Respiración de fuego en yoga: 6 beneficios

La respiración de fuego es una técnica de respiración beneficiosa para el organismo pero debe hacerse con precaución y, si no estamos acostumbrados, bajo la supervisión de un instructor

El pranayama es la técnica de respiración en el yoga, y se compone de varios ejercicios respiratorios que complementan a las asanas de cada modalidad yóguica. La respiración de fuego es uno de esos pranayamas y tiene múltiples beneficios para el organismo.

Uno de los factores más importantes dentro del yoga es la respiración, porque permite que el yogui se relaje al inhalar y exhalar profundamente mientras realiza los asanas. Calma la mente, libera tensiones y oxigena el cerebro.

¿Qué es la respiración de fuego?

El nombre sánscrito de la respiración de fuego es “kapalabhati”, donde “kapala” se traduce como “cráneo” y “bhati” como “limpiar”. Esto hace referencia a la limpieza de la mente.

El ejercicio ayuda a controlar la ansiedad, nervios, preocupación, tristeza, dolor, miedo, etc. La postura más común para hacer este pranayama es la del loto.

¿Cómo se hace?

  • Consiste en inspirar suave (si eres principiante) y profundamente a través de la nariz hasta llenar los pulmones, y espirar con fuerza para expulsar todo el aire.
  • La espiración también se hace con la nariz y se debe contraer el abdomen hacia la columna, esto estimula el diafragma.

El ritmo de las respiraciones aumenta conforme el alumno vaya dominando la técnica.

¿Cuáles son sus beneficios?

Practicar la respiración de fuego tiene múltiples beneficios, mayormente relacionados con la emocionalidad y  el funcionamiento del organismo.

1. Recupera el control sobre situaciones de estrés

Al respirar de manera controlada aumenta la concentración y la mente se limpia de las energías negativas, entre ellas, el estrés. Cuando estamos estresados, el diafragma se contrae hacia adentro, justo hacia el área del plexo solar, que es donde se guardan todas nuestras emociones.

Con la respiración de fuego las emociones podrán fluir y salir de nuestro cuerpo, si es necesario, para equilibrar nuestro organismo y mejorar la salud mental y física.

La respiración de fuego te ayuda a controlar el estrés

2. Purifica la sangre y expulsa toxinas de los pulmones

Mejora la circulación y la sangre se purifica debido a la cantidad de oxígeno que recibe. El canal respiratorio también se purifica gracias a las inhalaciones y exhalaciones profundas y completas.

Al expulsar todo el aire no quedan residuos de él dentro del sistema y llega aire nuevo y más limpio a los pulmones cuando se inhala nuevamente.

3. Incrementa la capacidad pulmonar

Los seres humanos no suelen utilizar los pulmones a su máxima capacidad porque respiran de manera limitada. Hacen respiraciones cortas que no llenan de aire a los pulmones.

Si se practica la respiración de fuego con frecuencia, los pulmones se acostumbrarán a almacenar progresivamente una mayor cantidad de aire.

4. Fortalece el chakra del ombligo, que es el tercero

Este chakra, también llamado Manipura, es el encargado de concentrar las emociones. Es el chakra más grande y potente de todos. Está relacionado con nuestras acciones y emociones.

¿Alguna vez has sentido un “vacío en el estómago” cuando estás asustado o triste? Probablemente se deba a la manifestación del chakra en nuestro cuerpo.

5. Ayuda a la memoria y concentración

Al respirar profundo no solo la sangre se oxigena, el cerebro también lo hace.

Esto aumenta nuestras capacidades cognitivas y concentración porque el cerebro funciona correctamente.

6. Estimula el funcionamiento del aparato digestivo

El aparato digestivo se activa debido al movimiento constante del diafragma mientras se realiza el ejercicio de respiración.

De esta forma también obtenemos mejoras en la digestión y prevenimos malestares estomacales.

Precauciones

  • Si estás iniciando en la práctica de la respiración de fuego, hazla siempre bajo la supervisión de tu instructor hasta que aprendas a dominarla. Es una técnica delicada que necesita tiempo y paciencia.
  • No hagas respiraciones de fuego tan rápido si eres principiante porque puedes marearte. Tu sistema respiratorio no está acostumbrado a recibir y expulsar rápidamente tanta cantidad de aire. Déjalo que se acostumbre de manera progresiva para que no lo sobrecargues.
  • Si te mareas detén el ejercicio. No continúes si empiezas a sentirte mal porque, debido al choque repentino del aire dentro de los pulmones, estos se cansarán y podrían causarte un desmayo.

Escucha a tu cuerpo, lo importante es mantener siempre un entrenamiento sano.

Realiza la respiración de fuego con la supervisión de tu instructor

Contraindicaciones

Este ejercicio está contraindicado para mujeres embarazadas o que tengan la menstruación. Tampoco se aconseja para pacientes que padezcan epilepsia, hipertensión, efisema pulmonar o enfermedades cardiovasculares.

La respiración de fuego, sin duda, es una técnica beneficiosa para tu salud porque aumenta tu capacidad mental y pulmonar. Podrás concentrarte en todo lo que pasa en tu interior y te hará más consciente de tu ser.

No obstante, es un ejercicio que debe hacerse con precaución si apenas eres un principiante o incluso si ya lo has hecho antes pero quieres exigirle un poco más a tu cuerpo. La clave del yoga es ser paciente. Los progresos no los verás de un día para otro, pero seguro los percibirás en algún momento.

Continúa tu práctica con responsabilidad y disciplina.