Consejos y remedios naturales para tratar el reflujo gástrico

Yamila Papa Pintor · 7 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 24 mayo, 2019
El reflujo es un problema molesto que, además, puede causar lesiones en el esófago, por eso es importante tratarlo a tiempo.

Su nombre completo es reflujo gastroesofágico y en el argot popular se le conoce como reflujo gástrico; ocurre cuando el ácido estomacal retorna al conducto que conecta la boca con el estómago, es decir, el esófago. Este flujo en sentido contrario, que se conoce como reflujo ácido, puede irritar el revestimiento del esófago.

Actualmente, debido al ritmo de vida moderno que trae consigo la ingesta de alimentos precocidos, fritos y rápidos, hace que un número de personas padezcan de esta condición, ya sea de un reflujo ácido leve, que ocurre al menos dos veces por semana, o bien un reflujo ácido moderado a grave, que ocurre al menos una vez por semana.

Si lo has sufrido alguna vez o te está empezando a ocurrir, entonces siguiente artículo podría orientarte en este tema.

Te hablamos de algunas plantas medicinales que pudiesen utilizarse como alternativa para tratar esta dolencia, pero con la importante condición de que siempre sea bajo supervisión médica. Además ofrecemos algunos datos interesantes, de manera que puedas obtener un conocimiento un poco más profundo sobre ello.

¿Por qué aparece el reflujo gástrico?

Cuando los ácidos que están en el estómago pasan por el esfínter esofágico y suben por el esófago (por ejemplo, al vomitar) causa dolor debajo del esternón y una acidez importante, sobre todo en la garganta. Según este estudio realizado por el Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, el reflujo gástrico también puede estar acompañado de:

  • Eructos
  • Ardor
  • Expulsión de alimentos (regurgitación)

Además de los síntomas habituales, si alguien padece de reflujo gástrico muy seguido puede comenzar a sufrir asma, ronquera, ataques de tos y dolor de garganta, tal y como asegura esta investigación titulada: «Relación entre el reflujo gastroesofágico y las enfermedades de la vía aérea: el paradigma del reflujo a vía aérea».

Mujer con reflujo gástrico

Entre las causas más habituales del reflujo gástrico destaca el debilitamiento del esfínter gastroesofágico, que es la válvula que controla el paso de la comida entre el esófago y el estómago.

Esta especie de compuerta tiene el objetivo de abrirse o cerrarse para permitir o evitar el paso de los alimentos. Cuando ingerimos algo se abre y automáticamente se cierra para que la comida no pueda hacer el camino inverso.

Si los músculos de esta puerta se aflojan, una parte del contenido estomacal puede regresar al esófago, ocasionando quemazón y acidez. Hay factores que provocan un debilitamiento en la válvula de control:

  • Hernia de hiato, que puede ser causa de otros problemas también, según asegura este estudio. realizado por la Revista Española de enfermedades digestivas.
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Comer muy rápido

Es necesario tratar el reflujo gástrico para que no se produzcan complicaciones más graves como una úlcera en el esófago o el denominado síndrome de Barret, una irritación crónica de la garganta y esófago debido a la acción de los ácidos del estómago.

Visita este artículo: Relación entre las enfermedades de garganta y el intestino

¿Cómo se puede prevenir y tratar el reflujo gástrico?

Si te ha ocurrido una vez y no deseas que se vuelva una costumbre presta atención a estos consejos:

Reduce las porciones y/o cantidades de comida

Si tus almuerzos, y sobre todo cenas, son muy copiosas y repletas de grasas, es más probable que experimentes reflujo. Debes controlar lo que comes. Esta investigación del Hospital Vladimir Ilich Lenin de Cuba sugiere que aumentar la ingesta de agua podría ser beneficioso. Por lo que se recomienda ingerir entre 4 y 5 comidas al día que estén compuestas de porciones regulares y que obvio, contengan los macronutrientes necesarios para el cuerpo.

No duermas inmediatamente después de comer

Mujer durmiendo

Tanto para la siesta como para el descanso nocturno se aplica la misma norma. Irse a la cama con el estómago lleno sin haber hecho la digestión favorece la aparición del reflujo. Por esto, se sugiere esperar, por lo menos, 1 hora sentado en un sofá o silla antes de dormir. Incluso sin leer o sin tener que usar el móvil.

Duerme con la cabeza elevada

Puedes ponerte más almohadones o bien unos tacos en las patas de la cabecera de la cama. Si la cabeza está por debajo de la altura del estómago es más fácil que el esfínter se abra y deje escapar la comida y los ácidos.

Evita fumar y beber café o bebidas alcohólicas

El tabaco ataca el estómago, daña la mucosa y relaja la válvula del esófago. Con la cafeína ocurre todo lo contrario, ya que estimula la compuerta y no permite que se relaje y cierre como corresponde. Lo mismo que con el alcohol.

Mantén un peso adecuado

Mujer en una báscula

Más allá de la estética, siempre es bueno evitar la obesidad. La acumulación de grasa en el abdomen ejerce mayor presión sobre el estómago y como consecuencia hace que el esfínter esofágico se abra. Varios estudios , como el realizado por el departamento de Cirugía del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, inciden en el desarrollo de esta patología asociándolo a la obesidad mórbida y/o severa.

Te puede interesar: 3 recetas ideales para personas con problemas digestivos

Evita alimentos que favorecen el reflujo
Patatas fritas

Para evitar y tratar el reflujo gástrico, elimina de tu dieta los siguientes alimentos procesados:

  • Embutidos
  • Mantequilla, margarina, nata y cremas
  • Snackspatatas fritas
  • Pizza
  • Carnes rojas, hamburguesas y salchichas
  • Galletas y bollería

Remedios naturales para tratar el reflujo gástrico

Hombre que necesita tratar el reflujo gástrico

No dudes en consumir los siguientes alimentos y recetas caseras para intentar aliviar tu condición. Sin embargo, a pesar de las capacidades antiinflamatorias de muchos de ellos, no existen evidencias que corroboren algún tipo de impacto positivo en esta condición o en las señaladas a continuación.

  • 1 puñado de almendras crudas.
  • 60 ml de zumo de aloe vera para reducir las lesiones en el esófago.
  • 1 vaso de agua tibia con limón en ayunas para equilibrar la acidez estomacal.
  • 1 manzana roja después de una ingesta copiosa.
  • 1 taza de té de manzanilla o menta.
  • 1 taza de té de jengibre para proteger el estómago y prevenir úlceras.
  • 1 taza de té de diente de león para favorecer la digestión y prevenir la acidez.
  • 1 pizca pequeña de cúrcuma en las comidas para mejorar el funcionamiento del aparato digestivo.
  • 1 cucharada de raíz de malvavisco disuelta en un vaso de agua para aliviar el ardor o quemazón del esófago.
  • 1 poco de regaliz después de la comida para evitar las molestias digestivas.
  • Moayyedi, P., & Talley, N. J. (2006). Gastro-oesophageal reflux disease. Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(06)68932-0
  • Mandel, K. G., Daggy, B. P., Brodie, D. A., & Jacoby, H. I. (2000). Review article: Alginate-raft formulations in the treatment of heartburn and acid reflux. Alimentary Pharmacology and Therapeutics. https://doi.org/10.1046/j.1365-2036.2000.00759.x
  • Keady, S. (2007). Update on drugs for gastrooesophageal reflux disease. Archives of Disease in Childhood: Education and Practice Edition. https://doi.org/10.1136/adc.2006.106328