Remedios naturales y efectivos para niños con poco apetito

Debemos asegurarnos de que el poco apetito de los niños no se debe a una cuestión médica, en cuyo caso deberemos acudir al especialista para obtener un diagnóstico

Los niños con poco apetito causan una gran preocupación constante a sus padres, que no saben qué hacer para solucionar este problema.

Además, en muchos casos también puede provocar un estrés en el niño, quien termina por comer por obligación más de lo que querría. La clave está en resolver el poco apetito del niño de manera natural.

Descubre en este artículo los remedios que estimularán el hambre del niño inapetente para que coma todo lo que tu organismo necesita sin tener que obligarlo. 

¿Por qué no come el niño?

Muchos niños tienen períodos de poco apetito durante la infancia. En algunos casos son cuestiones que duran poco tiempo, en etapas de cambios. No obstante, a veces pueden durar demasiado y causarles una pérdida de peso, lo cual provoca una gran angustia a los padres.

Estas son las posibles causas de que el niño tenga poco apetito:

  • Intolerancias alimentarias: En algunos casos, cuando el niño tiene poco apetito solamente con algunos alimentos, es posible que tenga alguna intolerancia a ellos.

Esto puede suceder con la leche, las harinas o los frutos secos, por ejemplo. Habría que tener en cuenta si el niño tiene problemas digestivos de algún tipo.

  • Anemia: Un déficit de hierro podría ser el motivo de que el niño tenga poco apetito. En este caso debemos asegurarnos de que la alimentación sea completa y equilibrada.

También podemos aumentar la cantidad de alimentos ricos en este mineral.

  • Parásitos intestinales: Son muy frecuentes en los niños, ya que se llevan las manos a la boca con facilidad. No obstante, sus síntomas pueden pasar desapercibidos o confundirse con otros trastornos.

El nerviosismo, las pupilas dilatadas y el picor en la punta de la nariz o el año son otros síntomas de la parasitosis.

  • Cuestiones emocionales: No debemos descartar nunca los trastornos emocionales como causantes de una enfermedad. En este caso, por ejemplo, una situación familiar complicada o bien cualquier problema en el entorno del niño podrían afectar a su apetito.
  • Otras enfermedades: Si la pérdida de apetito se prolonga o es excesiva deberemos consultar con el médico para que le realice las pruebas médicas necesarias. De este modo descartaremos cualquier enfermedad.

Antes de dar al niño alguna medicación, debemos tener en cuenta que algunas de ellas conllevan efectos secundarios perjudiciales. Por este motivo, recomendamos optar primero por los remedios naturales y una dieta y estilo de vida equilibrados.

Te recomendamos leer: Cómo eliminar los parásitos de tu cuerpo con clavo seco y linaza

Consejos para niños con poco apetito

1. Polen

polen

El polen es un superalimento que va a solucionar los posibles déficits nutricionales del niño como, por ejemplo, la anemia.

Para aprovechar sus beneficios, deben tomarlo molido y antes de las comidas, con la dosis adecuada para su edad.

2. Levadura nutricional

La levadura nutricional, rica en vitaminas, minerales y aminoácidos, es un excelente remedio para estimular el apetito. Además, es un suplemento ideal para favorecer un buen desarrollo físico y mental.

3. Milenrama

infusión-de-milenrama

La milenrama es una planta medicinal que estimula el apetito y favorece la digestión.

Además, actúa como tratamiento para prevenir y eliminar los parásitos intestinales, que podrían ser la causa de la pérdida de apetito.

4. Hierba de alfalfa

La hierba de alfalfa es un alimento muy saludable con un alto poder alcalinizante, lo cual nos ayuda a prevenir múltiples trastornos de salud.

  • Además de aumentar el apetito, también combate la acidez y previene las úlceras gástricas.

Ver también: Licuado de patata y banana para aliviar las úlceras estomacales

5. Recetas originales

comer-garbanzos

Un consejo para que el niño coma consiste en probar nuevas recetas, que sean atractivas a nivel visual. Podemos incluso hacer formas o dibujos originales con los alimentos en el plato.

Si el niño no quiere comer legumbres, pescado o verdura, por ejemplo, intentaremos elaborar rellenos o masas con estos ingredientes.

Una buena idea para que coman legumbres es la harina de garbanzo.

6. Participar en la cocina

Los niños tiene que participar en la cocina, adaptando su función a su edad.

De este modo será más fácil aumentar su apetito y que quieran comer después lo que ellos han elaborado.

7. Deporte

Beneficios físicos del deporte en familia

Uno de los grandes problemas de los niños de hoy en día es que su estilo de vida es mucho más sedentario.

Esto sucede por culpa de las nuevas tecnologías, de la vida en las ciudades o del exceso de trabajo de los padres. Es fundamental que jueguen y realicen actividades dinámicas cada día.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar