Remedios para tratar la lumbalgia

Es importante no practicar ejercicios bruscos mientras nos dure la lumbalgia. Tras guardar reposo, podemos empezar a realizar alguno de bajo impacto, como caminar, para recuperar poco a poco la movilidad

La lumbalgia es tras el resfriado, una de las afecciones que más afectan a las personas sin tener en cuenta su edad o sexo.

Y es que esta puede aparecer tanto por una mala postura al dormir, por ejercer mucho peso en la espalda, o el mero paso del tiempo hace que los tendones y músculos de la zona se resientan.

Los síntomas de la lumbalgia se pueden presentar de muchas formas. Puede aparecer tanto en forma de hormigueo, dolor sordo y agudo, y también puede afectar a otras zonas en forma de debilidad en las piernas o los pies. ¿Sufrís vosotros de estas afecciones? Pues a continuación os daremos una serie de consejos para que pongáis fin a la lumbalgia. Ya veréis como os sentiréis mucho mejor.

Pasos a seguir para deshacerse de la lumbalgia

  • Suspender la actividad física. Puede parecer una tontería, pero si os movéis mucho, como es obvio vuestra espalda se verá resentida. Por esta razón, es importante que os toméis un respiro cuando lleguéis a casa, y sobre todo cuando os vayáis a dormir por la noche. Así que cuando estéis en la cama, acostaros en una posición fetal, y con una almohada o toalla enrollada entre las piernas. De esta forma aliviaréis parte de la presión en esta parte.
  • Aplicar efectos frío-calor. Así podréis aliviar un poco el dolor de manera momentánea. Primero usad hielo durante las primeras 48-72h a modo de placebo. Tras esto, podéis a empezar a usar calor para así crear un efecto distinto y relajar así también la zona. Así que coged una bolsa de agua, llenadla con agua caliente e id finalmente al sofá/cama con una postura cómoda para la espalda. Pasad así toda la tarde y ya veréis como pasadas unas horas os sentís mucho mejor.
  • Tomad analgésicos suaves. Esto os ayudará a aliviar la zona a corto-medio plazo. Hay muchos medicamentos de este tipo como pueden ser el ibuprofeno o paracetamol. Si tenéis dudas de cuál os puede venir mejor, consultad a vuestro médico o farmacéutico más cercano. Seguro que este dará con la clave.
  • Rehabilitación desde casa. Si no podéis permitiros un fisio, hay una serie de ejercicios que podéis realizar directamente en vuestro salón. Empezad esta rutina después de haber estado 2 semanas de cierto reposo ya que si no podéis volver a recaer. Entre estas actividades podéis caminar lentamente, o hacer bici a través de una bicicleta estática. En definitiva, todo sea para que recuperéis un poco de movilidad en la zona.

A modo de conclusión, hay que decir que la lumbalgia puede ser algo muy molesto que si no se cuida/trata bien, puede dejar secuelas a largo plazo. Por esta razón, desde aquí os recomendamos que sigáis al pie de la letra las siguientes indicaciones para que así os duela menos. ¡Ya veréis como vuestra espalda os lo agradecerá!

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar