Remedios y recomendaciones para antes de una operación quirúrgica

Consumir fruta y verdura, evitar alimentos procesados y emplear árnica después de la operación son algunos de los pasos que te ayudarán a recuperarte más rápido de la cirugía

¿Sabías que antes de someternos a una operación quirúrgica podemos seguir ciertas pautas que nos ayudarán a minimizar los efectos secundarios?

En este artículo te explicamos los pasos que debes seguir para reducir el riesgo de dolor, inflamación o edemas asociados a la cirugía.

¿Cuándo debemos empezar a prepararnos?

Las operaciones quirúrgicas requieren un seguimiento médico estricto. Por eso antes de tomar algún suplemento natural o cambiar nuestra alimentación debemos consultar con el médico.

Lo ideal es empezar la preparación por lo menos una semana antes de la operación.

Una alimentación sana

La mejor manera de prepararnos para una operación quirúrgica es vigilar la alimentación. Algunos alimentos agravan la inflamación y nos dejan sin la energía necesaria para afrontar la cirugía y recuperarnos.

¿Qué alimentos incorporar a la dieta?

En la base de tu pirámide de alimentación preoperatoria deberían estar las verduras y las frutas. Lo ideal es que además sean frescas, de temporada y ecológicas. Los caldos de verduras son una buena forma de incorporar verduras en tu dieta sin apenas esfuerzo, y nos ayudan a mantenernos bien hidratados.

También deberíamos consumir los siguientes alimentos:

  • Cereales integrales: Avena, arroz integral, mijo, quinoa, centeno. Además de como guarnición, podemos tomarlos por la mañana en forma de bebida vegetal
  • Legumbres: garbanzos, guisantes, lentejas…
  • Proteína animal: preferiblemente huevos y pescados pequeños
  • Setas: son una buena fuente de ácidos fólico y minerales esenciales
  • Algas: Son un recurso práctico para añadir yodo y otros minerales a tus platos. Podemos tomarlas en sopas, guisos, ensaladas o como guarnición. Te recomendamos especialmente la espirulina, tanto en su forma natural como en comprimidos
  • Germinados: los más conocidos son los de alfalfa, aunque en tiendas de alimentación saludable podemos encontrar muchos otros tipos
  • Frutos secos: ricos en fibra y grasas saludables, son la opción ideal para tomar por la mañana o a media tarde. Nueces, piñones, almendras, avellanas, etc.
  • Aceite de oliva: conviértelo en tu aceite de preferencia

Plato de lentejas con verduras

¿Qué alimentos conviene evitar?

En los días previos a la cirugía es conveniente evitar sobre todo el consumo de alimentos precocinados y ultraprocesados. Contienen una cantidad indeseable de grasas perjudiciales, sal y azúcares refinados, y promueven la inflamación.

Aquí tienes una lista de alimentos a evitar:

  • Bollería industrial
  • Azúcar refinado
  • Bebidas gaseosas, alcohólicas, azucaradas o edulcoradas
  • Carnes procesadas, como fiambres y salchichas
  • Alimentos fritos en abundante aceite
  • Grasas hidrogenadas, incluida la margarina
  • Harinas refinadas
  • Aceites vegetales (maíz, soja, colza, etc.)
  • Alimentos que contengan una larga lista de aditivos, conservantes, potenciadores del sabor y colorantes

Plantas medicinales antes de una operación quirúrgica

Aunque algunas plantas son beneficiosas en el preoperatorio, otras plantas medicinales pueden ser problemáticas. La efedra, el Ginseng o incluso el ajo (como suplemento) tienen efectos significativos sobre la circulación de la sangre. Combinados con la anestesia pueden producir arritmias, aumentar la presión arterial o impedir una coagulación normal justo después de la operación.

Estas son algunas de las plantas a evitar antes de la operación quirúrgica:

  • Efedra: hasta un día antes
  • Ginkgo biloba: hasta 2 días antes
  • Ginseng: hasta 7 días antes
  • Hipérico: hasta 5 días antes

Después de la operación

Durante la convalecencia, te proponemos tomar cada día en ayunas el siguiente preparado. Es una bebida repleta de vitaminas del grupo B, vitamina C y otros antioxidantes. La miel además tiene propiedades antiinflamatorias, y promueve la recuperación rápida de heridas.

  • Jugo de medio limón, una naranja o dos mandarinas, y medio pomelo
  • Una cucharada de cada uno de los siguientes ingredientes: miel de abeja, levadura de cerveza, germen de trigo y polen molido
  • Media cucharada de canela
  • Una pizca de jengibre

Puedes tomarla durante al menos una semana para combatir el cansancio y recuperar energías.

Árnica Montana para la cicatriz

Flor de árnica para la cicatriz de una operación quirúrgica

El Árnica Montana es un potente antiinflamatorio. Puede ayudar también a aliviar el dolor y a reducir el edema en hematomas y cicatrices.

El árnica se puede usar en forma de crema o gel para aplicación tópica. La puedes encontrar en farmacias y herbolarios.

 

Imágenes por cortesía de joannova y giorgio

  • Zago, L., Dupraz, H., Torino, F., and Río, M.E. (2010). Estado nutricional preoperatorio y riesgo quirúrgico. Identificación de marcadores bioquímicos promisorios. Nutricion Hospitalaria 25, 91–98.
  • Alam, F., Islam, M.A., Gan, S.H., and Khalil, M.I. (2014). Honey: A potential therapeutic agent for managing diabetic wounds. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2014.
  • Barnes, J. (2005). Plantas medicinales. Kurtziana.