Remedios para tratar la lumbalgia

Es importante no practicar ejercicios bruscos mientras nos dure la lumbalgia. Tras guardar reposo durante dos semanas o así, podemos empezar a realizar alguna actividad física de bajo impacto, como caminar, para recuperar poco a poco la movilidad.

Junto con el resfriado, la lumbalgia es una de las dolencias que más afectan a las personas, al margen la edad y el sexo. Una mala postura al dormir, un esfuerzo físico brusco o el mero paso del tiempo podrían provocar su padecimiento.

En este artículo, te presentamos, pues, algunos remedios efectivos con los que tratar la lumbalgia. 

Son muchos los síntomas de la lumbalgia. El hormigueo, el dolor sordo y agudo, se cuentan entre ellos. Aunque la asociamos con la espalda baja, también puede afectar a otras zonas. Así, podría debilitar también las piernas y los pies.

A continuación, te damos una serie de consejos para que pongas fin a la lumbalgia. ¿Te animas a comprobarlo en ti misma? Verás cómo mejora tu condición.

Pasos que seguir para deshacerse de la lumbalgia

  • Suspender la actividad física. Evita hacer ejercicios físicos innecesarios mientras tengas dolor. De lo contrario, los músculos afectados podrían resentirse. Por esta razón, es importante que descanses cuando llegues a casa. Cuando estés en la cama, intenta acostarte en posición fetal. Colócate entre las piernas una almohada o toalla enrollada. De esta forma, sentirás alivio en la parte afectada.
  • Aplicar frío y calor sobre la zona afectada. Así podrás aliviar un poco el dolor, aunque sea de manera momentánea. Primero, usa hielo durante las primeras 48 horas a 72 horas. (El hielo contribuirá a desinflamar la zona.) A partir de entonces, aplica calor. El calor la relajará. Para ello podrías auxiliarte de una bolsa de agua. Procura mantenerte correctamente sentada; o sea, con la espalda recta. Notarás alivio.
  • Toma analgésicos suaves. Esto te ayudará a aliviar la zona a corto y mediano plazo. El ibuprofeno o el paracetamol son algunos de esos medicamentos de los que podrías echar mano. Si tienes dudas acerca de cuál te puede venir mejor, consulta a vuestro médico o farmacéutico más cercano.
  • Rehabilitación desde casa. Si no puedes permitirte pagar los servicios de un fisioterapeuta, hay una serie de ejercicios que puedes realizar incluso en tu salón. No tienes necesidad siquiera de ir a un gimnasio si tienes una bicicleta estática en casa. Pues bien, comienza la rutina tras 2 semanas de reposo. De lo contrario, podrías volver a recaer. Entre estas actividades, podrías caminar lentamente o pedalear sobre una bicicleta estática. En la medida que fortalezcas los músculos que interviene en esos ejercicios, hará que recuperes poco a poco la  movilidad de la zona afectada.

A modo de conclusión, hay que decir que la lumbalgia puede ser algo muy molesto que si no se cuida o se trata bien, podría dejar secuelas a largo plazo. Por esta razón, te recomendamos que sigas al pie de la letra las indicaciones anteriores. Ya verás cómo tu espalda te lo agradecerá.

  • Aguilera, A., y Herrera, A. (2013). "Lumbalgia: una dolencia muy popular y a la vez, desconocida", Comunidad y Salud, 11 (2): 80-89.
  • Atlas, S. J., and Deyo, R. A. (2001). "Evaluating and managing acute low back pain in the primary care setting", J Gen Intern Med (Revisión), 16 (2): 120-131.
  • Koes, B. W.; van Tulder, M. W., and Thomas, S. (2006). "Diagnosis and treatment of low back pain",  BMJ, 332 (7555): 1430-1434.