Remedios para combatir la piel enrojecida por el sol

Es importante que protejas tu piel cuando sales de día. Pero, sí tienes la piel enrojecida por el sol, aprovecha las propiedades de la avena, la manzanilla y la aloe vera para sanar rápido la rosácea.

Cuando nos damos cuenta de que tenemos la piel enrojecida por el sol, la reacción inmediata es pensar en utilizar agua para refrescar. Quizás en el primer momento sea útil, pero no lo es tanto cuando se trata de curar.

El sol es una potente fuente de energía y vitaminas. Sin embargo, puede convertirse también en el enemigo número uno de nuestra piel. Esta tendencia está incrementándose porque la contaminación está destrozando la capa ozono, que nos protege de  los rayos ultravioleta.

Por ello, aconsejamos que pienses muy bien cuándo te expones a él de forma directa. Lo ideal es hacerlo a primera hora de la mañana o al final de la tarde. En este momento, los rayos aún nos benefician y su capacidad para causarnos daño se reduce.

En este sentido, también recomendamos que te apliques crema protectora siempre que salgas a la calle. Nos ayuda a prevenir la aparición de manchas y lunares que pueden culminar en patologías más complejas.

Cómo combatir la piel enrojecida por el sol

1. Leche fresca

aclarar leche

Además de hidratar, tenemos que buscar elementos que nos ayuden a sanar. En este sentido, la leche fresca es una alterativa estupenda, sobre todo si es de vaca y entera.

Por un lado, su grasa rebaja la irritación y la inflamación de la piel, en especial si la aplicamos en frío. Por otro, el ácido láctico previene y soluciona la aparición de bacterias e infecciones.

Además, es muy fácil aplicarla. Solo necesitas una gasa o una compresa desinfectada. Basta con empaparla bien con leche, para pasarla después sobre la zona afectada, sin frotar. Hazlo durante 20 minutos y retírala con agua fría.

Ver también: Las bondades de la leche y el agua de coco

2. Avena para luchar contra la piel enrojecida por el sol

Batido de papaya, manzana y avena

La avena es una herramienta muy potente para nuestro objetivo. Amén de ser un gran antiinflamatorio, tiene una propiedad imprescindible para la piel: su condición de antioxidante.

¿Por qué es una cualidad tan necesaria? Porque agiliza la renovación celular. Por consiguiente, la reparación de la piel dañada se realizará más rápido y mejor; con la seguridad de que el tejido nuevo estará en perfectas condiciones.

Evidentemente, hay que tratar la avena para poder utilizarla. En concreto, la convertiremos en una pasta – ¿Quieres saber cómo? -.

Ingredientes

  • 1/2 taza de avena (75 ml)
  • 1/4 de taza de leche (38ml)
  • 2 cucharadas de miel (30ml)

Elaboración

  • Triturar la avena hasta que quede pulverizada y poner en otro recipiente,
  • Añadir la leche y la miel y remover hasta obtener la textura que deseamos.
  • Si está muy líquida podemos volver a batir avena hasta que consigamos la pasta.

Aplicación

Unta el preparado con delicadeza sobre el área comprometida. Deja que actúe durante 20 minutos. Para eliminarla, usa un paño suave y agua fresca.

3. Manzanilla fría

manzanilla

La infusión de manzanilla contiene flavonoides. Estos actúan como  antiinflamatorios que rebajan la hinchazón y el dolor en la piel. Asimismo, resulta muy eficaz para combatir las infecciones provocadas por el efecto del sol.

Ingredientes

  • Una taza de agua (250 ml)
  • Dos sobres de manzanilla
  • Hielo
  • Esponja

Elaboración

Es muy sencillo. Se trata de preparar el té de manzanilla con normalidad. Te sugerimos que utilices dos saquitos, para obtener una infusión concentrada.

Una vez lista, ponla en hielo para que esté muy fría cuando vayas a usarla.

Aplicación

Toma la esponja, humedécela en la manzanilla para tratar la piel enrojecida por el sol y aplícala despacio sobre la quemazón.

Te recomendamos leer: 6 propiedades medicinales de la manzanilla

4. Aloe vera

aloe vera

No podía faltar aquí.  Cuando se trata de reparar la piel, el aloe vera es imprescindible. El gel de esta planta es antibiótico, antiinflamatorio y cicatrizante. Todo lo que necesitamos está presente en ella.

Además, su uso es muy sencillo. No necesitas más receta que disponer del suficiente gel. Por ello, siempre aconsejamos tener una planta de sábila en casa. Es un remedio tan polivalente que esta decisión significa disfrutar de una suerte de botica en el hogar.

Así, solo tienes que extraer la cantidad de jugo de la pita que precisas, para pasarlo después por la piel enrojecida por el sol. Permite que actúe durante 20 minutos y luego retíralo con agua fresca.

Es muy importante que cuides tu piel cuando la expones al sol. Ten en cuenta que las lesiones con este origen pueden constituir un riesgo a largo plazo para tu salud, ya que es una de las principales causas del cáncer de piel. Sabiendo esto, ¿prometes que usarás estos remedios?.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar