Estos remedios naturales te ayudarán a prevenir las piedras en la vesícula

Con algunos ingredientes comunes en cualquier cocina puedes preparar remedios sencillos que te ayuden a evitar la formación de piedras en la vesícula

Las piedras en la vesícula o cálculos biliares son pequeños cristales que se forman en la vesícula biliar, el órgano en el que se almacena la bilis. Los cálculos requieren tratamiento médico si producen síntomas.

¿Cuál es la causa de las piedras en la vesícula?

Se producen por varias razones, entre ellas un exceso de colesterol o bilirrubina producidos por el hígado, o la acumulación de bilis en la vesícula si no se excreta a menudo. No sabemos con exactitud cuál es la causa última, pero sí sabemos que los malos hábitos de vida, la obesidad y la predisposición genética son factores de riesgo determinantes.

El 80 % de los cálculos biliares son de colesterol. Si el hígado produce un exceso de colesterol, puede solidificarse y formar piedras.

A menudo los cálculos son asintomáticos. Pero en ocasiones pueden provocar malestar abdominal o incluso bloquear los conductos biliares. Esto puede desembocar en colecistitis aguda, una peligrosa inflamación de la vesícula que se debe tratar con urgencia. Entre sus síntomas se incluyen dolor abdominal, fiebre, náuseas y vómitos.

¿Qué remedios naturales pueden tratar las piedras en la vesícula?

No está probado que los remedios populares para tratar los cálculos biliares funcionen. Pero el consumo de determinados alimentos parece que sí puede ayudarnos a evitar que se formen.

Manzana y vinagre de manzana

Zumo de manzana

La pectina, una fibra soluble muy presente en las manzanas, estimula la motilidad de la vesícula y promueve la secreción de bilis. Además el consumo habitual de pectina parece reducir el colesterol. Para prevenir los cálculos biliares, consume manzanas enteras a menudo.

Algunas personas creen que tomar mucho zumo de manzana puede suavizar las piedras y ayudar a expulsarlas. Esta creencia se extendió por una anécdota que se hizo popular en 1999, pero no existe ninguna prueba de que sea efectivo. El remedio popular combina zumo de manzana con vinagre de manzana, un poderoso regulador del azúcar en sangre.

Si decides preparar el remedio, ten en cuenta que el consumo excesivo de zumo de manzana no es recomendable en personas diabéticas por su alto contenido en azúcares.

Ingredientes

  • 5 manzanas
  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (10 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Lava bien las manzanas, pásalas por la licuadora y extrae el zumo.
  • Agrégale la cucharada de vinagre de manzana y consúmelo en ayunas.
  • Tómalo durante un par de meses para intentar eliminar los cálculos existentes.

Lee también: Cómo depurar el hígado y la vesícula para evitar cálculos biliares

Cúrcuma

Cúrcuma y jengibre

La cúrcuma es una especia con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que se ha empleado desde la antigüedad en el tratamiento de muchas enfermedades.

Incluirla de forma regular en la dieta disminuye el exceso de colesterol, lo que contribuye a prevenir la formación de piedras. La cúrcuma es conocida además por estimular la excreción biliar, lo que impide la acumulación de bilis o pequeños depósitos de colesterol en la vesícula.

Con fines medicinales se aconseja consumir hasta 150 mg con cada comida. Se puede tomar en suplementos o añadirla a los platos.

Té de menta

Las hojas de menta contienen una sustancia activa llamada terpeno, que está relacionada con la reducción del tamaño de los cálculos biliares.

Sus aceites naturales aumentan el flujo de bilis, lo que mejora la digestión y previene la acumulación de esta sustancia en la vesícula.

Ingredientes

  • 1 puñado de hojas frescas de menta
  • 2 tazas de agua (500 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Vierte las hojas de menta en una olla con dos tazas de agua y déjalas hervir a fuego lento durante 5 o 10 minutos.
  • Cuela las hojas de menta y toma la infusión tres veces al día.

Visita este artículo: Maravillosos beneficios del té de menta que no conocías

Jugo de limón y aceite de oliva

Zumo de limón y aceite de oliva

El limón es un cítrico rico en vitamina C. La vitamina C ayuda a disolver los depósitos biliares de colesterol que dan lugar a las piedras en la vesícula.

Además, sus cualidades antioxidantes pueden ayudar a prevenir infecciones biliares y asistir al hígado en el proceso de detoxificación del organismo. 

El aceite de oliva, como otras grasas, estimula la excreción de bilis, lo que previene su acumulación en la vesícula.

Este tratamiento parece funcionar tanto para prevenir como para tratar la litiasis cuando los síntomas son leves o inexistentes, pero no está exento de riesgos. Consulta con un médico antes de realizar cualquier tratamiento casero para los piedras en la vesícula.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de zumo de limón fresco (20 ml)
  • 1 cucharada de aceite de oliva (15 g)

¿Cómo prepararlo?

  • Mezcla el limón con la cucharada de aceite de oliva y consúmelo en ayunas durante 40 días.
  • Después de ese tiempo, descansa un par de semanas y retómalo.
  • Díaz Fernández, C., and Ponce Dorrego, M.D. (2015). Colelitiasis. Pediatria Integral 19, 214–223.
  • Aliza, A. (2015). Dieta y nutrición. Vida y Salud 49, 1.