Remedios para tratar la ansiedad

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Valeria Sabater el 18 noviembre, 2018
Aunque nos pueda parecer que nos relajan, tanto el alcohol como el tabaco pueden disparar la ansiedad, por lo que conviene evitarlos, así como la cafeína, que altera el sistema nervioso

Remedios para tratar la ansiedad hay muchos y de distintas clases. Podemos, por ejemplo, poner a nuestro favor nuevas dietas, plantas naturales e incluso adecuados ejercicios de relajación con los que calmar cuerpo y mente.

Ahora bien, hay un aspecto que no podemos perder de vista. La ansiedad es una condición psicológica que responde a un síntoma, es decir, estamos ante un problema que tiene una raíz concreta que debemos desentrañar.

Gestionar este tipo de realidades internas es sin duda la estrategia más acertada para aliviar su impacto. Por ello, siempre es recomendable consultar en primer lugar con los profesionales de la salud.

Una vez dispongamos de un diagnóstico seguiremos las pautas que nos recomienden. Asimismo, en el día a día, es adecuado a su vez beneficiarnos de esos pequeños cambios en nuestras rutinas y en la alimentación con los cuales, ir encontrando mejoría.

Hoy en nuestro espacio te recomendamos una serie de pautas muy concretas.

Remedios para tratar la ansiedad

Entre los remedios para tratar la ansiedad encontramos estrategias internas y estrategias externas. Seguir una medicación o consumir una serie de alimentos o remedios naturales responde a un tipo de acción interna.

Por otro lado, respuestas conductuales como meditar, hacer ejercicio o realizar actividades placenteras son estrategias externas. Por tanto, no olvidemos nunca que para apaciguar la mente y aliviar la bruma de la ansiedad debemos asumir un actitud proactiva, ahí donde hacer uso de toda estrategia que consideremos que nos vaya a hacer bien.

Estrategias internas para tratar la ansiedad

Incluir en nuestra dieta remedios naturales como plantas medicinales o complementos vitamínicos nos ayudará sin duda a encontrar mejoría. Así nos lo señala por ejemplo un estudio llevado a cabo en la Universidad de Aberdeem, en Escocia.

Por otro lado, y esto no debemos olvidarlo, descuidar nuestra alimentación o consumir productos poco saludables como grasas saturadas, azúcares u otros productos de escasa calidad nutricional, intensificará la sintomatología de la depresión.

Veamos por tanto qué plantas pueden ayudarnos a tratar la ansiedad.

Manzanilla

Plantas aromáticas.

La manzanilla actúa como un sedante suave y es de gran ayuda para dormir; posee efectos relajantes musculares, y tiene capacidad de aliviar los trastornos digestivos, ayudando a regular el peristaltismo, y reduciendo el nerviosismo.

Estudios como el realizado en la Universidad de Pensilvania y publicado en una revista de psicofarmacología nos revelan que, efectivamente, esta planta es muy efectiva para el tratamiento de la ansiedad moderada.

Valeriana

La valeriana relaja, tranquiliza, alivia la ansiedad e induce al sueño; es recomendable para tratar el estrés moderado y tensión emocional, para el insomnio causado por la ansiedad. Tiene efectos sedantes y antiespasmódicos, y ayuda a quedarte dormido más rápido,

Melisa o torongil

La melisa o torongil es un buen calmante del sistema nervioso, y ayuda a restablecer el equilibrio emocional; además de tener una fuerte acción antiespasmódica, calma y estabiliza.

Su composición a base de flavonoides, beta-sitosterol y polifenoles como el oleonólico, el ácido cafeico, el clorogénico y ácidos como el succínico hacen de ella un remedio natural muy beneficioso.

Pasiflora

Alivia el nerviosismo y la inquietud, por lo que resulta eficaz en el tratamiento de la ansiedad; alivia los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada. En muy raras ocasiones, puede producir efectos secundarios, como somnolencia, o confusión.

La hierba de San Juan

La hierba de San Juan nos puede ayudar con los problemas de ansiedad moderada, inquietud e insomnio. No obstante, dado el efecto intenso de esta planta es recomendable consultar antes con nuestro médico la conveniencia de tomarla si estamos tomando algún tipo de tratamiento farmacológico.

Recomendaciones en la alimentación

Puré de platano.

Entre los remedios para tratar la ansiedad debemos considerar también los siguientes consejos. Son estrategias que deberíamos cuidar en nuestra alimentación y que favorecerán a su vez una mejora en nuestra salud general y también en esos proceso que median en el alivio de la ansiedad.

  • Aumentar la ingesta de agua ayuda a aliviar la ansiedad, ya que la deshidratación, aunque sea leve, puede afectar a los estados de ánimo.
  • Carbohidratos. La adición de carbohidratos aumentan los niveles de serotonina en el cerebro, lo que puede mejorar el estado de ánimo y reducir los niveles de ansiedad; consume carbohidratos complejos, como los cereales integrales y evita los carbohidratos simples, como los dulces.
  • Proteínas. Ayudan a producir sustancias químicas, como la dopamina, que alivian la irritabilidad y aumentan el estado de ánimo, por lo que es importante incluir al menos una porción de proteína en cada comida, ya sea proveniente de origen animal o vegetal.
  • Alimentos ricos en tiamina, que ayudan a estabilizar el estado de ánimo, como las legumbres, frutos secos, carne, naranjas, arroz, carne de cerdo.
  • Alimentos ricos en triptófano, que tienen un efecto relajante, y ayudan a sentirte bien, que puedes encontrar en alimentos como el plátano, avena, pavo, lácteos, soja,  nueces, mantequilla de cacahuete y semillas de sésamo.

Estrategias externas para combatir la ansiedad

hombre practicando Mindfulness para combatir el estres

Entre los remedios para tratar la ansiedad de forma efectiva, no podemos descuidar esos de carácter “externo”. Nos referimos a esa serie de conductas y acciones que debemos lleva a cabo para facilitar un cambio y en consecuencia, una mejora.

Entre las recomendaciones que deberíamos empezar a practicar están las siguientes:

  • Caminar media hora todos los días.
  • Practicar yoga y Mindfulness.
  • Compartir tiempo con personas que nos sean significativas.
  • Organizar nuestro horario para poder disponer siempre de tiempo para nosotros mismos.
  • Aprender a priorizar.
  • Levantarnos cada día con un propósito.

Para concluir, aprender a manejar la ansiedad de forma efectiva no siempre es fácil. Se necesita un compromiso firme con nosotros mismos.

Sin embargo, en cuanto generamos un pequeño cambio y percibamos su beneficio, nos animarnos y a promover más avances. Empecemos hoy mismo a invertir un poco más en nosotros mismos.