7 remedios caseros para combatir la vaginosis bacteriana

Katherine Flórez · 4 diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 29 mayo, 2019
La mejor forma de prevenir la vaginosis bacteriana es manteniendo una buena higiene íntima, practicando sexo seguro y procurando siempre llevar un estilo de vida saludable.

La vaginosis bacteriana es una enfermedad común que pueden padecer las mujeres entre los 15 y los 44 años de edad cuando ciertos tipos de bacterias en su vagina aumentan excesivamente. Recordemos que la vagina conviven numerosas bacterias que, cuando existe un equilibrio, no perjudican la salud. No obstante, cuando surge una alteración y tienen un crecimiento excesivo, es cuando se presentan los problemas.

La buena noticia es que si se detecta a tiempo, se puede tratar fácilmente con medicamentos. Y en lo que respecta al alivio de las molestias, este se puede lograr no solo mediante los fármacos sino también la aplicación de ciertas medidas.

¿Cómo se contrae la vaginosis bacteriana?

Mujer que sufra vaginosis bactariana con un cartel

La vaginosis bacteriana (VB) es una infección cuya causa exacta aún se desconoce. No obstante, se considera que puede producirse por una serie de diversos factores, tales como:

  • Hábitos de higiene íntima deficientes.
    • Duchas vaginales. Lavarse la vagina con agua y productos que alteran el equilibrio natural de la vagina (como jabones perfumados y desodorantes) es una práctica riesgosa, porque conduce fácilmente al crecimiento excesivo de bacterias anaeróbicas.
  • Promiscuidad.
    • Cambiar de pareja sexual con frecuencia y no tomar las medidas básicas de cuidado (incluso al practicar sexo oral) supone un riesgo de contraer diversas infecciones de transmisión sexual.
    • Tener sexo (vaginal, anal) sin condón es una práctica riesgosa que puede provocar vaginosis bacteriana.

Los investigadores aclaran que esta enfermedad suele ser más común en mujeres sexualmente activas. Por otra parte, comentan que se ha observado que el contagio por vía sexual se produce independientemente del sexo de la pareja. Por lo tanto, no es una infección que afecte solo a las mujeres homosexuales. Cualquiera puede contraerla.

Síntomas

Aunque la vaginosis bacteriana no siempre cursa con síntomas, puede llegar a producir los siguientes síntomas:

  • Irritación e inflamación vaginal.
  • Picazón en la zona externa de la vagina.
  • Ardor al orinar y después de tener relaciones sexuales.
  • Secreciones inusuales (malolientes -con olor a pescado-, verde, blanquecina o grisácea, que también pueden ser: más espesas, acuosas o espumosas).

Ante los síntomas mencionados, lo más recomendable es acudir al médico cuanto antes para una evaluación y diagnóstico. Luego, una vez que el profesional paute un tratmaiento

Remedios caseros no recomendados

El uso de remedios caseros para tratar la vaginosis bacteriana es una práctica riesgosa, puesto que en vez de proporcionar alivio, puede complicar la infección y agravar las molestias.

Los expertos en salud afirman es recomendable evitar los remedios, en general, pero en especial, los 7 más mencionados, que vienen a ser los siguientes.

  1. Ajo.
  2. Yogur.
  3. Aceite de coco.
  4. Agua oxigenada.
  5. Aceite de orégano.
  6. Vinagre de sidra de manzana.
  7. Aceite esencial de árbol de té.

Una de las preguntas más frecuentes que realizan las pacientes en las consultas ginecológicas es si pueden consumir yogur (u otros alimentos probióticos) en lugar de aplicárselo en la vagina para aliviar las molestias. La respuesta es: sí, pueden consumir yogur y otros alimentos probióticos, dentro de una dieta equilibrada. 

¿Qué se puede hacer para aliviar las molestias?

  • Evita las duchas vaginales, los baños de tina y bañarte en piscinas. 
  • Lava la parte externa de la vagina con agua tibia y sin jabón.
  • Utiliza ropa interior limpia, seca y preferiblemente de algodón. Es recomendable que la laves con jabones neutros y agua caliente.
  • Después de orinar o lavarte, seca tu vagina de adelante hacia atrás (desde la vagina hacia el ano, nunca al revés).
  • Evita tener relaciones sexuales. Aunque si deseas tenerlas, procura usar condón y aplicar las medidas de higiene correspondientes.
  • Si tienes la menstruación, procura cambiarte la compresa con regularidad. Sería recomendable que no utilizaras tampones.
  • Mantén una dieta equilibrada y una hidratación adecuada. Recuerda que esto influye positivamente en su salud y ayuda a promover el equilibrio de tu cuerpo, incluyendo la vagina.

El tratamiento médico para la vaginosis bacteriana suele consistir en antibióticos (con receta). Según el Manual MSD, algunos de los más comunes son: metronidazol, clindamicina y metronidazol.

Cabe destacar que si la paciente tiene una pareja sexual mujer, esta también deberá recibir tratamiento. En cambio, si tiene una pareja sexual hombre, este no necesitará tratarse (aunque sí deberá tener ciertas precauciones, como usar condón al practicar sexo vaginal o anal, y colocarse un protector bucal en caso de practicar sexo oral).

No se puede tratar la VB con medicamentos de venta libre (como en el caso de la candidiasis vaginal), por ello es necesario seguir el tratamiento que paute el médico.