7 remedios caseros para combatir la vaginosis bacteriana

Para aprovechar las propiedades del ajo podemos consumirlo directamente o aplicarlo de forma tópica para combatir los hongos y las bacterias que alteran el pH de la zona vaginal

La vaginosis bacteriana es una patología molesta e incluso dolorosa que afecta a muchas mujeres. Además, en algunos casos, se puede sufrir de forma recurrente.

Por fortuna existe una amplia variedad de remedios naturales para tratarla. Además de tenerlos a nuestro alcance, también son 100% seguros y fáciles de utilizar. ¿Te interesa conocerlos?

La vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es una afección de la zona íntima femenina. Se produce por la alteración de las bacterias saludables que la protegen.

Esto permite que los microorganismos dañinos se proliferen en forma excesiva. A su vez, causa un flujo de color amarillento o gris que suele venir acompañado de un fuerte olor a pescado.

Para todas resulta muy incómodo padecer esta condición. Aunque no es grave, provoca ardor al orinar, picazón y otros síntomas que generan inseguridad.

Remedios para tratarla

1. Yogur natural

Yogur natural para tratar la vaginosis bacteriana

Para empezar, el yogur natural enriquecido con probióticos es uno de los mejores remedios naturales para hacer frente a la vaginosis bacteriana. Este alimento le proporciona bacterias saludables a la flora vaginal. Además, aumenta la respuesta contra los gérmenes que provocan infecciones.

No obstante, es primordial verificar que el yogur crudo contenga cepas de lactobacilos. De este modo podremos obtener beneficios contra las levaduras y bacterias.

  • ¿Como utilizarlo? Está comprobado que su ingesta y aplicación tópica puede aliviar esta infección con efectos similares a los de la clindamicina.

Lee también: 9 usos que le puedes dar al yogur natural en la salud y la belleza

2. Aceite esencial de árbol de té

En segundo lugar, el aceite esencial de árbol de té es un producto antifúngico y antibacteriano. De hecho, puede servir como remedio contra varios tipos de infecciones.

Sus propiedades alteran el ambiente que necesitan los microorganismos para proliferarse. De este modo, disminuyen las complicaciones de las afecciones.

Además, también es útil para neutralizar los malos olores en la zona íntima. Esto sucede porque reduce el número de bacterias presentes en los fluidos vaginales.

  • ¿Como utilizarlo? Incorpora varias gotas del producto en el agua de la tina. Después dilúyelo bien y úsalo como enjuague diario.

3. Vinagre de sidra de manzana

Vinagre de manzana para la vaginosis bacteriana

El vinagre de sidra de manzana tiene la capacidad de regular el pH ácido de la zona vaginal. Así, se logra disminuir la picazón e inflamación que provoca la vaginosis bacteriana.

Tiene cualidades antisépticas, antiinflamatorias y antifúngicas. Estan reducen el crecimiento de las bacterias para controlar la infección.

  • ¿Como utilizarlo? Incorpora dos tazas del producto en una tina con agua tibia. Después hazte un baño de unos 20 minutos.

4. Aceite de coco

El aceite de coco es un tipo de grasa saludable cuyas propiedades se han aprovechado tanto en la medicina natural como en la cosmética. Tiene potentes agentes antibacterianos y antifúngicos.

Este aceite puede destruir varios tipos de microorganismos. De hecho, en algunos casos es mejor que los medicamentos convencionales.

Su efecto antimicrobiano proviene de su ácido láurico. Este regula el pH de la flora vaginal y disminuye el nivel de infección.

  • ¿Como utilizarlo? Humedece un tampón con una pequeña cantidad del producto. Después insértalo en la vagina. Por último, déjalo actuar 30 minutos.

5. Ajo

Ajo para la vaginosis bacteriana

Los compuestos azufrados del ajo le confieren propiedades antimicrobianas. Estas resultan útiles en el tratamiento de las infecciones vaginales.

El consumo de tabletas de ajo tiene un efecto similar al del metronidazol. Este es un medicamento que se prescribe para el control de las infecciones bacterianas.

Además, la ventaja es que este alimento no provoca efectos secundarios. Lejos de causar daño, mejora las defensas y aumenta la respuesta contra los agentes extraños.

  • ¿Como utilizarlo? Tanto su aplicación tópica como su consumo directo pueden combatir las bacterias y hongos que alteran el pH natural de la zona vaginal.

6. Agua oxigenada

El agua oxigenada al 3% puede servir como apoyo para controlar los síntomas de la vaginosis bacteriana. Sus poderes antibacterianos frenan el crecimiento excesivo de los microrganismos y regulan el pH de la zona afectada.

Está recomendada para disminuir el exceso de secreción vaginal, la picazón y el ardor. También es efectiva para tratar el mal olor.

  • ¿Como utilizarlo? Se recomienda una mezcla de partes iguales de agua oxigenada y agua. De hecho, su uso directo puede ser un poco agresivo con la piel.

Visita este artículo: Usos que debes conocer del agua oxigenada

7. Aceite de orégano

Aceite de orégano para la vaginosis bacteriana

Por último, el aceite de orégano es otro de los productos naturales que suelen dar buenos resultados en el tratamiento de las infecciones vaginales. Sus compuestos antisépticos y antiinflamatorios reducen el grado de infección y aceleran el proceso de recuperación.

  • ¿Como utilizarlo? Para este caso especial se recomienda mezclar dos o tres gotas en una cucharada de aceite de coco. Después, frotarlo con un algodón sobre las áreas afectadas. Para acabar, también se puede ingerir la misma dosis dos o tres veces al día.

¿Sospechas que tienes esta infección? No dudes en probar alguno de los remedios aquí citados y consulta a tu médico.

  • Cox, S. D., Mann, C. M., Markham, J. L., Bell, H. C., Gustafson, J. E., Warmington, J. R., & Wyllie, S. G. (2000). The mode of antimicrobial action of the essential oil of Melaleuca alternifolia (Tea tree oil). Journal of Applied Microbiology. https://doi.org/10.1046/j.1365-2672.2000.00943.x
  • Ankri, S., & Mirelman, D. (1999). Antimicrobial properties of allicin from garlic. Microbes and Infection. https://doi.org/10.1016/S1286-4579(99)80003-3
  • Dorman, H. J. D., & Deans, S. G. (2000). Antimicrobial agents from plants: antibacterial activity of plant volatile oils. Journal of Applied Microbiology. https://doi.org/10.1046/j.1365-2672.2000.00969.x