Remedios naturales para tratar las quemaduras de sol

Algunos ingredientes naturales tienen propiedades antiinflamatorias y refrescantes que ayudan a calmar las quemaduras de sol. Te contamos en detalle cómo utilizarlos.

La exposición directa al sol en todas las épocas del año puede producir quemaduras y sensibilidad. Aunque estas lesiones son más frecuentes durante el verano, quienes tienen la piel sensible las pueden padecer en cualquier momento. ¿Cómo tratar las quemaduras de sol?

En la actualidad existen muchos productos y tratamientos que ayudan a minimizar este problema; sin embargo, también continúan vigentes algunas soluciones naturales que aportan interesantes beneficios. A continuación te compartimos las mejores opciones. ¡Pruébalas!

Qué saber sobre las quemaduras de sol

Las quemaduras producidas por el sol son lesiones de diferente tamaño causadas por la exposición de la piel a los rayos ultravioletas. Tienen características similares a las que se producen por el calor o el fuego. Se dividen en tres grados:

  • Primero (una mancha de color rosa o rojizo)
  • Segundo (ampollas)
  • Tercero (muerte de tejidos y heridas profundas, sobre todo en áreas sensibles como los labios).

Es muy importante no quedarse bajo el sol a ciertas horas para evitar las quemaduras de sol y, en todos los casos, utilizar un buen factor de protección, sobre todo si se tiene la piel blanca o sensible. Si no se curan, las quemaduras solares pueden causar complicaciones como infecciones o melanomas.

Remedios naturales para las quemaduras solares

Los remedios naturales para tratar las quemaduras de sol solo deben emplearse cuando la lesión es superficial. Si hay señales de algún tipo de complicación, es primordial consultar al médico o dermatólogo para darle un tratamiento apropiado.

Leche fría

Leche para las quemaduras solares.

El efecto refrescante de la leche fría puede disminuir la sensación de ardor que se produce por la quemadura. Esta, a su vez, regula el pH cutáneo y favorece el proceso de regeneración de las células.

¿Cómo se utiliza?

  • En una taza coloca leche bien fría (recién sacada de la nevera). Sumerge un paño o gasa y aplícalo sobre la piel quemada, por media hora. Repetir cada tres horas aproximadamente.

Yogur natural

El ácido láctico que contiene el yogur natural puede favorecer la regeneración de la piel ante la presencia de quemaduras de sol. De hecho, su aplicación directa calma la irritación y disminuye el enrojecimiento y dolor.

¿Cómo se utiliza?

  • Extiende un poco de yogur natural sobre la zona afectada. Déjalo actuar unos 15 minutos y enjuaga con agua fría. Repite su aplicación 2 o 3 veces al día.

Salvia

salvia para las quemaduras de sol

Una loción elaborada con hojas de salvia fresca puede ayudar a disminuir los síntomas de las quemaduras de sol. Esta planta tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que permiten revitalizar la piel ante estas agresiones.

¿Cómo se utiliza?

  • Prepara una infusión concentrada de hojas de salvia y déjala enfriar. Luego, usa el líquido para enjuagar las áreas afectadas. Repite su aplicación hasta curar la herida.

Zanahoria

Rica en beta-carotenos, agua y minerales esenciales, la zanahoria es una de las mejores soluciones alternativas para curar las quemaduras. No solo disminuye el ardor, sino que estimula la regeneración de las células y ayuda a retirar la piel muerta.

¿Cómo se utiliza?

  • Lava y pela una zanahoria. Seguidamente, tritúrala hasta obtener un puré. Frótalo sobre las zonas afectadas por las quemaduras. Por último, cubre con una gasa y deja que actúe tres horas antes de retirar.

Harina de avena

La avena es uno de los mejores ingredientes naturales para cuidar la piel. Sus nutrientes ayudan a combatir las agresiones solares y reducen el exceso de sequedad. Además, desprende las células muertas y otras impurezas.

¿Cómo se utiliza?

  • Agrega media taza de harina de avena en una tina con agua fría. Remueve bien y sumerge el cuerpo durante 20 minutos.

Bicarbonato de sodio

Un sencillo tratamiento con bicarbonato de sodio puede calmar las molestias que se derivan de las quemaduras de sol. Gracias a sus propiedades, retira las células muertas, nutre los tejidos y repara las agresiones.

¿Cómo se utiliza?

  • Llena la tina con agua fría y agrégale dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Remueve y sumerge la piel.
  • Por último, seca bien la zona afectada y aplícate crema hidratante.

Clara de huevo

Las proteínas que contiene la clara de huevo son útiles para apoyar el proceso de regeneración de la piel tras sufrir una quemadura solar. Además, tiene un efecto exfoliante que permite remover células muertas e impurezas.

¿Cómo se utiliza?

  • Bate una clara de huevo y mézclala con una cucharada de miel. Luego, limpia el área que deseas tratar y frótale la mascarilla. Déjala actuar 20 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 o 3 veces a la semana, hasta notar una mejoría.

¿Sufriste una quemadura solar? No dudes en elegir alguno de los tratamientos mencionados para curarla. Como lo ves, son muy económicos y fáciles de elaborar.