Remedios naturales para los párpados hinchados

Además de adecuar tu alimentación por si los párpados hinchados fueran una señal de una afección mayor, puedes colocar rodajas de pepino sobre los ojos para descongestionarlos

Los párpados hinchados no son sólo una cuestión estética. En realidad, son el reflejo de que los riñones y el hígado suelen estar sobrecargados. Muchas personas los sufren por la mañana, al despertarse, pero otras los tienen habitualmente, lo cuales les da un aspecto enfermizo y cansado.

En este artículo te explicamos algunos remedios naturales para combatir los párpados hinchados y también algunas recomendaciones para ayudar a equilibrar los riñones y el hígado.

Riñones sobrecargados

Con la mala alimentación, excesiva en grasas y fritos, los riñones se sobrecargan y el cuerpo no puede eliminar el exceso de líquidos del organismo, ocasionando retenciones en diferentes partes de nuestro cuerpo, como las piernas, la cara o los párpados. Cuando te levantes un día con los párpados hinchados te recomendamos que durante la mañana consumas exclusivamente caldos de cebolla, hasta que el organismo pueda eliminar el exceso de líquidos.

Para prepararlo puedes hervir dos cebollas en un litro y medio de agua durante treinta minutos y dejar reposar otros 10 minutos. Es preferible no añadirle sal, aunque sí que podrías añadirle un chorrito de agua de mar, que a pesar de tener un sabor salado nos ayuda a regular los líquidos del cuerpo gracias a todos los minerales que contiene. El agua de mar se puede comprar en herbolarios, dietéticas y algunos supermercados.

A este caldo también se le podría añadir apio, y otra alternativa serían infusiones de cola de caballo, que también tiene una potentísima función diurética.

caldo cebolla Lablascovegmenu

Hígado sobrecargado

En algunos casos es el hígado el que se sobrecarga, y puesto que nuestros órganos están todos relacionados entre ellos, esto causa que los riñones tengan que trabajar más y que por lo tanto en definitiva también los párpados se terminen hinchando. Por ello te recomendamos que habitualmente dediques un día a depurar el hígado. Te sugerimos un menú para una jornada de limpieza hepática, que puedes realizar una vez a la semana, al mes, o cuando sientas la necesidad:

  • En ayunas: un vaso de agua tibia, el jugo de medio limón y una cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Desayuno: Batido de fruta con bebida vegetal, frutos secos, levadura de cerveza.
  • Media mañana: infusión de cardo mariano y diente de león endulzada optativamente con estevia
  • Comida: Ensalada verde con aguacate, arroz integral, lentejas
  • Media tarde: infusión de cardo mariano y diente de león endulzada optativamente con estevia. Manzana al horno con canela y miel
  • Cena: crema de verdura con avena y tortilla

Es importante que la cena sea temprano, ya que las cenas tardías contribuyen a sobrecargar el hígado.

Roast carrot and avocado salad with citrus dressing and sour cream

Rodajas de pepino

El pepino, tanto consumido como aplicado, es un gran diurético, ideal para siempre que suframos retención de líquidos. Además de consumir el pepino en ensalada o en jugo te recomendamos tumbarte treinta minutos con dos rodajas de pepino sobre los párpados. Después de quince o veinte minutos puedes quitártelas y lavarte la cara con agua bien fría.

pepino Zeetz Jones

Patata cruda

La patata cruda es un gran antiinflamatorio, y si no tenemos pepino podemos optar también por colocarnos dos rodajas de patata cruda sobre los ojos cerrados durante al menos 20 minutos.

Bolsitas de té de manzanilla

Otro remedio para colocar encima de los párpados durante un rato, que también ayuda a descongestionar los ojos cuando los tenemos enrojecidos e irritados, es el de aprovechar las bolsitas del té de manzanilla que ya han sido usadas, meterlas en el congelador y aplicarlas a nuestros ojos cerrados cuando ya estén bien frías. Además, la sensación agradable nos ayudará a relajarnos a última hora del día.

Beber mucho agua

No nos olvidemos que la mejor manera de eliminar líquidos y ayudar al riñón es bebiendo agua a lo largo del día. Sólo debemos recordar que es fundamental que el agua no esté fría y que la bebamos fuera de las comidas, ya que si no tendría el efecto contrario y podría ser perjudicial. Si nos cuesta beber agua podemos añadirle un poco de jugo de limón y estevia, de manera que será una limonada mucho más apetecible.
Imágenes por cortesía de Lablascovegmenu, Blue moon in her eyes, Zeetz Jones

Te puede gustar