Remedios naturales para manos y pies fríos

Además de ayudarnos con remedios externos también podemos adaptar nuestra alimentación y consumir ingredientes que nos ayuden a incrementar nuestra temperatura corporal, y practicar ejercicio físico para favorecer la circulación.

Hay personas que suelen tener siempre las manos y los pies fríos, y no solamente en invierno. Además de ser una sensación molesta, puede indicar que el organismo tiene problemas para regular bien la temperatura corporal.

En este artículo te damos algunos remedios para que consigas tener las manos y los pies calientes de manera natural durante todo el año.

Consejos generales

Vamos a empezar con unos consejos generales previos para que los remedios sean mucho más efectivos. Cualquier tratamiento natural debe ser holístico, es decir, abordar el problema de salud desde todas las perspectivas posibles:

  • Evitar el sedentarismo y realizar ejercicio cada día. Puede ser algo tan sencillo como subir y bajar escaleras, caminar una cada media hora, realizar las tareas domésticas, etc.
  • Eliminar el café y el tabaco, ya que son hábitos tóxicos que constriñen los vasos sanguíneos y pueden empeoran el problema.
  • Añadir a nuestra dieta alimentos ricos en ácidos grasos esenciales: pescado azul, aceites vegetales de primera presión en frío, frutos secos y semillas, aguacate, etc.
  • Consumir a diario alimentos con alto contenido en vitamina C, como las frutas cítricas, o bien tomarla como suplemento.

Te recomendamos leer: La vitamina C nos protege frente a enfermedades cardiovasculares

Aceite de jengibre

El aceite esencial de jengibre es un producto 100 % natural que permite calentar cualquier parte del cuerpo con gran facilidad. Es muy calorífico, puede incluso hacernos sudar, y favorece la circulación.

Se recomienda mezclarlo con un aceite vegetal suave (coco, almendra o sésamo), o bien con una crema hidratante habitual, y masajear cada día, una o dos veces, las manos y los pies.

Además, se puede aplicar siempre que se necesite.

Pies fríos

Platos calientes y especiados

Las personas frioleras pueden beneficiarse de consumir más platos de cocción lenta, en especial, en épocas de frío, cuando el cuerpo suele pedirlo de manera natural.

Se recomienda enriquecer los guisos y potajes con las siguientes condimentos, para potenciar su poder calorífico y contribuir a una mejor circulación:

Jengibre

Jengibre para pies fríos

Su sabor medio dulce, picante y exótico, apenas se nota si se añade en pequeñas cantidades. También puede realzar platos de carne y al pescado.

Canela

Canela para pies fríos

La canela de Sri Lanka, antigua Ceilán, es ideal en todo tipo de postres, bebidas calientes e incluso carnes. Una infusión caliente de canela te reconfortará en las tardes más frías.

Cayena

Cayena

La pimienta de Cayena es muy picante pero también muy beneficiosa. Se debe incorporar poco a poco, para evitar que irrite el tubo digestivo.

Curry

Platos calientes y especiados

Es una mezcla de diferentes especias picantes característica de la cocina oriental. No se recomienda abusar de ella, pero es excelente para aromatizar el pollo y el arroz.

Duchas alternas

Consiste en ducharse con agua a diferentes temperaturas, es decir, combinando agua fría y agua caliente, para potenciar la circulación de manera rápida. Lo podemos hacer en todo el cuerpo o solamente en las extremidades.

Es mejor empezar poco a poco y no forzarse a aguantar el agua fría, ya que podríamos aumentar la sensación de frío. Sí que se debe terminar con un chorro de agua fría, y a continuación frotar bien las extremidades con una toalla hasta que entren en calor. 

Otra opción en darse baños de pies con agua caliente durante 30 minutos antes de acostarse. En cualquier caso, lo ideal sería aplicarse luego el aceite de jengibre con un masaje y abrigarse bien.

Ver también: ¿A qué hora conviene bañarse?

Duchas alternas

Infusiones medicinales

Finalmente, enumeramos algunas plantas medicinales que podemos tomar a diario y que podrían ayudar a mejorar la circulación:

  • Romero.
  • Tomillo.
  • Melisa.
  • Albahaca.
  • Jengibre.
  • Canela.
  • Espino albar.

Tomar algunas de estas infusiones puede estar contraindicado en caso de sufrir enfermedades cardiovasculares o seguir un tratamiento médico. Consúltalo con tu médico habitual si crees que puede ser tu caso.