Remedios naturales para los diferentes trastornos menstruales

Aunque estos remedios nos pueden ayudar a aliviar o mejorar diferentes trastornos menstruales siempre será conveniente consumirlos bajo supervisión de nuestro ginecólogo por si pudiera darse alguna reacción adversa

Los trastornos menstruales son muy habituales entre las mujeres y, sin embargo, faltan tratamientos para solucionarlos. Estos trastornos se manifiestan en reglas dolorosas, demasiado abundantes o demasiado escasas, faltas de periodo, etcétera.

En este artículo presentamos algunos remedios naturales y consejos de alimentación para tratar los trastornos menstruales más frecuentes hoy en día. 

Los trastornos menstruales no son normales

Aunque la respuesta de muchos ginecólogos ante diferentes trastornos menstruales es que estos son normales, lo cierto es que cualquier irregularidad tiene su causa.

Eso no significa que sean problemas graves de salud, pero sí que podrían ser desórdenes hormonales. En estos casos, podemos intentar tratarlos de manera natural, sin recurrir a la píldora anticonceptiva.

A continuación repasamos los 4 trastornos menstruales más frecuentes en las mujeres.

Visita este artículo: Reduce los síntomas del síndrome premenstrual con estos 6 remedios naturales

1. Tengo demasiada menstruación

Mujer-con-molestias-por-menstruacion-abundante
Tanto el exceso como la falta de regla se consideran trastornos del ciclo menstrual normal de la mujer y provocan muchas molestias.

Se conoce como menorragia a la menstruación demasiado abundante que, o bien dura más de 8 días, o bien es un periodo en el que se pierden más de 80 ml de sangre por ciclo.

Este tipo de menstruación, una vez descartada cualquier enfermedad grave, provoca muchas molestias a quienes la sufren. Además, pueden presentarse anemia, fatiga y otros síntomas.

Por estas razones, es importante regularla de manera natural. Por ejemplo, nos podemos ayudar de estas infusiones:

  • Cola de caballo
  • Genciana
  • Ortiga
  • Aquilea o milenrama
  • Angélica china o dong quai
  • Caléndula
  • Salvia

Por otra parte, también son muy beneficiosos los ácidos grasos esenciales. Estos se pueden encontrar en el aceite de onagra y en el aceite de borraja.

2. Apenas tengo cantidad

Apenas-tengo-cantidad-de-regla
Lo primero que debe hacer cuando se encuentra con un problema de este tipo es dirigirse al ginecólogo, el especialista nos indicará el mejor camino a seguir.

Por el contrario, encontramos la menstruación escasa o hipomenorrea. Este trastorno menstrual se caracteriza por un periodo que dura uno o dos días o durante el cual se pierden menos de 50 ml de sangre.
Solamente es normal cuando sucede en la adolescencia, en los primeros años de menstruar, asi como cerca de la menopausia.

Por el contrairo, en cualquier otro momento hay que descartar con el médico problemas de infertilidad, obesidad, ovarios poliquísticos, anemia u otros trastornos.

Para aumentar el flujo menstrual podemos tomar los siguientes remedios:

  • Ajo
  • Cebolla
  • Manzanilla
  • Perejil

3. No me baja la regla

Cuando la menstruación no llega en el periodo normal, comprendido entre los 24 y 35 días, y se retrasa más allá del mes y medio sin ninguna causa aparente, podemos hablar de amenorrea.

No obstante, es importante destacar que, a nivel médico, no se considera así hasta pasados los tres meses.

La amenorrea puede estar relacionada con:

  • Disminuciones de peso
  • Estrés
  • Sobrepeso
  • Ejercicio intenso

Asimismo, también puede ser un síntoma de ovarios poliquísticos u otros trastornos. Sin embargo, no se incluyen en esta categoría los casos de embarazo ni los retrasos que pueden causar algunos anticonceptivos orales.

Para provocar el flujo menstrual podemos tomar:

  • Orégano
  • Sauzgatillo
  • Manzanilla
  • Perejil
  • Canela de Ceilán
  • Ginseng
  • Azafrán

¿Quieres conocer más? Lee: Plantas medicinales para regular la menstruación

4. Sufro dolores menstruales

Mujer-que-sufre-dolores-menstruales
Los dolores de la regla pueden llegar a ser tan molestos como el de un infarto, por lo tanto, no está de más conocer algunos recursos caseros que utilizar para aliviarlos.

La dismenorrea o menstruación dolorosa es una de las consultas más frecuentes a la hora de buscar remedios naturales, ya que las mujeres que la sufren no encuentran una solución definitva.

Suelen recurrir a los anticonceptivos orales o bien a los fármacos antiinflamatorios y analgésicos, los cuales comportan también efectos secundarios para la salud.

La dismenorrea puede estar relacionada con algunos desarreglos hormonales (exceso o déficit de estrógenos), estrés, endometriosis, etc.

Para reducir los dolores de manera progresiva deberemos tomar los siguientes remedios durante varios meses:

  • Artemisa
  • Sauzgatillo
  • Cúrcuma
  • Ginkgo biloba
  • Ajenjo
  • Melisa
  • Salvia

Pautas generales para gozar de una buena salud hormonal

Algunos consejos nos pueden ayudar a regular cualquier trastorno menstrual y a tener una mejor salud en general:

  • Para empezar, reduce el consumo de harinas refinadas y blancas, por ejemplo pan y bollería, pastas, pizzas, etc.
  • En segundo lugar, elimina las grasas perjudiciales de nuestra dieta. Por ejemplo tenemos los fritos, margarinas, derivados lácteos, embutidos, etcétera. Por el contrario, se deben sustituir por grasas buenas, como por ejemplo el aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, frutos secos, semillas y pescado azul.
  • Es recomendable ingerir abundantes alimentos frescos y ricos en fibra, Así, en este grupo preferente se incluyen las frutas y las verduras.
  • Incluir la maca como suplemento o con la comida, como los zumos, batidos y sopas. La razón es que es un regulador hormonal y que también tiene propiedades antioxidantes.
  • Beber al menos un litro y medio de agua cada día, fuera de las comidas.
  • Tomar el sol cada día en cortos periodos de tiempo, de unos 5 o 10 minutos.
  • Evitar los hábitos tóxicos, como por ejemplo, el tabaco o el alcohol.
  • Para finalizar, no olvides combatir el estrés. Puede estar detrás de cualquier desarreglo de nuestro organismo y perjudicarnos mucho a corto y largo plazo.