Remolacha y melaza: un remedio tradicional para los quistes ováricos

Gracias a las propiedades de sus ingredientes, este remedio casero con remolacha y melaza puede ser de gran ayuda para combatir los quistes ováricos, así como para prevenir su aparición

Cada vez más mujeres tienen quistes en los ovarios. Estos no tienen por qué ser graves, a pesar de que requieren un seguimiento y tratamiento. Es importante eliminarlos para prevenir otros problemas como, por ejemplo, infertilidad, sangrados, trastornos menstruales o cáncer.

Descubre en este artículo cómo un sencillo remedio a base de remolacha y melaza te puede ayudar a tratar los quistes ováricos. De este modo, podrás mejorar tu salud y prevenir que, a largo plazo, puedan lugar a enfermedades mucho más graves.

¿Qué son los quistes ováricos?

Tanto las mujeres jóvenes como las más mayores pueden sufrir quistes ováricos o miomas en cualquier momento. Aunque en algunos casos no causan ningún otro trastorno, lo cierto es que es debemos tratarlos de manera adecuada para que no lleguen a ser malignos.

Aunque pueden influir muchos factores en su aparición, en la mayoría de casos se desconocen las causas. No obstante, conviene conocer sus síntomas habituales para poder acudir al médico lo antes posible:

  • Irregularidades en el ciclo menstrual, sobre todo cuando es demasiado largo.
  • Sensación de presión o peso en la pelvis.
  • Dolor en el bajo vientre.

En algunos casos, estos síntomas principales pueden ir acompañados de problemas a la hora de orinar, aumento de peso o sensibilidad en los senos. Ante cualquier duda, recomendamos realizar una visita ginecológica.

 

quistes ováricos

Alimentos beneficiosos

A continuación destacamos dos alimentos muy saludables y beneficiosos para prevenir y tratar los quistes ováricos. Ambos comparten propiedades muy potentes para combatir los radicales libres y reducir los procesos inflamatorios.

Además, estos dos alimentos son fundamentales por la gran cantidad de nutrientes que nos aportan. De este modo, podemos evitar déficits nutricionales y fortalecer el sistema inmunitario para prevenir la aparición de quistes.

La remolacha

La remolacha o betabel es una hortaliza con un característico color morado y sabor dulce. Es un alimento medicinal que nos puede ayudar a tratar muchos desequilibrios de manera natural. En resumen, es muy adecuada para todas aquellas enfermedades que afectan a la sangre como, por ejemplo, la anemia, el colesterol, la hipertensión o la mala circulación.

Esta hortaliza es rica en azúcares y vitaminas B y C, entre las cuales destaca el ácido fólico. Además, no debemos desechar sus hojas, las cuales contienen proteínas, minerales (zinc, magnesio, fósforo, calcio y hierro) y vitaminas A, B y C.

La remolacha puede ser efectiva en la prevención y el tratamiento de los quistes ováricos gracias a las propiedades de sus pigmentos. Estos tienen virtudes antioxidantes, antiinflamatorias y quimiopreventivas.

La melaza

La melaza es un líquido oscuro, espeso y dulce que se obtiene del proceso de elaboración del azúcar de caña. Gracias a su riqueza en nutrientes, este alimento es mucho más saludable que el azúcar blanco o los edulcorantes químicos. Además, tiene un sabor muy intenso y particular parecido al regaliz.

La melaza es rica en calcio, cobre, hierro y potasio, así como vitaminas del grupo B, en especial la B6. Cuanto más oscuro es su color, más nutrientes tiene. Esto puede ser un buen indicador a la hora de elegir una u otra y, a ser posible, orgánica.

A nivel medicinal, estos nutrientes, así como un alto contenido en aminoácidos y ácido linoleico, tienen un fuerte poder antitumoral. Por este motivo, la melaza es un remedio tradicional para prevenir los quistes ováricos y una de las mejores maneras de endulzar nuestros platos.

Remedio casero

Ingredientes

  • 7 remolachas medianas
  • 2 vasos de melaza (480 g)
remolacha y melaza para los quistes ováricos

¿Qué debemos hacer?

Para preparar este remedio para los quistes ováricos seguiremos los siguientes pasos:

  • Lavar bien las remolachas y pelarlas.
  • Licuarlas para extraer su jugo y colar su fibra.
  • Si lo deseamos, podemos añadir 3 o 4 hojas de remolacha.
  • Mezclar el jugo con la melaza y conservar en un frasco.
  • Agitar bien antes de su consumo.
  • Mantener en la nevera.

¿Cómo lo tomamos?

Consumiremos una taza pequeña (100 ml) de este remedio en cada toma, del siguiente modo:

  • En ayunas, por lo menos, media hora antes del desayuno.
  • Media hora antes de la comida.
  • Media hora antes de la cena.

Se recomienda mantener este tratamiento, por lo menos, durante 2 meses. Es un remedio muy efectivo pero deberemos ser pacientes. Si nos realizamos pruebas, podremos comprobar si los quistes se van reduciendo hasta desaparecer.

Cuando ya no los tengamos, podemos tomar solamente una taza en ayunas a modo preventivo, a temporadas.

Te puede gustar