Remedios naturales para el sangrado de la nariz

Aunque el sangrado de la nariz no alerta una condición grave, hay algunos remedios de origen natural que pueden ayudar a detenerlo. Descubre cuáles son y pruébalos.

El sangrado de la nariz, también conocido como hemorragia nasal o epistaxis, es un síntoma muy común que puede aparecer hasta en los momentos más inoportunos. Su presencia puede resultar muy alarmante, aunque rara vez alerta una enfermedad grave o complicación.

Suele estar causado por pequeñas lesiones, alergias nasales o rompimiento de alguno de los vasos sanguíneos del revestimiento de la nariz. Si bien no suele causar dolor, ni otras molestias, hay algunos remedios naturales que pueden acelerar su recuperación. ¿Los conoces?

¿Cuáles son las  causas del sangrado de la nariz?

sangrado de la nariz

El sangrado de la nariz es un síntoma espontáneo que puede aparecer cuando la membrana mucosa de la nariz se reseca y endurece, generando un agrietamiento. Asimismo es un efecto secundario común entre aquellos pacientes que consumen medicamentos anticoagulantes.

Otras posibles causas de hemorragia nasal son:

  • Sinusitis
  • Sonarse muy fuerte la nariz
  • Golpes en la nariz
  • Bajos niveles de humedad climática
  • Alergias nasales
  • Lugares de mucha altitud
  • Uso de drogas
  • Deficiencia de calcio
  • Hipertensión

Visita este artículo: Remedios caseros para la congestión nasal

Remedios para detener el sangrado de la nariz

Una de las primeras cosas que se deben hacer ante un sangrado de la nariz es sentarse derecho e inclinarse hacia el frente. La posición derecha disminuye la presión en las venas, mientras que al inclinarse hacia el frente evitará que la sangre se vaya por la garganta.

Teniendo en cuenta lo anterior, también es conveniente aplicar algunos remedios naturales. A continuación repasamos algunas opciones:

  • Agua salina: haz una solución salina mezclando una pizca de sal en un vaso con agua, que posteriormente te insuflarás dentro de la nariz con la ayuda de una jeringa.
  • Limón: coloca una o dos gotas de limón cuando la nariz sangre. Esta gota debe caer bien sobre la fosa afectada.
  • Vinagre: otra buena solución consiste en sumergir un trozo de gasa esterilizada en vinagre, la cual se debe dejar 10 minutos dentro de la nariz.
  • Paño frío: colócate un paño frío en el puente de la nariz. Este remedio ayudará a contraer las venas y detener el flujo sanguíneo.
  • Hielo: la aplicación de hielo también puede ser eficaz para parar el sangrado de la nariz. Simplemente aplícate hielo en el puente de la nariz durante un par de minutos.
  • Toalla húmeda: ponerte una toalla húmeda en la cabeza podría ayudar a frenar la hemorragia rápidamente.
  • Sonar la nariz: por último, suena tu nariz suavemente para expulsar cualquier coágulo de sangre que pueda quedar obstaculizando el flujo normal.

Lee también: Tiras nasales para respirar mejor: ¿las conoces?

Recomendaciones para evitar el sangrado de la nariz

Es cierto que el sangrado de la nariz puede originarse por muchos factores. A pesar de esto, hay algunas medidas preventivas que pueden ayudar a minimizar el riesgo de que se produzca. Si te pasa a menudo, ten en cuenta lo siguiente:

  • Incrementa el consumo de agua para evitar la deshidratación. En un organismo deshidratado, las fosas nasales pierden lubricación y se pueden agrietar.
  • Evita el uso de aire acondicionado. Este elemento seca el aire natural y aumenta la sequedad del revestimiento nasal.
  • En caso de sinusitis, resfriado o afecciones que afecten la nariz, aplícate un poco de vaselina o soluciones salinas para mantener húmedas las fosas nasales.
  • Destapa una cápsula de vitamina E y aplícate un poco de su aceite en las fosas.
  • Aumenta el consumo de vitamina C, nutriente clave para proteger el revestimiento nasal de la sequedad causada por toxinas.

¿Cuándo buscar atención médica?

Los sangrados por la nariz pocas veces son un síntoma de alerta de que algo anda mal. Sin embargo, cuando se presentan de manera frecuente y sin razón alguna, es muy importante consultar al médico para descartar un problema de salud mayor como,por ejemplo, leucemia o algún desorden de la sangre.

También se recomienda ir inmediatamente al médico si el sangrado dura 20 o más minutos, si la pérdida de sangre es mucha, o si se debe a una lesión causada por un golpe o un accidente.