Remedios naturales para los Acúfenos

¿Qué son los acúfenos? Bien los acúfenos o tinnitus son nada más y nada menos que los zumbidos o ruidos en los oídos; pero no estamos aquí para dar el concepto de la palabra como tal, estamos aquí para exponer una serie de tratamientos o ayudas contra los mismos, ya que hay muchas personas que padecen éste tipo de patologías. Muchas son sus causas, pero como hay variedad de causas, también hay variedad de curas y como siempre en nuestros artículos, optamos por los remedios naturales. A continuación les ofrecemos una serie de remedios naturales para los zumbidos en los  oídos.

Remedios caseros

Los remedios caseros se basan principalmente en una serie de tratamientos naturales, los cuales son muy eficaces para tratar cualquier tipo de dolencia o padecimiento que tengamos a diario. Muchas personas recurren a ésta opción inclusive antes de ir al médico, pero nosotros siempre recomendamos que visiten a su médico de confianza.

Miel

  • Toma a diario dos cucharadas de levadura de cerveza, pero antes de tomarlas, mézclalo con jugo de un tomate.
  • Corta un limón en pedacitos, añade una cucharada de miel y tres cucharadas de pipas de girasol, pon todo a calentar en medio litro de agua. Revuelve todo por diez minutos, cuélalo y conserva el líquido en un frasco hermético (preferiblemente de vidrio); bebe dos vasos diarios durante aproximadamente dos meses.
  • Coge un trapo y pásale la plancha para calentarlo y luego ponlo sobre el oído donde sientes el zumbido, hasta que éste pase o se enfríe el trapo.
  • Prepara una infusión con hojas de ginkgo biloba y bébela tres veces al día. Esto servirá para aumentar el riego cerebral y disminuirá el zumbido en los oídos.
  • Aplica 3 o 4 gotas aproximadamente de aceite de castor en el oído afectado una vez al día; luego de aplicarlas tapa el oído con un algodón. Éste tratamiento debe mantenerse luego con una aplicación semanal o cada diez días.
  • Realiza lavados diarios de nariz con agua fría y que esté un poco salada (1 o 2 granos aproximadamente de sal gorda disueltos en un vaso de agua). Esto estimulará el riego sanguíneo.
  • Presiona las depresiones detrás de ambos lóbulos y la mandíbula directamente debajo de las orejas. Haz lo anterior durante unos minutos.
  • En caso de taponamientos del oído, prepara una mezcla con 100 gramos de aceite puro de oliva de primera presión en frío, diez ( 10 ) gramos de flores de gordolobo, cinco ( 5 ) gramos de castaño de Indias, tres ( 3 ) gotas de aceite esencial de tomillo.Pon todo en un frasco de cuello ancho y vierte el aceite ligeramente caliente, remuévelo al mismo tiempo; luego de lo anterior déjalo al aire abierto con una gasa durante tres semanas y agítalo todos los días.

    Pasado todo el tiempo anteriormente nombrado, procede a colar y a agregar la esencia; cuando esté envasado aplica 4 gotas en el oído afectado, antes de acostarte.

  • Macera 2 cucharadas y media de semillas de alholva o fenogreco en 3 tazas de agua fría durante ocho horas; cuando pase éste tiempo, remueve un poco y mézclalo, luego bebe una taza.
  • Vierte una cucharada de poleo en una taza de agua que esté hirviendo; toma dos tazas  al día hasta que te sientas mucho mejor. Éste tratamiento no sólo ayuda en los casos de zumbidos en los oídos sino que también sirve contra los estados de ansiedad, estados nerviosos, palpitaciones del corazón y casos de vértigo.

Recomendaciones

Ejercicio

  • Adopta una dieta alta en fibra y baja en grasas, que especialmente incluya alimentos que contengan magnesio y mucho potasio; estos alimentos mejoran la circulación y disminuyen los zumbidos molestos.
  • Procura no ingerir café y alcohol, estos ayudan a producir sonidos extraños en los oídos.
  • ¡NO introduzcas tus dedos en tu oído! O cualquier objeto puntiagudo en caso de sentir el oído taponado, esto puede taponarlo más, causar infecciones o heridas.
  • Si crees que el zumbido tiene origen en tu estrés, procura practicar técnicas de relajación.
  • Siempre realiza ejercicio, especialmente deportes suaves; de ésta manera mantendrás tu fluido sanguíneo activo y esto evitará los zumbidos.
  • Por último y no menos importante; acude a un especialista cuando el zumbido sea muy persistente para que averigües la causa del mismo.
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar