Retapamulina: indicaciones y eficacia

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
7 agosto, 2019
La retapamulina está indicada para el tratamiento a corto plazo del impétigo y las pequeñas heridas y excoraciones. Debe su efecto a la capacidad que tiene de inhibir la síntesis de proteínas bacterianas en el ribosoma.

La retapamulina es un fármaco relativamente nuevo que pertenece a la familia de los antibióticos. Como veremos más adelante, se utiliza por vía tópica para el tratamiento del impétigo y las infecciones secundarias en pequeñas heridas o en excoraciones.

A pesar de que es activo frente a infecciones desencadenadas por las bacterias S. aureus y S. pyogenes, la retapamulina no está indicada en el tratamiento de abscesos ni en las infecciones cutáneas por estas dos bacterias resistentes a meticilina, ni en las infecciones secundarias a dermatosis.

Aunque lo veremos más detenidamente a lo largo del artículo, en los ensayos clínicos que se han realizado, el tratamiento con este antibiótico no ha demostrado tener una eficacia superior al ácido fusídico en pacientes con impétigo.

Además, en los pacientes con infecciones secundarias a las lesiones de origen traumático, la retapamulina tampoco ha demostrado tener una mayor eficacia frente a la cefalexina oral.

De esta forma, frente a los fármacos de elección para estas indicaciones, es decir, la mupirocina, el ácido fusídico y la cefalexina oral, el tratamiento con retapamulina no aporta ventajas adicionales ni en eficacia ni en seguridad. Incluso, el coste de este fármaco es mayor.

Indicaciones de la retapamulina

Curación de una herida con venda

Como hemos mencionado, este antibiótico está indicado para infecciones por S. aureus y S. pyogenes. En concreto, se utiliza por vía tópica en lesiones cutáneas superficiales en adolescentes, niños y lactantes a partir de nueve meses.

Las infecciones para las cuales está indicado con las siguientes:

  • Impétigo: el impétigo consiste en una infección de la piel común muy contagiosa que afecta principalmente a los bebés y a los niños más pequeños. Habitualmente, aparece en forma de llagas rojas en la cara, sobre todo alrededor de la nariz y de la boca, así como en las manos y en los pies.
  • Pequeñas heridas infectadas, excoraciones o heridas saturadas.

¿Cuáles son las dosis, las pautas de administración y el mecanismo de acción?

A la hora de administrar esta pomada, se debe aplicar una capa fina sobre la zona afectada. Este proceso se debe realizar dos veces al día durante cinco días. Además, se suele recomendar tapar la herida o lesión con un vendaje o una gasa estéril, con el fin de favorecer la acción del antibiótico.

Es importante tener en cuenta que este antibiótico solo está indicado para su uso cutáneo. De administrarlo por otra vía, se producirían problemas de salud.

Por otro lado, en cuanto el mecanismo de acción, la retapamulina, indicada para el tratamiento a corto plazo del impétigo y las pequeñas heridas infectadas, saturadas y excoraciones, debe su efecto a la capacidad que tiene de inhibir la síntesis de proteínas bacterianas en el ribosoma. No ha demostrado resistencia cruzada específica con otras clases de agentes antibacterianos.

Descubre: Riesgos de la automedicación

¿Qué eficacia ha demostrado?

Científicos trabajando en el laboratorio

La eficacia de los fármacos se obtiene mediante los ensayos clínicos. En este caso se han hecho dos ensayos en los que se comparaba la eficacia de la retapamulina frente al ácido fusídico, la cefalexina y placebo.

El objetivo a estudiar era la tasa de curación clínica de la infección. Los profesionales consideran que la curación clínica es la resolución o mejora de la infección sin necesitar la aplicación de otro antibiótico adicional.

En otro ensayo, en el que participaron 517 pacientes con impétigo, se demostró una tasa de curación clínica de la retapamulina al 1 % similar a la del ácido fusídico en pomada al 2 %.

Reacciones adversas

El uso de este medicamento no está asociado a muchos efectos adversos. El más frecuente es la irritación en la zona donde se aplica la pomada. Además, tanto la frecuencia como los tipos y la gravedad de las reacciones adversas en la población pediátrica son las mismas que en la población adulta.

Como hemos dicho, la principal reacción adversa es la irritación. Sin embargo, también se pueden desarrollar otras como prurito y eritema en el área tratada. También se han notificado algunos casos de reacciones de hipersensibilidad y angioedema.

Lee también: El exceso de higiene y la resistencia a los antibióticos

Conclusión

La retapamulina es un antibiótico semisintético indicado para el tratamiento del impétigo y las infecciones secundarias en pequeñas heridas o en excoraciones.

A pesar de ser un medicamento seguro y de administración por vía tópica, no está exento de reacciones adversas. Por ello, se deben seguir siempre las indicaciones del médico y no abusar de su uso ni automedicarse.

  • Daudén, E. (2009). Introducción a las infecciones bacterianas cutáneas. Actas Dermo-Sifiliográficas. https://doi.org/10.1016/s0001-7310(07)70175-8
  • Sáenz, E., & Sánchez, L. (2005). Antibióticos Tópicos. Dermatol Peru.
  • Porras-Luque, J. I. (2007). Antimicrobianos tópicos en Dermatología. Actas Dermo-Sifiliográficas. https://doi.org/10.1016/s0001-7310(07)70179-5