Respiración y atención, las claves de una buena postura de yoga

Solimar Cedeño · 6 junio, 2018
Para tener una buena práctica de yoga es primordial que te enfoques en la respiración y la atención, a la vez que te centras en el momento presente

La respiración yóguica es fundamental para la práctica de yoga porque ayudará a la concentración y mejora en las técnicas para cada postura. Así, la respiración y atención serán las claves de una buena postura de yoga.

Los ejercicios de respiración tonifican los órganos internos, evitan muchas enfermedades y favorecen la digestión y el sistema nervioso. Cuando se realiza una espiración profunda, mayor cantidad de oxígeno llega a nuestros pulmones y luego se distribuye a todos los órganos del cuerpo.

La postura inicial para respirar es sentarse con las piernas cruzadas y estar inmóvil durante el tiempo de tu práctica. Las posiciones sentadas permiten estar acomodado confortablemente durante períodos prolongados y relajar al cuerpo.

Existe el arte y práctica del hatha yoga que consiste en meditar y fortalecer el espíritu. Esta modalidad de yoga enfoca su práctica en lo mental, dejando a un lado a la fuerza física. Busca tener el control en la mente y apaciguar los pensamientos que desestabilizan.

La respiración y atención permitirán que logres una buena postura de yoga. Respira, mantente atento y tómate tu tiempo en cada práctica de yoga. Respirar correctamente mejorará tu técnica como yogui y evitará que sufras lesiones.

Respiración yóguica

La práctica de yoga requiere una respiración yóguica completa porque se respira al inhalar y llenar la caja torácica. En el yoga se inhala y exhala por la nariz, porque con esta técnica entrará más aire a los pulmones.

La respiración yóguica consiste en la integración de tres aspectos fundamentales en un movimiento amplio y rítmico: las respiraciones abdominal, costal y clavicular.

  • La abdominal, presente en los hombres, es aquella donde el diafragma desciende durante la inspiración y el abdomen se hincha. Esto provoca que se mantenga un constante movimiento suave del diafragma favoreciendo el buen funcionamiento de los órganos.
  • La costal es aquella donde se efectúa la separación de las costillas y se dilata la cavidad torácica.
  • La respiración claviculares la dada por el levantamiento de las clavículas, en la que se introduce todo el aire pasivamente.

Una buena respiración permite lograr concentración y relajar el cuerpo para prepararlo al momento de realizar las posturas. Si eres principiante en la práctica de yoga, la respiración yóguica será compleja y te sentirás extraño, porque tus pulmones no están acostumbrados a recibir altas cargas de oxígeno.

Es común que sientas mareo o debilidad al iniciar con la respiración yóguica porque tu cuerpo genera resistencia al aire. Sin embargo, con la práctica irás mejorando y notarás los cambios al momento de realizar las posturas.

respiración y atención en el yoga

Equilibrio y balance

Uno de los principales beneficios de respirar correctamente en la práctica del yoga es que mejorarás el equilibrio y fuerza en la caja torácica. Hay posturas de balance que requieren una gran capacidad de enfoque, potencia y resistencia.

La respiración permite que las posturas de balance se desarrollen con aplomo, agilidad, coordinación y mejora la concentración. El equilibrio se desarrolla al recibir oxígeno en los pulmones y el cerebro.

También se logra apretando el abdomen y esto solo se puede realizar al mantener una respiración abdominal, porque la fuerza del músculo ayuda a mantener el balance del cuerpo. Aunque el equilibrio es una destreza de cada yogui, se puede desarrollar con una óptima respiración.

Para las posturas de flexibilidad y resistencia, la respiración y atención son fundamentales. En principio, porque ayudan al corazón y los pulmones al proceso de desintoxicación de la sangre.  Además, mantienen la mente alerta y enfocada para resistir el esfuerzo.

Concentración en la práctica

La respiración oxigena el cerebro y permite que las neuronas tengan un proceso óptimo. Esta oxigenación cerebral ayuda a la concentración y el procesamiento de información es rápido.

La respiración yóguica beneficia a la relajación y la paz interior, porque coloca al cuerpo en un estado de tranquilidad donde la sangre fluye y los procesos del cuerpo funcionan sin presiones externas. La respiración puede ir acompañada con meditación, pero eso dependerá del tipo de yoga que se desee practicar.

En la meditación el espíritu se separa del cuerpo y la respiración apacigua a la mente. Vivir en paz y disfrutar el presente es parte de la práctica de yoga, porque los pensamientos negativos no invadirán tu mente.

Si decides practicar yoga, recuerda que la respiración y atención son primordiales para la ejecución de las posturas. Respirar, en yoga, llena al alma de energía y te fortalece. ¡Tómate un respiro y disfruta del yoga!