Remedios naturales para la salud de tus pulmones

Valeria Sabater · 26 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Mario Benedetti Arzuza el 3 enero, 2019
Además de dejar de fumar y practicar actividad física para potenciar nuestra capacidad pulmonar, la hidratación también es muy importante para ayudar a reducir infecciones

La salud de nuestros pulmones es esencial para tener una buena calidad de vida. La mayoría de los problemas asociados a estos órganos están relacionados con el tabaco y con contaminantes ambientales que pueden afectar seriamente nuestro bienestar. Te sugerimos conocer una serie de sencillas claves para que cuides de tus pulmones.

La necesidad de mantener una adecuada salud pulmonar

Una gran parte de las visitas al médico se deben a problemas respiratorios y pulmonares. Pensemos que dentro de esta categoría está por ejemplo el asma, la EPOC, los problemas asociados al tabaco, las infecciones respiratorias víricas, las neumonías, el cáncer de pulmón o los trastornos respiratorios durante el sueño.

Está claro que a medida que nos hacemos mayores iremos padeciendo este tipo de problemas, pero ojo, no lo asociemos solo al factor edad. Los problemas asociados al tabaco nos pueden llegar ya a los 30 años con un asma, y el sobrepeso también ocasiona muchos riesgos en nuestra vida.

Ante cualquier problema de salud que afecte al sistema respiratorio, es obligatorio acudir con un médico y seguir el tratamiento indicado. En todo caso, las claves que aquí presentamos pueden servir de complemento de estas medidas.

Un dato que se debe tener en cuenta: según la OMS, el asma infantil y en adultos se cobran millones de vidas cada año. ¿Se debe quizá a la contaminación ambiental? ¿A la polución? Son muchas las investigaciones que se están llevando a cabo y que, poco a poco, nos irán aclarando esta realidad. Mientras, vayamos tomando en cuenta los siguientes consejos:

Ver también: ¿Cómo funcionan los antiasmáticos?

1. Ejercicios cardiovasculares sencillos

Andar en bici para tus pulmones

No hace falta salir cada día a correr una maratón. Tampoco se trata de ir al gimnasio para levantar pesas y darnos una paliza con varias máquinas. En absoluto.

Los profesionales indican que basta con media hora al día: andar a paso rápido —sin correr— ir en bici, un poco de natación… se trata simplemente de hacer trabajar nuestro sistema respiratorio y cardiovascular.

Asimismo, pasear un poco, subir escaleras, hacer ejercicios aeróbicos y cosas sencillas día a día hará que tus pulmones se acostumbren a respirar con normalidad, a llenarse de oxígeno, a depurarse y a hacerse más eficientes.

2. ¿Qué tal si dejamos de fumar?

dejar-fumar

Si eres de los que aún mantiene el hábito del cigarrillo, debes tener en cuenta una cosa: tu salud pulmonar se resiente ante cada bocanada de tabaco que aspires. La propia Organización Mundial de la Salud así lo afirma.

Día a día irás enfermando, hasta que llegue el momento en que el daño hecho a tus pulmones (u otros órganos) sea irreparable. ¿Vale la pena? Desde luego que no. Tienes que concienciarte, coger la suficiente voluntad para abandonar el tabaco, que te está quitando años de vida.

3. Acostúmbrate a respirar por la nariz

respirar

Tal vez te parezca una tontería, pero en realidad es esencial. Los vellos de la nariz actúan de filtro con el aire que tomamos, que de ese modo llega a nuestros pulmones mucho más limpio y libre de elementos tóxicos.

4. Un alimento ideal para tus pulmones: el brócoli

Brocoli

¿Te gustan los brócolis? Con un poco de aceite y vinagre, o incluso al horno gratinados con queso, ¡son deliciosos! Pero tal vez te sorprenda saber lo buenos que resultan para nuestros pulmones. Así, científicos han descubierto que los brócolis disponen de un componente que nos ayuda a eliminar las bacterias dañinas que afectan a los pulmones.

Es el sulforafano, un químico que reduce las infecciones de estos órganos. Si bien, como se señalan en este último estudio citado, todavía falta investigar con mayor profundidad sus efectos, vale la pena incluirlo en nuestra dieta como nos sea indicado por un profesional.

Quizá te interese: Tortilla de brócoli: receta saludable y fácil

5. Cuidado con lo que inhalas

Tos

Puede que tengas un trabajo en el que te veas obligado a tener que inhalar determinados químicos. Si es así, utiliza protecciones adecuadas para tu puesto de trabajo, tales como las máscaras. Ten en cuenta también esos elementos cotidianos que pueden hacer daño a nuestros pulmones, como por ejemplo los siguientes:

  • El escape de gasolina de los coches.
  • Humo del tabaco: los fumadores pasivos también podemos sufrir serios problemas.
  • Pinturas, esmaltes con diversos compuestos químicos.
  • Fibra de vidrio o de cerámicas y otras micropartículas respirables.

6. La importancia de beber dos litros de agua al día

beber-agua-12

Es muy importante que bebamos agua, que consumamos abundantes líquidos a lo largo del día. Esta publicación, entre muchísimas otras, confirma que el agua ayuda a cumplir diversas funciones fundamentales para el cuerpo, pero ¿cómo ayuda el agua a nuestros pulmones?

Bien, el simple acto de beber la cantidad de agua recomendada al día nos ayuda a bajar las probabilidades de infecciones virales, según se indica en este artículo de la Revista de Enfermedades No Transmisibles.

Además, otras publicaciones recomiendan una buena hidratación para los asmáticos específicamente, ya que esto contribuye al buen funcionamiento del aparato respiratorio en general.

Para concluir, vale la pena seguir estas sencillas claves para cuidar de la salud de los pulmones. Sabes que lo esencial es que, si es tu caso, dejes cuanto antes el hábito del tabaco. Y es muy recomendable también hacer un poco de ejercicio cada día. Se trata de hábitos sencillos que cuidan de nuestra salud.

  • Anthonisen, N. R., Connett, J. E., Kiley, J. P., Altose, M. D., Bailey, W. C., Buist, A. S., … & Owens, G. R. (1994). Effects of smoking intervention and the use of an inhaled anticholinergic bronchodilator on the rate of decline of FEV1: the Lung Health Study. Jama, 272(19), 1497-1505.
  • Anthonisen, N. R., Connett, J. E., & Murray, R. P. (2002). Smoking and lung function of Lung Health Study participants after 11 years. American journal of respiratory and critical care medicine, 166(5), 675-679.
  • Ferguson, G. T., Enright, P. L., Buist, A. S., & Higgins, M. W. (2000). Office spirometry for lung health assessment in adults: a consensus statement from the National Lung Health Education Program. Chest, 117(4), 1146-1161.