Remedios naturales para manos y pies fríos

Además de ayudarnos con remedios externos también podemos adaptar nuestra alimentación y consumir ingredientes que nos ayuden a incrementar nuestra temperatura corporal, y practicar ejercicio físico para favorecer la circulación

Hay personas que suelen tener siempre las manos y los pies fríos, y no solamente en épocas de frío. Además de una cuestión muy molesta y desagradable también se corresponde con una dificultad del organismo para distribuir bien la temperatura en todo el cuerpo.

En este artículo te damos algunos remedios para que consigas tener las manos y los pies calientes de manera natural y durante todo el año.

Consejos generales

Vamos a empezar con unos consejos generales previos para que los remedios sean mucho más efectivos. Cualquier tratamiento natural debe ser holístico, es decir, abordar el problema de salud desde todas las perspectivas posibles:

  • Evitar el sedentarismo y realizar ejercicio cada día. Si no tenemos esa posibilidad, nos acostumbraremos a subir y bajar escaleras, ir a pie siempre que sea posible, movernos cada media hora, realizar las tareas domésticas, etc.
  • Eliminaremos el café y el tabaco de nuestro día a día, ya que son hábitos tóxicos que constriñen los vasos sanguíneos y empeoran el problema.
  • Añadiremos alimentos a nuestra dieta ricos en ácidos grasos esenciales: pescado azul, aceites vegetales de primera presión en frío, frutos secos y semillas, aguacate, etc.
  • Consumiremos a diario alimentos con alto contenido en vitamina C, como las frutas cítricas, o bien la tomaremos como suplemento.

Te recomendamos leer: La vitamina C nos protege frente a enfermedades cardiovasculares

Aceite de jengibre

El aceite esencial de jengibre es un producto 100% natural que nos permitirá calentar cualquier parte del cuerpo con gran facilidad. Tiene un alto poder calorífico y circulatorio y, de hecho, puede incluso hacernos sudar.

Recomendamos mezclarlo con un aceite vegetal suave (coco, almendra o sésamo), o bien con nuestra crema hidratante habitual y masajearnos cada día, una o dos veces, las manos y los pies.

Podemos llevarlos siempre con nosotros para aplicárnoslo cuando sintamos la necesidad.

Aceite de jengibre

Platos calientes y especiados

Las personas frioleras tienen que aumentar el elemento fuego en su cuerpo. Aunque es imprescindible comer cada día alimentos crudos, estas personas deberán también priorizar las recetas de cocción lenta, en especial en las épocas de frío.

En general, el cuerpo suele pedirlo, por lo que se convierte en una necesidad.

Además de realizar guisos y potajes a menudo, recomendamos potenciar su poder calorífico y circulatorio con las siguientes especias que, además, mejoran la digestión:

Jengibre

Da un sabor dulce y exótico. Si se añade en pequeñas cantidades casi no se nota. También da jugosidad a la carne y al pescado.

Canela

La canela de Ceylán es ideal en todo tipo de postres, bebidas calientes e incluso carnes.

Cilantro

Recomendamos añadir el cilantro a salsas tipo pesto para acompañar carnes, pescados y pastas.

Cayena

La pimienta de Cayena es muy picante pero también muy beneficiosa. Debemos ir incorporándola poco a poco, empezando por muy poca cantidad, para evitar que nos irrite el tracto digestivo.

Curry

Es característica de la cocina oriental y combina diferentes especias. No recomendamos abusar de ella para no cansarnos, pero es excelente para aromatizar el pollo y el arroz.

Platos calientes y especiados

Duchas alternas

Hay un remedio muy sencillo y económico que nos ayuda a estimular al organismo para que genere más calor en las extremidades.

Consiste en realizar duchas a temperatura alterna, es decir, combinando agua fría y agua caliente, para potenciar la circulación de manera rápida. Lo podemos hacer en todo el cuerpo o solamente en las extremidades.

Este método también lo debemos aplicar de manera gradual ya que, si nos forzamos a aguantar el agua fría demasiado, también podemos quedarnos después con una sensación de frío.

Terminaremos siempre con el chorro de agua fría, pero a continuación nos frotaremos bien las extremidades con una toalla hasta que entren en calor, aplicaremos el aceite de jengibre y las abrigaremos bien.

Las personas muy frioleras, en invierno, pueden realizar solamente baños de pies con agua muy caliente durante 30 minutos antes de acostarse. A medida que lleguen días más calurosos pueden empezar con las duchas alternas.

Ver también: ¿A qué hora conviene bañarse?

Duchas alternas

Infusiones medicinales

Finalmente, enumeramos algunas plantas medicinales que podemos tomar a diario para mejorar la circulación:

  • Romero.
  • Tomillo.
  • Melisa.
  • Albahaca.
  • Jengibre.
  • Canela.
  • Espino albar.

Algunas de estas plantas tienen contraindicaciones. Recomendamos consultar siempre con su médico habitual antes de realizar un tratamiento, en especial si se sufren trastornos cardiovasculares o se está tomando medicación.

Te puede gustar