Restablecer tus hormonas para quemar grasa corporal

No sólo las hormonas son responsables directas del peso, sino también el metabolismo. Los esfuerzos para perder peso pueden complicarse considerablemente ante cualquier desequilibrio hormonal.

Las hormonas son las mensajeras químicas del cuerpo, que controlan numerosas funciones del organismo y circulan por la sangre hacia órganos y tejidos. Estos componentes intervienen en procesos del metabolismo, el crecimiento y el desarrollo y la reproducción.

Existe una gran relación entre lo hormonal y el peso o grasa acumulada. Aunque, no sólo las hormonas son responsables directas del peso, sino también el metabolismo. Los esfuerzos para perder peso pueden complicarse considerablemente ante cualquier desequilibrio hormonal.

En un sentido amplio, un trastorno metabólico se refiere a distintas afecciones provocadas por reacciones químicas anómalas en las células del cuerpo. La mayor parte de trastornos obedecen a la existencia de concentraciones anómalas de enzimas u hormonas en sangre, así como a problemas en el funcionamiento de estas.

Cuando determinadas sustancias químicas no se pueden metabolizar o se metabolizan inadecuadamente, se pueden provocar acumulaciones de sustancias tóxicas en el cuerpo o una deficiencia de sustancias necesarias para el funcionamiento normal del organismo. En ambos casos, se pueden desarrollar síntomas graves.

Cómo regular las hormonas con ejercicio

Equilibrar las hormonas

La hormonas son sustancias bioquímicas producidas por el cuerpo encargadas de llevar a cabo gran parte de las funciones del organismo. Son las encargadas de obtener energía de los alimentos, combatir el estrés y mantener la masa muscular.

La Dr. Natasha Turner inició un nuevo movimiento natural enfocado a la  salud de las personas al lanzar su libro “La dieta de la hormona supercargada”. La experta naturista, en un estudio acerca de la manera de mejorar la vida natural. Perder peso es posible a través de una dieta adecuada y cambios eficaces en el estilo de vida. 

Siguiendo los conceptos básicos desarrollados en el complejo proceso de reposición hormonal, a continuación se desarrollan algunos ejemplos de recetas recomendadas para la fusión de la grasa corporal.

Tal vez te interese: Antibióticos y anticonceptivos hormonales, ¿qué debes saber?

Por supuesto, cabe mencionar que es muy recomendable evitar o reducir el consumo de todos aquellos alimentos con un alto índice glucémico. Estos son todos los que se componen de hidratos de carbono y azúcares refinados. Varios ejemplos son el pan, arroz, pastas, bollería. Así como los alimentos procesados con muchos conservantes y aditivos.

Los profesionales también recuerdan la importancia de beber dos litros de agua por día. Este acto ayuda a aumentar el metabolismo. También para darle el líquido necesario al cuerpo. La idea es eliminar las toxinas a través de la orina y la transpiración.

Alimentos enfocados a reducir distintas zonas del cuerpo

Factores como el sueño, el ejercicio o la frecuencia con la que se realizan comidas en el día, deben ser considerados a la hora de abordar los desequilibrios hormonales. 

En primer lugar, es muy importante centrarse en qué alimentos se consumen diariamente. Será de ayuda tratar de decantar la dieta hacia aquellos que son adecuados para limpiar el cuerpo de toxinas.

Vientre

El vientre abultado puede deberse a problemas como el no evacuar correctamente. También, la grasa acumulada en el estómago en ocasiones se debe al exceso de la hormona cortisol. Esta es conocida por ser la de hormona del estrés.

Uno de los remedios naturales para ayudar a bajar el vientre es la albahaca morada. Esto es una hierba originaria en la India que ayuda a reducir los niveles de cortisol. Otras alternativas pueden ser la espinaca, los cítricos, la cebada, los frijoles y las nueces.

Puedes conseguir un vientre plano con la correcta alimentación y bebiendo mucho agua

Glúteos

De forma habitual, la grasa que se acumula en la parte inferior del cuerpo suele ser más difícil de combatir. Factor que se suele dar con mayor normalidad en las mujeres que en los hombres. Esto se debe a que el desequilibrio entre dos clases de hormonas femeninas, los estrógenos y la progesterona, influye mucho en las formas corporales de la mujer.

Es muy recomendable aumentar el consumo de vegetales que pertenezcan al grupo de las crucíferas. Como es el caso de la coliflor o el brócoli, ricos en fitoquímicos. Otras opciones son las semillas de lino, de chía y de sésamo, así como las uvas rojas y las granadas.

  • León, P., & Sheen, J. (2003). Sugar and hormone connections. Trends in Plant Science. https://doi.org/10.1016/S1360-1385(03)00011-6
  • Aranda, A., & Pascual, A. (2001). Nuclear hormone receptors and gene expression. PHYSIOLOGICAL REVIEWS. https://doi.org/0031-9333/01
  • Klein, I., & Ojamaa, K. (2001). Hormone Action. The New England Journal of Medicine. https://doi.org/10.1056/NEJM200102153440707
  • Mullur, R., Liu, Y.-Y., & Brent, G. A. (2014). Thyroid Hormone Regulation of Metabolism. Physiological Reviews. https://doi.org/10.1152/physrev.00030.2013