Cómo restablecer el equilibrio de los electrolitos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio Alonso Castrillejo el 31 diciembre, 2018
Al hacer ejercicio y sudar perdemos gran cantidad de electrolitos que debemos reponer para que nuestro cuerpo funcione de manera adecuada y evitar así desequilibrios.

Restablecer el equilibrio de los electrolitos en nuestro cuerpo es algo indispensable. Los electrolitos son minerales que están presentes en la sangre y en otros líquidos corporales.

Su importancia radica en que ayudan a regular la acidez en la sangre, la cantidad de agua que hay en el cuerpo y la actividad de los músculos.

Ahora bien, ¿cómo perdemos electrolitos? Lo hacemos a través del sudor.

Si realizamos una alta actividad física, la pérdida de electrolitos se incrementa. Por esto, es necesario que aprendamos a restablecerlos adecuadamente para que vuelvan a estar en equilibrio.

Cómo restaurar el equilibrio de los electrolitos

1. Consumir más potasio

Naranjas y zumo de naranja.
Uno de los electrolitos más importantes es el potasio.

Si buscamos restablecer el equilibrio de los electrolitos debemos pensar en el potasio, un mineral que los contiene. Por eso, tras la actividad física es muy positivo que nos comamos un plátano, ya que este tipo de fruta es rica en potasio.

No obstante, podemos encontrar este mineral en otros alimentos:

  • Papaya: Tomar media papaya es suficiente para beneficiarnos del potasio que ofrece.
  • Ciruelas pasas: Para obtener la cantidad recomendada de potasio lo conveniente sería tomar una taza de este alimento (180 g).
  • Mango: Si es grande debemos tomar medio mango, si es mediano podemos tomarlo entero.
  • Naranja: También podemos optar por hacernos un zumo de naranja o tomar una naranja para aumentar nuestros niveles de potasio.

Estos son algunos de los alimentos que contienen más potasio, aunque existen algunos más que quizás no conocíamos como la pera, las pasas o el melón.

Lo adecuado es consumirlos con moderación, y si podemos hacerlo después de haber sudado en exceso tras haber hecho ejercicio físico, por ejemplo, mucho mejor.

Descubre: Alimentos para después de hacer ejercicio físico

2. Apostar por el calcio para restablecer el equilibrio de los electrolitos

lácteos
Las mejores fuentes de calcio son los lácteos.

Hoy en día muchas personas creen que no pueden consumir calcio debido a que sufren intolerancia a la lactosa.

No obstante, no se dan cuenta de que el calcio no solo se puede encontrar en la leche o los yogures.

Hay muchas otras maneras de obtener el calcio que nuestro cuerpo necesita.

Si necesitamos restablecer el equilibrio de los electrolitos el calcio nos ayudará mucho, junto con el potasio.

Por eso, a continuación, vamos a ver qué alimentos lo contienen para así empezar a introducirlos de manera más recurrente en nuestra dieta:

  • Lácteos: Si no sufrimos intolerancia a la lactosa podemos tomar leche, yogures o queso.
  • Verduras: Podemos encontrar calcio en el brócoli, la col rizada, las espinacas o el repollo.

Seguro que desconocías que algunas verduras son muy ricas en calcio.

Además de que debemos introducirlas de manera abundante en nuestra dieta, es importante que sepamos lo que este tipo de alimentos nos pueden aportar.

¿Cuántas verduras ingieres tú diariamente? La cantidad recomendada es, como mínimo, el equivalente a dos tazas.

Lee este artículo: La importancia del calcio en el cuerpo

3. Aumentar la ingesta de magnesio

Mujer contrayendo biceps y con una bolsa de verduras.
El magnesio en indispensable para la relajación de los músculos, entre otros.

El magnesio es otro mineral que nos ayuda a restablecer el equilibrio de los electrolitos.

Además, es muy importante, ya que permite que los músculos reciban tanto el calcio como el potasio mencionados anteriormente. Por lo tanto, es esencial para deportistas.

La cantidad de magnesio que deberíamos consumir se encuentra alrededor de unos 350 mg diarios.

Como podemos ver, aunque debamos incluir este tipo de minerales en nuestra dieta, es importante no excedernos en su consumo.

El hecho de aumentar su ingesta hace referencia a introducirlos en nuestra dieta de manera habitual si no lo hacíamos hasta el momento.

Algunos de los alimentos que contienen magnesio son:

  • Aguacate: Es una fruta ideal para untar o añadir a las ensaladas.
  • Frutos secos: Las almendras, nueces o cacahuetes aportan mucha energía y magnesio.
  • Verduras de hoja verde: Consume lechugas, berros o apio, entre otras, para aumentar tus niveles de este mineral.

Si ya consumimos la cantidad adecuada de potasio, calcio y magnesio no debemos aumentar su ingesta, tan solo mantenerla.

Hábitos de vida saludables

Así como puede beneficiarnos consumir alimentos ricos en estos minerales, también nos puede perjudicar si nos excedemos demasiado.

Como hemos podido ver, restablecer el equilibrio de los electrolitos o el hecho de necesitar hacerlo es una buena forma de adquirir mejores hábitos de alimentación.

Pues, siempre tendemos a no comer las verduras suficientes o, incluso, hay días en los que no probamos ni una pieza de fruta.

En el mercado podemos encontrarnos con una amplia variedad de alimentos ricos en calcio, potasio y magnesio que ayudarán a aumentar nuestros electrolitos, pero también a sentirnos y alimentarnos mejor.

¿Ya consumes estos minerales en sus cantidades adecuadas? ¿Alguna vez te ha preocupado el equilibrio de tus electrolitos?