5 remedios para las alteraciones del flujo vaginal

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio Alonso Castrillejo el 6 febrero, 2019
Daniela Castro · 8 febrero, 2019
Las alteraciones del flujo vaginal pueden ser el síntoma de una infección. Por suerte, existen algunas soluciones de origen natural que ayudan a regularlo.

En su estado natural, la vagina tiene secreciones que la ayudan a mantener lubricada y protegida. No obstante, hay ciertas alteraciones del flujo vaginal que pueden alertar de la presencia de una infección. ¿Sabes cómo regularlo con remedios de origen natural?

Aunque los tratamientos para este problema pueden variar en función de su origen, en general hay algunas preparaciones que ayudan a controlar las molestias. De hecho, muchas mujeres procuran emplearlas, ya que minimizan otros síntomas como la picazón y el mal olor.

¿Cuáles son las causas de las alteraciones del flujo vaginal?

Mujer con la mano en el abdomen
El ciclo menstrual produce cambios en la densidad y frecuencia del flujo.

Como ya lo mencionamos, una vagina saludable secreta un flujo normal que la mantiene protegida y limpia. De hecho, es normal que estas descargas se incrementen ante la excitación sexual o el periodo de ovulación.

Sin embargo, cuando se producen alteraciones del flujo vaginal anormales, puede haber una causa subyacente como:

  • Vaginosis bacteriana
  • Tricomoniasis
  • Infecciones por levaduras (candidiasis vaginal)
  • Gonorrea y clamidia
  • Enfermedad inflamatoria pélvica
  • Virus del papiloma humano (VPH) o cáncer cervical
  • Estrés
  • Diabetes
  • Embarazo

No dejes de leer: Dile adiós al flujo vaginal excesivo con estos 6 remedios caseros

Síntomas de un flujo vaginal alterado

Los síntomas que vienen de la mano con las alteraciones del flujo vaginal pueden variar en función de su origen. Sin embargo, a nivel general, es importante saber identificar ciertas manifestaciones que indican problemas en la zona íntima. Esto incluye:

  • Flujo vaginal abundante y de color amarillento, grisáceo o verdoso
  • Olor fétido, como a pescado
  • Comezón vaginal
  • Enrojecimiento de la vulva
  • Sangrados
  • Inflamación

Remedios naturales para las alteraciones del flujo vaginal

Ante la sospecha de una infección vaginal, lo más recomendable es visitar al médico o ginecólogo para evaluar la severidad del problema. En muchos casos es primordial recibir un tratamiento farmacológico para frenar el síntoma. Ahora bien, si es un caso leve, algunos remedios naturales pueden funcionar.

1. Vinagre de sidra de manzana

Vinagre de manzana y manzanas
El vinagre de sidra de manzana tiene propiedades antimicrobianas para controlar los problemas en el flujo vaginal.

Un baño con vinagre de sidra de manzana orgánico puede ayudar a regular el flujo vaginal ante ciertas alteraciones. Inclusive, este ingrediente calma molestias como el escozor, enrojecimiento y mal olor. Sin embargo, debe usarse con precaución, siempre diluido.

¿Cómo utilizarlo?

  • Diluye una taza de vinagre de manzana puro en una tina con agua tibia.
  • Sumérgete durante 20 minutos y sécate bien.
  • Si las molestias persisten, repite el baño al día siguiente.

2. Probióticos

Bebida fermentada probiótica
Los probióticos ayudan a equilibrar la microbiota del organismo.

Los alimentos probióticos contienen bacterias saludables como los Lactobacillus, que contribuyen a regular la flora vaginal. Su ingesta promueve las defensas del cuerpo al estimular la microbiota natural. Por lo tanto, son un buen complemento para hacerle frente a las infecciones que causan alteraciones del flujo vaginal.

¿Cómo utilizarlos?

  • Asegúrate de consumir al menos una porción de yogur griego, té de kombucha o chucrut al día.
  • Por supuesto, puedes optar por otra variedad de probióticos.

3. Agua oxigenada

Agua oxigenada
El agua oxigenada es un potente antiséptico que puede eliminar determinados microorganismos.

Investigaciones han determinado que el uso moderado de agua oxigenada puede contribuir al tratamiento de las vaginosis y otras alteraciones del flujo vaginal. ¿La razón? Sus componentes combaten la vaginosis bacteriana y otras infecciones que afectan el sistema.

¿Cómo utilizarla?

  • Vierte un par de cucharadas de agua oxigenada en un balde con agua tibia.
  • Úsala para lavar las partes externas de la zona íntima.
  • Repite el remedio hasta sentir una mejoría.

Descubre: Lo que puede decir el flujo vaginal sobre tu salud

4. Ajo crudo

Ajos
El ajo ha sido considerado un antibiótico natural para determinadas infecciones.

El consumo de ajo crudo puede contribuir a controlar las alteraciones del flujo vaginal. Debido a sus propiedades antimicrobianas y antifúngicas, favorece el alivio de las infecciones. Sin embargo, no se debe aplicar de forma directa en la vagina, ya que puede ocasionar quemaduras y molestias.

¿Cómo utilizarlo?

  • Toma un diente de ajo crudo, tritúralo y consúmelo en ayunas.
  • Si deseas, opta por tomar ajo en suplementos en tabletas.

5. Aceites esenciales

Aceite de árbol de té en frasco
Algunos aceites esenciales tienen propiedades antimicrobianas y neutralizan olores.

Los baños externos con algunos aceites esenciales antimicrobianos pueden ayudar a frenar el crecimiento de los microorganismos que producen alteraciones del flujo vaginal. De hecho, estos son ideales para neutralizar el mal olor que se deriva de este problema.

¿Cómo utilizarlos?

  • Adquiere aceite esencial de árbol de té y orégano. Luego, vierte unas 10 gotas en el agua de ducha.
  • Realiza baños con el líquido sólo en las partes externas.
  • Repítelo hasta aliviar el problema.

Nota: algunas investigaciones también sugieren que los supositorios con aceite esencial de árbol de té pueden ayudar a frenar las infecciones vaginales y sus síntomas.

¿Cuándo debes acudir al médico?

No todas las alteraciones del flujo vaginal alertan de una infección o enfermedad vaginal grave. Por eso, en primera instancia, se podrían probar los remedios aconsejados. Ahora bien, si tras una semana de tratamiento no hay mejoría, es mejor solicitar una cita con el ginecólogo.

Este profesional tiene las facultades para determinar el tipo de infección que produce el flujo anormal. También puede sugerir exámenes complementarios y medicamentos con receta.

  • Tariq Sadiq, S., & Hay, P. (2016). The vaginal microbiota in health and disease. In The Human Microbiota and Chronic Disease: Dysbiosis as a Cause of Human Pathology. https://doi.org/10.1002/9781118982907.ch16
  • Johnston, C. S., & Gaas, C. A. (2006). Vinegar: medicinal uses and antiglycemic effect. MedGenMed : Medscape General Medicine. https://doi.org/531649 [pii]
  • Cribby, S., Taylor, M., & Reid, G. (2008). Vaginal Microbiota and the Use of Probiotics. Interdisciplinary Perspectives on Infectious Diseases. https://doi.org/10.1155/2008/256490
  • Homayouni, A., Bastani, P., Ziyadi, S., Mohammad-Alizadeh-Charandabi, S., Ghalibaf, M., Mortazavian, A. M., & Mehrabany, E. V. (2014). Effects of probiotics on the recurrence of bacterial vaginosis: A review. Journal of Lower Genital Tract Disease. https://doi.org/10.1097/LGT.0b013e31829156ec
  • Cardone, A., Zarcone, R., Borrelli, A., Di Cunzolo, A., Russo, A., & Tartaglia, E. (2003). Utilisation of hydrogen peroxide in the treatment of recurrent bacterial vaginosis. Minerva Ginecologica. https://doi.org/10.1016/j.molliq.2004.08.022
  • Shuford, J. A., Steckelberg, J. M., & Patel, R. (2005). Effects of fresh garlic extract on Candida albicans biofilms [1]. Antimicrobial Agents and Chemotherapy. https://doi.org/10.1128/AAC.49.1.473.2005
  • Di Vito, M., Mattarelli, P., Modesto, M., Girolamo, A., Ballardini, M., Tamburro, A., … Mondello, F. (2015). In Vitro Activity of Tea Tree Oil Vaginal Suppositories against Candida spp. and Probiotic Vaginal Microbiota. Phytotherapy Research. https://doi.org/10.1002/ptr.5422
  • Bogavac, M., Karaman, M., Janjušević, L., Sudji, J., Radovanović, B., Novaković, Z., … Božin, B. (2015). Alternative treatment of vaginal infections - in vitro antimicrobial and toxic effects of Coriandrum sativum L. and Thymus vulgaris L. essential oils. Journal of Applied Microbiology. https://doi.org/10.1111/jam.12883