Remedios naturales para reducir la fiebre

Aunque estos remedios pueden aliviar la fiebre, si es muy alta o persistente, la recomendación es acudir al médico

Una alta temperatura corporal indica que se está luchando frente a una infección o enfermedad. Lo normal es tener entre 37.1 y 37.3°C. Cuando es más elevada, se pueden aplicar ciertos remedios naturales para reducir la fiebre. Te explicamos algunos el siguiente artículo.

Cómo reducir la fiebre de forma natural

Darse un baño de agua tibia

También se puede mojar el cuerpo con una esponja húmeda (en la cabeza, axilas o manos). Pero hay que tener cuidado, si el agua está fría, el cuerpo reaccionará elevando la temperatura para evitar el enfriamiento, así que no es aconsejable.

Usar una cebolla

Corta en rodajas una cebolla y colócala en el suelo. Písala con los pies descalzos para que el zumo penetre en el cuerpo. Mantente lo más que puedas en esta posición. Si el tratamiento se realiza en niños pequeños se pueden introducir las cebollas en los calcetines.
Cebolla para reducir la fiebre

Patata para bajar la fiebre

Es otra receta casera muy eficaz, sobre todo para los pequeños. Corta una patata en rodajas y colócala en la planta de los pies. Amárrala con un pañuelo o los calcetines y déjala actuar.

Cocina con más picantes

El chile, por ejemplo, sirve para reducir la fiebre, así que es una buena idea añadirlo a tus comidas. Te hará transpirar, estimular la circulación sanguínea y liberar la infección a través de las glándulas sudoríparas.

También te puede interesar: Combate la sinusitis con este remedio de rábano picante y vinagre blanco

Receta de patata y vino

Corta una patata en rodajas y embebe en una copa de vino tinto. Sin que llegue a mojar y ensuciar todo, aplica en este remedio en los laterales de la cabeza (en las sienes). Puedes amarrar con una tela blanca.
Copa de vino

Beber agua fría

A diferencia del baño con agua fría, que puede resultar contraproducente, tomar bebidas frías es un buen remedio para rebajar la fiebre, pero desde el interior del cuerpo. También puede ser un helado o un alimento que esté fresco.

Compresas de arcilla

Mezcla en un recipiente un poco de arcilla y unas gotas de agua hasta formar una pasta húmeda. Coloca en la nuca, la frente y el vientre por algunos minutos, para que pueda “absorber” la fiebre.

Moja los calcetines

Remoja los pies en agua tibia o caliente. Luego coloca en un recipiente con agua los calcetines. Exprímelos para que no chorreen y colócatelos en los pies. Deja que se sequen solos con la temperatura del cuerpo.

Lee también: Las mejores hierbas para hacer baños de pies

Receta de eucalipto y ruda

En un recipiente de vidrio con tapa coloca algunas ramas de ruda y otras de eucalipto, también dos pastillas de alcanfor. Vierte ron o coñac hasta la mitad del recipiente. Tapa y deja reposar dos días en un sitio fresco.

Cuando se tenga fiebre, simplemente hay que calentar un poco de esta preparación y se aplica usando un algodón en las muñecas, axilas, sienes, cuello, tobillos, etc.
REmedio de eucalipto

Arcilla verde

Haz una compresa con un poco de arcilla verde y agua, húmeda pero que no moje. Coloca sobre el pecho y cámbiala cuando se caliente. Repite las veces que sea necesario.

Compresas con requesón

El requesón o el queso cottage es un buen aliado para rebajar la fiebre. Mezcla cinco cucharadas, unas gotas de vinagre de manzana y leche hasta formar una pasta que no quede demasiado espesa.

Moja unos paños de lino en esta preparación y aplica como si fueran compresas en las pantorrillas. Cubre con una bufanda o algo de lana. Cambia cada vez que se calienten.

Infusión de tomillo y manzanilla

Realiza una infusión con una cucharada de manzanilla y otra de tomillo, ambos secos. Mezcla en una taza con agua hirviendo y deja reposar cinco minutos. Cuela y bebe tibio varias veces al día. La manzanilla reduce la inflamación y el tomillo tiene propiedades antisépticas.
Manzanilla para rebajar la fiebre

Té de salvia, limón y miel

Haz una infusión con 5 gramos de miel, 25 gramos de hojas frescas de salvia y tres cucharadas de zumo de limón recién exprimido, que se verterán en una taza de agua hirviendo.

Zumo de melón para bajar la fiebre

Pica medio limón sin cáscara y mezcla en la licuadora, sin añadir agua ni leche. Bebe de inmediato, te ayudará a bajar la temperatura de tu cuerpo.

Té de limón y cebada

En un recipiente coloca un litro de agua hirviendo, dos cucharadas de cebada y la cáscara de un limón. Tapa y dejar reposar 12 horas (de la noche a la mañana por ejemplo). Cuela, endulza a gusto, preferible con miel, y bebe.

Además de reducir la fiebre, esta receta casera permite recuperar el agua que se perdió por las altas temperaturas.

Té de ajenjo

Calienta en medio litro de agua 5 gramos de ajenjo en polvo. Cuando entre en ebullición, retira del fuego y deja que se enfríe. Bebe una taza antes de las comidas. No está permitido este remedio casero en las mujeres embarazadas.
Té de ajenjo

Infusión de canela y miel

En una taza de agua hirviendo vierte una cucharadita de canela en polvo. Tapa, deja refrescar durante tres minutos y cuela. Endulza con una cucharada de miel. Bebe este preparado cada hora.

Remedio casero de rosa y vinagre

En un frasco (de vidrio), coloca 50 gramos de pétalos frescos de rosas y dos tazas y media de vinagre de sidra. Tapa bien y deja reposar por diez días. Luego colar y almacenar en un lugar oscuro y fresco.

Cuando alguien tenga fiebre, embebe un pañuelo en el líquido y aplica en las sienes. Además de bajar la temperatura, sirve para aplacar los dolores de cabeza tan frecuentes.

Infusión de flores

Esta receta para reducir la fiebre lleva 10 gramos de lavanda y 5 gramos cada una de estas flores: borraja, caléndula,  saúco y malva, además de un litro de agua. Pon a hervir todo en un cazo. Tapa, cuela y bebe una taza cada 20 minutos.

Cualquiera de estos remedios naturales te ayudará a reducir la fiebre y a llevar mejor sus síntomas. Puedes ir probando hasta encontrar el que te dé mejor resultado. Si la fiebre es alta o persistente, sin embargo, el consejo es acudir a tu médico.