Remedios naturales para tratar el mal olor corporal

El calor, la sudoración excesiva, salir de casa muy abrigados, andar de aquí para allá todo el día, usar calcetines que no sean de algodón… Todo esto (y mucho más) puede llevar a tener mal olor en cualquier parte del cuerpo. La buena noticia es que existen remedios naturales que no te puedes perder. ¡Conócelos en este artículo!

Olor corporal: dónde, cómo y por qué

ñal-olr-corporal

Si bien el mal olor puede aparecer en cualquier sitio, existen áreas críticas donde más se concentra: axilas, pies y genitales. Está causado por la acción de ciertos microorganismos que “adoran” vivir en medios húmedos (como los ya citados). Cuando el sitio elegido está transpirado, si además aumenta la temperatura, se pueden reproducir. Es en este momento cuando se produce el mal olor, ya que las bacterias desprenden ciertos gases.

Además, en estas áreas (sobre todo, en axilas y pies) es donde más cantidad de glándulas sudoríparas se conglomeran. Cuando hace mucho calor o hacemos ejercicio, el trabajo de estas glándulas es lanzar agua (sudor) para reducir los grados centígrados y evitar problemas. Por eso cuando tenemos fiebre solemos transpirar mucho.

Pero, atención, porque la transpiración también tiene otra función: eliminar las toxinas del organismo. Este proceso natural donde pequeñas gotitas de agua salada salen por los poros transporta a su vez todo lo “malo” que se acumula en el cuerpo. Podría decirse que es una manera de “respirar” que tiene el cuerpo y la piel.

El sudor y el mal olor

Sudor axilas

Cuando transpiramos, tenemos mal olor. No hay otra ecuación posible, debido a lo que ya te explicamos antes. Sobre todo sudamos cuando hace calor o por cambios hormonales (en las mujeres, por ejemplo, durante la menopausia o en ciertas etapas del ciclo menstrual y en ambos sexos en la pubertad).

También podemos transpirar cuando estamos bajo mucho estrés, presiones o preocupaciones, miedo, ansiedad o nervios. El exceso de peso es otra de las causas del aumento de sudoración.

Usar zapatos que no sean de buena calidad, no tengan buena ventilación o estén confeccionados con materiales sintéticos no ayuda mucho a mejorar el cuadro, ya que no permiten que los pies evacuen la transpiración y los convierte en caldos de cultivo perfectos para la proliferación de hongos y bacterias. Si a esto le sumamos el hecho de que los calcetines que no son de algodón (por ejemplo, los de lycra) son malos absorbentes de la transpiración, ahí tenemos la respuesta de por qué el mal olor de nuestros pies es tan fuerte.

Mal-olor-en-los-zapatos

Lo mismo que ocurre con los calcetines pasa con la ropa. Si está fabricada con materiales sintéticos podrá aumentar la sudoración en axilas y genitales, sobre todo. Elige entonces prendas de algodón o cualquier otra fibra natural.

¿Sabías que la alimentación influye mucho en el olor corporal? Claro. Porque, si consumimos muchos azúcares refinados, frituras, grasas de origen animal, embutidos o comida procesada, el cuerpo tendrá que eliminar mucha más cantidad de toxinas acumuladas (incluidas en estos alimentos). Lo mejor para evitarlo es llevar una dieta alta en vegetales, frutas (crudos, en ambos casos), cereales integrales, semillas y legumbres, así como también beber dos litros de agua al día.

Una solución natural para evitar o reducir el mal olor corporal es aumentar la higiene personal. Si te bañas una vez al día, procura hacerlo dos durante el verano, por ejemplo. También puedes lavar las áreas problemáticas con agua y jabón, primero neutro y después con perfume (si esto no ocasiona irritación).

Trata de no usar antitranspirantes en aerosol o crema en las axilas, ya que tienen la capacidad de tapar los poros de esa zona y causar peor olor. De esta manera, se crea una especie de círculo vicioso donde cada vez te pones más desodorante, se tapan más las axilas y otra vez más olor, y así sucesivamente. Elige opciones naturales o caseras. Una receta que no falla es mezclar:

  • 5 hojas de menta
  • 5 hojas de romero
  • 1 taza de agua hirviendo (250 ml)

Deja enfriar, cuela y pasa a un frasco. Todos los días, embebe un algodón en este líquido y pasa por las axilas o los pies.

También puedes tener siempre contigo ropa de repuesto para cambiarte si vas a estar muchas horas fuera de casa. Los aceites esenciales (por ejemplo, el de lavanda) pueden ayudarte a evitar el olor corporal.

Dos remedios caseros que no fallan para evitar el mal olor corporal son la clorofila y el té verde. El primero sirve para depurar el cuerpo y eliminar las toxinas (puedes conseguir cápsulas en las dietéticas. Una opción más natural es en una bandeja sembrar trigo, cortar el césped y hacer un licuado). El segundo es un excelente depurativo que no solo te ayuda a aumentar la temperatura del cuerpo y quemar grasas, sino también a eliminar el exceso de toxinas. Bebe una o dos tazas al día de té verde.

Si el olor es en las axilas por haber usado mucho desodorante, puedes exfoliar con una mezcla de bicarbonato de sodio y limón. Cuidado de no salir a la calle después, porque el ácido del fruto mancha la piel. También puedes mezclar bicarbonato con agua para formar una pasta y usarlo como antitranspirante natural y efectivo. También sirve para los pies.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar