Remedios caseros que pueden tratar la vesícula biliar inflamada

Para aliviar las molestias ocasionadas por la inflamación de la vesícula biliar es importante promover la depuración de este órgano para evitar así la acumulación de bilis

La vesícula biliar es un pequeño órgano en forma de pera situado en la parte derecha del abdomen, justo detrás del hígado. Tiene como función principal almacenar la bilis, una sustancia segregada por el hígado, que resulta esencial para el proceso digestivo.

En este artículo compartimos los mejores remedios caseros para aliviar la vesícula biliar cuando está inflamada. Además, de manera natural podemos prevenir problemas más graves como los cálculos biliares.

Cuando la vesícula biliar está inflamada

En primer lugar, la inflamación de la vesícula biliar a menudo se produce como consecuencia de una obstrucción por cálculos biliares. No obstante, también se origina por enfermedades infecciosas y desequilibrios en las funciones hepáticas.

Esta condición, conocida en términos médicos como colecistitis aguda, puede causar complicaciones. Si se agrava, podría ser necesaria una extirpación de vesícula.

Por último, en casos leves, su tratamiento se puede complementar con algunos remedios naturales. De este modo, podemos prevenir y acelerar su recuperación.

1. Alcachofas

Alcachofas para la vesícula biliar

En primer lugar, las alcachofas están llenas de vitaminas, minerales y compuestos antioxidantes. Estos nutrientes apoyan el funcionamiento del hígado y la vesícula biliar.

Además, sus ácidos naturales ayudan a mejorar el flujo de la bilis. De este modo disminuye su acumulación en el conducto biliar.

Ingredientes

  • 1 alcachofa
  • 2 vasos de agua (400 ml)

Preparación

  • En primer lugar, separar las hojas de la alcachofa y ponerlas a hervir con el agua.
  • Cuando la bebida llegue a ebullición, reducir el fuego y dejarlas durante 3 o 5 minutos más.
  • Por último, apagar el fuego, tapar la bebida y dejarla reposar hasta que esté tibia.

Modo de consumo

  • Beber una taza de té de alcachofas a media mañana y repetir su consumo en la tarde.
  • Tomarla, por lo menos, durante 3 semanas seguidas.

2. Jugo de col

El jugo natural de col contiene clorofila, antioxidantes y minerales esenciales. Estos nutrientes ayudan a recobrar el buen funcionamiento de la vesícula biliar.

Sus principios activos promueven la correcta producción de bilis. Además, también ayudan a evitar desequilibrios inflamatorios en el sistema.

Ingredientes

  • 6 hojas de col
  • ½ vaso de agua (100 ml)
  • El zumo de ½ limón

Preparación

  • Lavar las hojas de col y procesarlas en la licuadora con medio vaso de agua.
  • Tras obtener un jugo homogéneo, añadirle el zumo de medio limón.

Modo de consumo

  • Consumir el jugo en ayunas, durante 3 semanas seguidas.
  • Como preventivo, tomarlo 3 veces a la semana.

3. Zumo de manzana

Zumo de manzana para la vesícula biliar

Las pectinas que contiene la manzana y sus ácidos orgánicos, restablecen el funcionamiento de la vesícula. Además, esto es muy útil, en especial, en caso de inflamación y cálculos.

Estas propiedades promueven la limpieza de este órgano. Al mismo tiempo, ayudan a evitar la acumulación de residuos de bilis y bilirrubina.

Ingredientes

  • 5 manzanas
  • ½ vaso de agua (100 ml)

Preparación

  • En primer lugar, extraer el zumo de las manzanas
  • Después, diluirlo en medio vaso de agua.

Modo de consumo

  • Beber el jugo en ayunas, durante 2 o 3 semanas seguidas.

4. Vinagre de manzana

En primer lugar, el vinagre de manzana es rico en enzimas naturales, ácidos orgánicos y vitaminas y minerales. Gracias a ello, es un gran aliado contra las dificultades causadas por la inflamación de la vesícula biliar. 

Estos compuestos regulan la función biliar de manera natural. Además, ayudan a utilizar de forma correcta la bilis durante la digestión.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana (20 ml)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • En primer lugar, diluir el vinagre de manzana en un vaso de agua tibia.
  • Después, endulzarlo con miel.

Modo de consumo

  • Ingerir la bebida en ayunas, todos los días o mínimo 3 veces a la semana.

5. Jugo de remolacha

Jugo de remolacha para la vesícula biliar

Este vegetal contiene potasio, magnesio y sustancias antioxidantes. En conjunto, estos nutrientes limpian la vesícula biliar para regular sus funciones.

Sus propiedades reducen las obstrucciones en el conducto biliar. Además, al impedir la formación de cálculos, también logran reducir la inflamación.

Ingredientes

  • 2 remolachas crudas
  • 2 vasos de agua (400 ml)

Preparación

  • En primer lugar, lavar y trocear las remolachas crudas.
  • Ponerlas en el vaso de la licuadora y procesarlas con el agua.
  • Por último, asegurarse de obtener una bebida homogénea y sin grumos.

Modo de consumo

  • Tomar el jugo en ayunas y repetir su ingesta a media tarde.
  • Realizar un tratamiento de purificación durante 2 semanas.

6. Infusión de boldo

Por último, los extractos de las hojas de boldo ayudan a desintoxicar el hígado.  Al mismo tiempo, disminuyen las dificultades en el funcionamiento de la vesícula biliar.

Por lo tanto, el boldo es un excelente digestivo. Además, la infusión de esta planta medicinal nos ayuda a prevenir complicaciones derivadas de la acumulación de bilis.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de boldo (10 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

Preparación

  • Agregar una cucharada de hojas de boldo a un vaso de agua hirviendo y tapar la bebida.
  • Pasados 10 o 15 minutos, colarla.

Modo de consumo

  • Beber una taza de infusión a media mañana, durante 2 semanas seguidas.

Por lo tanto, mejora el funcionamiento y reduce la inflamación de la vesícula biliar con estos remedios. Si presentas alguna complicación, como vómitos, fiebre o dolores intensos, consulta al médico.

  • Villiger, A., Sala, F., Suter, A., & Butterweck, V. (2015). In vitro inhibitory potential of Cynara scolymus, Silybum marianum, Taraxacum officinale, and Peumus boldus on key enzymes relevant to metabolic syndrome. Phytomedicine. https://doi.org/10.1016/j.phymed.2014.11.015
  • Aksu, Ö., & Altinterim, B. (2013). Hepatoprotective effects of artichoke (Cynara scolymus). https://doi.org/10.13140/2.1.1127.9043
  • Pavlova, V., Menkinoska, M., Blazevska, T., & Tumbova, M. (2016). Nutritional therapy of patients with inflammation of the gallbladder and biliary. Journal of Hygienic Engineering and Design.