Cómo resolver todos tus problemas con el sueño de una vez por todas

Los problemas de sueño pueden depender de múltiples factores. Se recomienda evitar el consumo de alcohol y refrescos de cola y el uso de dispositivos electrónicos por la noche

Nuestra salud depende en buena parte de nuestra capacidad para descansar.

Así pues, es sumamente importante resolver, en el caso de que existan, los problemas de sueño que se puedan tener y hacerlo cuanto antes mucho mejor.

Problemas de sueño y dolor de articulaciones

Dormir con alguien (incluye mascotas)

En el caso de que duelan las articulaciones o los hombros lo mejor será no dormir de lado, y mucho menos del lado que te duele.

Tampoco se recomienda dormir boca abajo, ya que en esta posición los hombros no se encuentran en la postura correcta.

Por ello, la opción más recomendable es dormir de espaldas, a la vez que se usa una almohada ortopédica.

  • En el caso de que te resulte imposible dormirte de espaldas, puedes dormir del lado contrario al que te duele.
  • Dobla las rodillas y acércalas al pecho. Pon una almohada entre las piernas.
  • No pongas la mano, ya que esto crearía una postura antinatural en el hombro.

Notarás la mejora.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 consecuencias de dormir poco

Cómo descansar si te duele la espalda

En el caso de que lo que te duela sea la espalda, entonces quizá lo que debas cambiar sea la cama: un colchón suave no es para ti.

En estas ocasiones es muy importante mantener la curva natural de la columna y para ello la manera más eficiente sería dormir de espaldas.

  • Lo mejor será que pongas una almohada debajo de las piernas: esto restablecerá la curva de la columna y reducirá la tensión de los tendones.
  • También puedes poner una toalla enrollada debajo de tu cintura, lo cual te garantizará un apoyo adicional de la espalda.
  • Si estás acostumbrado a dormir boca abajo, pon debajo de la pelvis una almohada pequeña para que la espalda baja no se arquee más de lo normal.
  • Para las personas que prefieren dormir de lado, lo más recomendable es optar por la postura fetal, algo idóneo para no sobrecargar la espalda baja.

Dormir con dolor de cuello

Ejercicio para el cuello

Si lo que no te permite descansar adecuadamente es el dolor de cuello, entonces tendrás que garantizar una postura cómoda y correcta del msimo.

Para ello, la mejor opción es dormir de espaldas.

Coloca una almohada debajo de la cabeza y de cada brazo. Lo mejor será que la almohada sea ortopédica y que tenga forma de tubo.

En el caso de que te guste dormir de lado, tendrás que asegurarte de que tu almohada no es demasiado alta. El mejor grosor es de hasta 15 cm.

Ten en cuenta que la almohada perfecta debe ser tan alta como el ancho de un hombro para mantener tu cuello en la posición correcta.

Si duermes boca abajo, procura usar una almohada muy delgada, aunque lo más recomendable será que evites esta posición.

Te cuesta dormirte

Pocas cosas hay que puedan llegar a poner más nerviosa a una persona que no lograr dormirse una vez acostado.

En el caso de que no puedas dormir, lo último que debes hacer es ponerte a mirar el móvil o el portátil porque la luz de los dispositivos electrónicos influye mucho en el ciclo de sueño vigilia.

También es importante que no consumas cafeína, al menos, 6 horas antes de ir dormir. Recuerda que no solo se trata de café, sino también de refrescos de cola, bebidas energéticas, té negro y chocolate.

Haz ejercicio por la mañana. Esto te ayudará a tonificar el cuerpo, mejorar la circulación sanguínea y te será más fácil dormirte.

Te despiertas durante la noche

Insomnio (2)

  • Si tu problema es que te despiertas durante la noche y ya no puedes dormirte de nuevo, además de dejar de usar dispositivos electrónicos antes de dormir, evita el consumo de alcohol.

El alcohol altera el equilibrio hídrico y la fase larga del sueño. Por eso nos despertamos por la noche.

  • Comprueba también a qué temperatura tienes el dormitorio, porque podría ser clave. Ten en cuenta que la temperatura perfecta es de 20-22°С.

De este modo, cuando hace demasiado calor, se vuelve difícil dormirse. Si está haciendo mucho frío, existe el riesgo de resfriarse, y también de despertarse.

Visita este artículo: 5 ejercicios que te ayudarán a tratar tu insomnio

Si roncas, no duermas de espaldas

En caso de que ronques, no duermas boca arriba.

En esta postura los tejidos suaves de la garganta “cuelgan”, creando un obstáculo para el flujo de aire; y en cuanto a la almohada, lo mejor será que escojas dos almohadas para prevenir que tu lengua se vaya hacia atrás y evitar así los ronquidos incómodos.