4 retoques de Feng Shui para tu hogar

Virginia Martínez · 18 marzo, 2019
El feng shui se basa en conseguir un espacio armónico en el que la energía chi pueda fluir de forma positiva. Para ello, pequeños cambios en la decoración o la orientación de nuestros muebles pueden tener un impacto positivo en nuestro bienestar.

El feng shui es algo más que algunos cambios para mejorar la decoración de tu casa o de una moda llegada recientemente de Oriente. Por el contrario, se trata de un arte ascentral cuyo objetivo primordial es el equilibrio y la armonía en los diferentes espacios de la casa. ¿Sabes cómo aplicar el feng shui para tu hogar?

A continuación, te presetamos algunos consejos para dar unos retoques feng shui a tu hogar, especialmente en el salón, la cocina y el dormitorio. ¡No te los pierdas!

Un arte milenario

Mujer meditando con piedras apiladas en la mano
El feng shui es un arte milenario que busca la armonía y el equilibrio en todo lo que nos rodea.

Feng shui significa «viento y agua». Se trata de un arte chino milenario basado en la teoría de que debemos ocupar los espacios de forma consciente y armónica. De este modo, su armonía podrá transmitirse a las personas, mejorando su estado de ánimo y bienestar.

Según esta teoría, existe una energía denominada chi. A su vez, el chi puede verse alterado por los objetos ubicados en el espacio, las orientaciones, etc. El objetivo es conseguir una ordenación de los diferentes espacios de modo que el chi pueda fluir de forma correcta, impregnando de positividad el ambiente y a quienes lo habitan.

Por todo ello, para el feng Shui existen determinados elementos o conceptos que son primordiales. Entre ellos, debemos destacar el del yin y el yang, es decir, los contrarios sin oposición, la dualidad del equilibrio.

En realidad, se trata de dos conceptos opuestos que no son contrarios, sino que se complementan. Por ejemplo: el norte y el sur, invierno y verano, masculino y femenino, etc. Seguro que te es conocida la imagen de un círculo con dos partes en perfecta armonía. De hecho, el yin y el yang son los dos polos de la energía chi.

Consejos feng shui para tu hogar

Nuestro objetivo es darte algunos consejos procedente de este arte milenario para que armonices tu hogar. Para ello, además de llevar cuidado con el equilibrio entre el yin y el yang, también deberás tener en cuenta otros aspectos.

1. Los cinco elementos

El chi se expresa a través de los elementos: agua, fuego, tierra, metal y madera. De este modo, debemos combinar elementos y objetos de estas características para conseguir la armonía adecuada en nuestro hogar:

  • Por ejemplo, podemos incluir una pecera o acuario en el salón para incluir el elemento del agua.
  • Además, podemos poner una o varias macetas, de forma que incluyamos también la madera.
  • Una buena iluminación simbolizará la presencia del fuego en la estancia.
  • Algunos objetos decorativos (de plata, oro, etc.) nos proporcionarán el metal.
  • Finalmente, podemos incluir también la tierra con algunos objetos de barro o arcilla para decorar.

Te recomendamos leer: Los mejores trucos para adornar la sala de estar

2. La importancia de la entrada

Recibidor
El recibidor es un punto de entrada para las energías positivas o negativas a la casa.

La entrada a la casa es la entrada del chi. Es el punto de entrada de todo lo negativo y lo positivo, de forma que debemos prestarle especial atención.

En este sentido, debemos incluir en la entrada elementos que den la bienvenida. Por eso, es ideal colocar plantas y flores o fotografías familiares. Además, debes utilizar colores suaves y agradables que ofrezcan luz y equilibrio. 

Por otra parte, debemos iluminar correctamente el recibidor. En efecto, el chi no fluye correctamente por lugares oscuros y sombríos.

3. El chi en la cocina

El chi fluye por toda la casa y por todos los seres y objetos que se encuentran en la misma. Por esta razón, también cuando cocinas, el chi fluirá en los alimentos y comidas que preparas. Por eso, debemos garantizar que la energía en este cuarto de la casa sea óptima.

Para ello, ten en cuenta:

  • En primer lugar, el fuego (cocina) y el agua (fregadero, lavavajillas) no deben encontrarse directamente enfrentados.
  • Esta oposición puede armonizarse incluyendo el elemento de la madera. Para ello, una buena idea es colocar macetas en la cocina o incluir el color verde.
  • Por otra parte, el fuego (horno, cocina, hornillo) no debe ser lo primero que encontramos al abrir la puerta.

Te recomendamos leer: 9 ideas para aprovechar el espacio de una cocina pequeña

4. La cama en el dormitorio

Dormitorio
En el dormitorio, el feng shui brindará un mejor descanso si la habitación se encuentra en armonía.

Descansar es importante. Por esta razón, la ubicación de la cama en un dormitorio es fundamental, pues permitirá que el chi fluya de manera positiva o no, permitiendo un correcto descanso.

Veamos algunos consejos:

  • En primer lugar, la cama debe encontrarse lo más lejos posible de la puerta de entrada a la habitación.
  • Además, es importante que no existan grandes lámparas o ventiladores sobre la cama donde dormimos. Esto podría entenderse como una amenaza.
  • Por otra parte, si existen espejos en el cuarto, es aconsejable que estén ubicados de tal manera que quien duerme no se vea reflejado en ellos.
  • Finalmente, la cama no debe encontrarse alineada con la puerta.

Estos son algunos consejos para permitirte dar un retoque feng shui a tu hogar. No obstante, este arte milenario, aunque pseudociencia, puede ofrecer muchos más consejos para conseguir un ambiente armónico donde fluya el chi de forma positiva. Quizás, esta convicción influya en tu estado de ánimo y, por tanto, en tu bienestar y equilibrio.

  • Jun, Cheng Jian y Adriana Fernandes-Gonçalves: Chinese feng shui compass step by step guide (págs. 46-47), 1998
  •  Craze, Richard: Practical feng shui. Londres: Anness Publishing, 1997.
  • Terah Kathryn Collins, Feng Shui, habitación por habitación, 2000