7 remedios para reducir el dolor del túnel carpiano

Para prevenir el túnel carpiano debemos vigilar nuestras posturas y no permanecer mucho tiempo con las muñecas en la misma posición para evitar posibles obstrucciones

El síndrome del túnel carpiano es uno de los “males del siglo XXI”.

Está provocado por una inflamación en la muñeca y causado por movimientos repetitivos (como, por ejemplo, escribir en el ordenador, tocar el piano, hacer trabajos de jardinería o labores de tejido y practicar ciertos deportes).

Se lo conoce popularmente como “el mal de la secretaria” y es muy doloroso. En algunos casos incluso requiere de una intervención quirúrgica.

En este artículo te ofrecemos los mejores remedios caseros y ejercicios para reducir los síntomas y evitar la inflamación.

Síntomas del síndrome del túnel carpiano

túnel carpiano

Esta dolencia, considerada ocupacional, es más frecuente en las mujeres (sobre todo mayores de 40 años).

Una buena técnica para determinar si la sufrimos es colocar el codo sobre una mesa o escritorio, con el brazo y la mano en línea recta. A continuación, flexionaremos la muñeca y la moveremos durante un minuto.

Si aparecen alguno de los siguientes síntomas, es preciso que consultes con un médico:

  • Hormigueo en la muñeca o la mano.
  • Dolor en la zona.
  • Adormecimiento (también nocturno).
  • Debilidad (no poder tomar o sujetar objetos).
  • Rigidez de los dedos (especialmente pulgar, índice y medio).
  • Sensación de calor en los dedos.

Ver también: “El mal de la secretaria”: Cómo tratar el síndrome del túnel carpiano

Remedios caseros para el síndrome del túnel carpiano

Túnel

Si has comenzado a sufrir las consecuencias de tu trabajo y sientes alguna de las señales típicas de esta condición, te recomendamos que uses de manera controlada el ordenador y el móvil, emplees almohadillas de descanso y trates de modificar tus rutinas de trabajo manual.

Además te proponemos algunos remedios naturales que pueden calmar el dolor o el entumecimiento:

1. Licuado antiinflamatorio

piña

Ingredientes

  • 1 rodaja de piña (sin cáscara)
  • 1 rodaja pequeña de raíz de jengibre
  • ½ manzana (roja o verde) sin semillas.

Preparación

  • Trocea los ingredientes para facilitar el proceso y mézclalos en la licuadora hasta conseguir una bebida homogénea.
  • Bebe todas las mañanas en ayunas.
  • También te aconsejamos que consumas piña varias veces a la semana por sus propiedades antiinflamatorias.

2. Pasta de fenogreco

Ingredientes

  • 3 cucharadas de harina de fenogreco (30 g)
  • Un poco de agua

Preparación

  • Mezcla la harina de fenogreco con el agua y calienta durante 15 minutos. Remueve para formar una pasta, que aplicaremos de forma tópica.
  • Espera a que alcance una temperatura soportable, o hasta que se enfríe, y extiéndela sobre el área afectada.

3. Licuado de manzana verde y col rizada

Manzana

Ingredientes

  • 2 manzanas verdes
  • 1 hoja grande de col rizada

Preparación

  • Pon en el vaso de la licuadora la hoja de col rizada y las dos manzanas verdes, troceadas y sin semillas ni cáscara.
  • Procesa hasta conseguir una mezcla homogénea y, cuando esté todo bien integrado, bebe.
  • Puedes consumir en cualquier momento del día.

4. Ulmaria

En este caso podemos consumir las flores de la planta en forma de infusión o preparar un emplasto.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de flores de ulmaria (20 g)
  • 1 taza de agua caliente (250 ml)

Preparación

  • Calienta el agua, sin que llegue a hervir, y añade 2 cucharada de flores de ulmaria.
  • Deja que repose unos minutos, filtra y bebe de inmediato (puedes endulzar con miel).

La otra opción es hacer una compresa con las flores y hojas de la planta machacadas con un poco de agua o alcohol, que aplicaremos en la muñeca.

5. Jengibre

Como en el caso de la ulmaria, el jengibre podemos aprovecharlo tanto de forma interna como externa.

Ingredientes

  • 1 cucharada de jengibre en polvo o rallado (20 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, echa dos cucharaditas de jengibre en polvo o rallado.
  • Tapa, deja refrescar y consume antes de que se enfríe.
  • Puedes beber hasta 2 tazas al día para disfrutar de las propiedades antiinflamatorias de esta raíz.

Para su uso externo, debemos mezclar jengibre con agua para formar una pasta y colocar sobre la muñeca dolorida. Tapa con un lienzo, esperar unos minutos y retira con agua tibia.

6. Batido de piña, naranja y toronja

Pomelo toronja

Ingredientes

  • 1 rodaja de piña
  • El jugo de 1 naranja
  • El jugo de 1 toronja

Preparación

  • Pela la rodaja de piña, y licúala junto con el zumo de naranja y el de toronja. Cuela antes de beber.
  • Repite durante 3 días o a diario si trabajas con las manos.

7. Infusión de hipérico

Ingredientes

  • 3 hojas de hipérico
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calienta la taza de agua junto con las 3 hojas de hipérico y deja que se realice la decocción durante 10 minutos.
  • Retira del fuego y deja enfriar tapado.
  • Cuela y bebe a diario. Alivia el dolor y el hormigueo de las muñecas y manos.

Otros remedios

  • Aplica compresas frías o con hielo en la zona dolorida para que disminuya la inflamación. No uses almohadilla o baños calientes porque eso empeora el síndrome.
  • Emplea la cúrcuma en tus platillos habituales ya que tiene efectos antiinflamatorios muy poderosos gracias a su componente principal, la curcumina.

Si se lo añades a las patatas, el arroz integral o la pechuga de pollo, alimentos que contienen vitamina B6, duplicarás los efectos.

  • Consume todos los días (puede ser por la noche o por la mañana) una cucharada de aceite de semillas de lino. Continua con el tratamiento entre 2 y 4 semanas para interrumpir el proceso de hinchazón de las muñecas.

Te recomendamos leer: ¿Por qué sientes hormigueo en manos y pies?

Ejercicios y consejos para el síndrome del túnel carpiano

Ejercicios y consejos para el Síndrome del Túnel Carpiano

En casos muy avanzados o dolorosos los médicos recomiendan usar por las noches una férula en la mano afectada.

Este instrumento tiene el objetivo de evitar que dobles la muñeca de forma inconsciente bajo el cuerpo o la almohada. Si durante el día no puedes soportar ni siquiera mover la mano también sería bueno que la llevases.

Es preciso que dejes la muñeca en reposo la mayor parte del tiempo, según tus tareas te lo permitan. Evita los sobresfuerzos (movimientos repetitivos, levantar objetos muy pesados, etc).

Si te es posible, toma breves descansos en tu jornada laboral para no exigirle demasiado a la zona.

Si pasas muchas horas en un escritorio frente al ordenador recuerda que los brazos deben formar un ángulo recto y las muñecas quedar paralelas al piso. No olvides mantener la espalda derecha todo el tiempo.

Al manejar el ratón no eleves las muñecas: usa una almohadilla que permita el apoyo. Cuando tengas que escribir en el ordenador hazlo despacio y consigue un modelo de teclado que sea ergonómico.

Todas las tardes o noches al llegar a casa, así como también cada hora en el trabajo, estira las manos y las muñecas.

Haz movimientos circulares en sentido de las agujas del reloj y opuestas. Un ejercicio muy eficaz es estirar los brazos y apuntar los dedos hacia el techo.

 

Te puede gustar