliz (glycyrrhiza glabra) es un arbusto muy usado en la medicina tradicional china y en otras culturas por sus propiedades antiinflamatorias. Su efecto es tan fuerte que se ha llegado a considerar la “cortisona natural”.

La raíz de regaliz está muy indicada en el tratamiento natural de las alergias, gracias a una serie de principios con actividad antiinflamatoria similar a la de los glucocorticoides. Además de desinflamar, también combate la tos y nos ayuda a expectorar.

Podemos tomarlo en infusión, extracto, pastillas o directamente chupando la raíz para extraer su jugo. Deberán consultar con su médico las personas con hipertensión y quienes estén tomando medicación.

2. Ortiga

La ortiga, esta planta medicinal altamente depurativa y que crece de manera salvaje, ayuda a bloquear los efectos de la histamina en las personas alérgicas al polen. También contribuye a frenar y evacuar la producción de mucosidad y los ataques de tos.

La podemos tomar en infusión o extracto. Aunque no es una planta tóxica, se debe evitar en caso de enfermedades renales e hipertensión.

3. Miel y el polen

miel para la rinitis alérgica

La miel contiene polen en pequeñas cantidades, por lo cual al consumirla habitualmente, el organismo se expone a dosis reducidas del alérgeno, acostumbrándose a él. Esto permite disminuir la reacción alérgica en las temporadas de polen en el ambiente.

Además, también podemos probar a consumir polen de abeja, tomando el primer día un gránulo y añadiendo un gránulo más cada día, hasta llegar a la medida aproximada de una cucharadita. Si notamos cualquier tipo de reacción pararemos de consumirlo inmediatamente.

Lee también: 9 cosas que sucederán cuando empieces a comer miel a diario

4. Té verde

El té verde tiene numerosas propiedades para la salud y bajo contenido en teína, por lo que podemos tomarlo habitualmente. En el caso de la rinitis alérgica, el té verde tiene compuestos que ayudan a bloquear la producción de histamina, lo cual disminuye y alivia la reacción de la alergia.

Podemos tomar dos o tres tacitas diarias de té verde, o bien ingerirlo en extracto o comprimidos. Está contraindicado para personas hipertensas o con anemia ferropénica. 

5. Cúrcuma

La cúrcuma es una especia excelente que no debe faltar en nuestra cocina debido a sus numerosas propiedades. Se le atribuyen efectos antioxidantes, anticancerígenos y antiinflamatorios. Además, favorece el bloqueo de inmunoglobulina E, previniendo o disminuyendo los síntomas de las alergias.

La podemos usar añadiendo menos de una cucharadita diaria a sopas, guisos, cremas, salteados,entre otras recetas. Como no tiene un sabor muy fuerte, también la podemos incluir en batidos y postres.

Lee también: 8 beneficios de la cúrcuma que te gustará conocer

¡Para tener en cuenta!

Además de consumir los remedios mencionados, es primordial evitar aquellos alimentos que pueden incidir en la aparición de los síntomas de alergia. El listado incluye los siguientes.

  • Pescado crudo, en conserva y semiconserva
  • Marisco
  • Queso curado, sobre todo la parte de la corteza
  • Carnes y pescados curados y ahumados
  • Embutidos
  • Legumbres (sobre todo el garbanzo y la soja y sus derivados)

¿Te aqueja este problema? Prueba alguno de los remedios mencionados y minimiza esos molestos síntomas.