Remedios naturales para los talones agrietados

Marcela Lugo · 7 septiembre, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 10 enero, 2019
Para hidratar tus talones puedes aplicarte aceite de oliva y algunos elementos naturales con propiedades beneficiosas. Conoce otras alternativas para complementar el tratamiento indicado por tu dermatólogo.

¿Te has dado cuenta que durante el verano y el invierno tus talones tienden a agrietarse? Esto podría ser una señal de que no los cuidas lo suficiente. Por ello, pueden aparecer problemas como los talones agrietados, los cuales podemos paliar con algunas alternativas naturales.

Los talones agrietados son poco atractivos y, en algunos casos, incluso pueden sangrar y causar infección y dolor extremo. La buena noticia es que pueden ser fácilmente atendidos. En primer lugar, la consulta con un dermatólogo es la medida ideal; sumado a ello, podemos recurrir a algunos elementos de uso cotidiano.

La falta de humedad, los jabones fuertes, la deshidratación, la exposición continua al agua, el sobrepeso y un mal tipo de calzado son algunas de las causas más comunes por las que los pies, en especial los talones, se agrietan.

El Institut Catalá del Peu detalla que algunos de los signos y síntomas de pies agrietados son manchas rojas y escamosas, descamación de la piel y picazón.

Ante la aparición de este o cualquier otro problema de la piel, lo más aconsejable es recurrir a un dermatólogo como primera medida para evitar complicaciones mayores. Luego, con la aprobación del profesional y sin desatender el tratamiento que este indique, se puede recurrir a las siguientes alternativas naturales.

Aceite de oliva para curar los talones agrietados

Aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra aplicado sobre la piel puede ser de ayuda para calmar los síntomas de algunas afecciones dérmicas, según el portal Medline Plus. Además, esta misma fuente califica su uso como probablemente seguro, aunque por lo general se describe su uso acompañado de otros ingredientes.

Por otra parte, la compañía World Dermic, dedicada a realizar avances científicos en lo que refiere al cuidado de la piel, afirma en una publicación que los efectos hidratantes y cicatrizantes de este líquido son reales. En todo caso, lo mejor será consultar con un dermatólogo antes de recurrir a ella.

Una receta de la medicina tradicional (no comprobada científicamente) sugiere mezclar el aceite de oliva con una crema hidratante y ponerle unas gotas de aceite de lavanda para ayudar a relajar no solo tus pies, sino el cuerpo en general. Masajea la mezcla en tus pies y cubre con calcetines al finalizar.

Lee más: Preparado de jengibre y aceite de oliva para calmar el dolor

Agua tibia

De acuerdo con fuentes médicas especializadas, otra forma de contribuir al tratamiento de los talones agrietados es poner los pies en agua tibia y añadir unas gotas de jabón líquido. Sumerge los pies en el agua durante 20 minutos para aflojar rehidratarla, seca con palmadas suaves y finaliza el proceso con una crema humectante.

Limón

Limones.

Como detalla esta publicación académica, el limón es un elemento natural muy utilizado para combatir diversas afecciones de la piel, entre las que se encuentran los problemas ligados a la sequedad.

El jugo de limón tiene diversos usos en el ámbito de la estética y la salud de la piel. En nuestra misión de curar los talones agrietados, este puede ayudarnos gracias a su acción como regenerador celular.

¿Cómo utilizarlo? La medicina tradicional indica que, en primer lugar, se debe añadir un poco de jugo de limón en agua tibia y sumergir los pies en esta solución durante unos minutos.

Luego, se ha de frotar suavemente con la ayuda de un cepillo o piedra pómez. Para terminar, después de lavar y secar los pies completamente, aplica un poco de crema hidratante.

Recuerda que esta es solo una receta usada históricamente, no tiene sustento médico y no puede ni debe reemplazar el tratamiento indicado por el profesional.

No te olvides de leer: 5 aportes del jugo de limón para nuestra salud

Miel

miel

Por último, otra receta tradicional indica que puedes remojar tus pies en agua tibia con miel durante diez minutos. Esto te ayudará a deshacerte de la resequedad y tener unos pies siempre suaves. E

stos beneficios se deben a las propiedades cicatrizantes, antinflamatorias y nutritivas de la dermis que se le atribuyen a la miel en artículos científicos como este.

Según la medicina tradicional, otra opción es hacer un exfoliante natural en casa con miel, vinagre de manzana y harina de arroz. Mezcla bien estos ingredientes hasta obtener una pasta y masajea tus pies con ella. Retira la mezcla con agua tibia.

Finalmente, recuerda que el tratamiento profesional es siempre la mejor opción y que esta patología no se cura de un día para el otro: tomará cierto tiempo reponerse. Todo es cuestión de paciencia y constancia; al final, notarás una mejoría en tus pies.

Imágenes cortesía de found in love y Alene Davis

  • Valencia de Dios J. Efectividad de la miel en la curación de úlceras cutáneas de pacientes del municipio de Montemorelos. Universidad de Montemorelos. Dirección de Investigación Innovación Facultad de Ciencias de la Salud. Escuela de Enfermería. 2013
  • Theimer, S. 2019. Preguntas y respuestas: Tome medidas en casa para controlar los talones secos y agrietados. Mayo Clinic. https://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/preguntas-y-respuestas-tome-medidas-en-casa-para-controlar-los-talones-secos-y-agrietados/
  • McKoy, K. Piel seca (xeroderma). MSD Manuals. https://www.msdmanuals.com/es-ar/hogar/trastornos-de-la-piel/prurito-y-dermatitis/piel-seca-xeroderma