Remedios naturales para las venas várices

Carolina Betancourth 23 diciembre, 2014

Las várices son venas inflamadas que se pueden ver bajo la superficie de la piel, se encuentran especialmente en las piernas, pero también puede verse en otras partes del cuerpo. Las várices normalmente presentan pocos síntomas, pues el signo que permite su reconocimiento es su presencia visible en la piel. Por otro lado, puede evidenciarse dolor en un nivel leve a moderado y en ocasiones pueden presentarse coágulos de sangre que pueden impedir la buena circulación de la misma. Estas várices corresponden a debilidad o lesiones en las paredes de las venas.

Causas de las várices

Venas varices

Son diversos los factores que pueden ser causantes de las várices, entre estos los más reconocidos son:

  • Antecedentes familiares, ya que ésta es una afección hereditaria.
  • Una avanzada edad representa el deterioro y debilitamiento normal de todo el organismo, incluyendo las venas, lo cual puede producir várices al llegar a la tercera edad.
  • Los cambios hormonales pueden elevar el riesgo de sufrir de várices, por ello éstas son más frecuentes en mujeres que en hombres.
  • El sobrepeso incrementa la presencia de éstas, al ejercer mayor presión sanguínea en las venas.
  • El sedentarismo, falta de movimiento o conservar la misma postura durante mucho tiempo, son factores que provocan que las venas se vean forzadas a generar mayor presión para conducir la sangre al corazón, incrementando la dilatación y presencia de várices.

Sin embargo, las várices en su fase inicial pueden ser tratadas de una forma fácil y rápida, existen diversas recetas naturales y unas cuantas recomendaciones que pueden ayudar a retrasar su aparición y mejorar la apariencia de aquellas que ya existen.

Recomendaciones para evitar las várices

Varices

  • Primero se recomienda evitar el sedentarismo o una postura durante lapsos de tiempo prolongados, por ejemplo estar mucho tiempo parado o sentado. De esta manera, cuando se está durante mucho tiempo sentado, se recomienda no cruzar las piernas y procurar elevar los pies.
  • Realice actividades físicas que pongan en movimiento las extremidades ayudando a la circulación de la sangre.
  • Evite el sobrepeso, el uso de ropa ajustada y el uso de tacones muy altos durante largos periodos. Asimismo, se recomienda el uso de zapatos de tacón mediano, ya que estos ayudan a tonificar el musculo de la pantorrilla, facilitando la circulación de la sangre.

Recetas para mejorar la apariencia y las incomodidades que pueden generar las várices

Ajo

  • 1. El ajo es un producto recomendado para el tratamiento de las várices, ya que tiene propiedades desinflamatorias y mejora la circulación de la sangre. Se recomienda añadirlo a la dieta diaria o machacar 4 dientes de ajo y mezclarlos con alcohol para ser aplicados sobre la zona con presencia de várices.
  • 2. El aloe vera o la sábila ofrecen grandes propiedades para el tratamiento de las venas várices, al igual que para el alivio y prevención de muchas otras afecciones. Para este caso es recomendable aplicar compresas con aloe vera caliente sobre la zona afectada y dejar actuar durante un largo tiempo.
  • 3. El vinagre de manzana aporta beneficios en el tratamiento de las várices y se recomienda aplicarlo en un paño, humedecer este y dejarlo sobre la zona de las várices sin hacer presión.
  • 4. Una de las recetas más recomendadas en este caso es un pomada compuesta por zanahoria, vinagre y sábila, unificando las propiedades de estos tres productos para una solución más eficaz. Para la preparación de esta receta se necesita licuar los tres productos hasta obtener una consistencia espesa, luego se aplica sobre la piel que tiene presencia de várices, se deja actuar durante media hora o cuarenta minutos y al retirarse debe enjuagarse con agua fría.

Recuerda

Estos son unos de los remedios caseros más reconocidos al momento de tratar la aparición de las várices bajo la superficie de la piel, es de vital importancia seguir las recomendaciones anteriormente mencionadas para evitar la aparición prematura de la inflamación de venas y vasos sanguíneos. La presencia de várices indica un deterioro en los conductos por los cuales circula la sangre, lo cual puede generar a largo plazo complicaciones en la circulación correcta de la misma.

Por último, es indispensable recomendar una dieta saludable que evite el sobrepeso, ya que como lo mencionamos anteriormente es uno de los factores más reconocidos en la generación de várices en el cuerpo, pues a mayor peso o masa corporal la sangre genera mayor presión, dilatando y lesionando las paredes de las venas conductoras.

Te puede gustar