Retraso menstrual: ¿en qué casos me debo preocupar?

El retraso menstrual preocupa mucho a las mujeres. En este artículo, podrás conocer cuáles son sus principales causas y cuándo es necesario consultar con el especialista.

Ante un retraso menstrual, lo primero que pensamos es que se debe a un embarazo. Sin embargo, esa es tan solo una de las posibilidades. En este artículo, te contaremos en qué momento debes consultar al médico o preocuparte si no tienes la regla.

Retraso menstrual no es sinónimo de embarazo

La teoría indica que el ciclo menstrual de una mujer tiene una duración de 28 días y ese tiempo es el que debería pasar entre un sangrado y el otro. Sin embargo, el cuerpo humano no es como un robot. Por tanto, en ocasiones la menstruación se retrasa o se adelanta.

El funcionamiento del organismo depende de varios sistemas. Cada uno de ellos es como una etapa en una gran cadena de producción. Por ello, los sistemas nervioso, inmunitario, metabólico, circulatorio y endocrino deben estar en perfecto estado para que el ciclo menstrual dure, efectivamente, alrededor de cuatro semanas.

Cuando la regla no llega en fecha, puede haber preocupación o bien, ilusión de que se deba a un embarazo. Sin duda, esta podría ser una causa. Mas, no la única. Existen otros factores que también pueden alterar el ciclo.

Tal vez te interese leer también: El color de la sangre de tu menstruación habla de tu estado de salud.

Cuáles son las principales causas de retraso menstrual

Comenzaremos con aquellos factores que desencadenan un retraso en la menstruación. Nos adelantamos a decir que no deben ser motivo de preocupación ni de agobio. No obstante, es fundamental prestarles atención para que evitar que la misma situación pueda repetirse en los meses siguientes.

1. Estrés y ansiedad

Mujer estresada.

Es tanta la presión a la que estamos sometidas las mujeres en particular que, en la gran mayoría de los casos, termina repercutiendo en la salud. Así las cosas, no es de extrañar que el estrés sea muchas veces la causa de la alteración del ciclo menstrual. 

A esta presión de índole laboral y familiar que sufren tantísimas mujeres en la sociedad actual, se suman los problemas personales de cada quien. Así, la ansiedad excesiva, debido a exámenes, obligaciones e, incluso, a las finanzas, podrían ser factores que tuvieran un impacto en el sistema neuroendocrino.

Los días previos a una boda, a un viaje o una mudanza, podrían ser motivos suficientes para alterar el ciclo menstrual de cualquier mujer en edad fértil. En estos casos, el retraso suele desaparecer con la normalización de la situación.

En principio, este tipo de retrasos no debería comportar ningún problema adicional. No obstante, lo recomendable es consultar con el ginecólogo, para asegurarnos de que todo marcha razonablemente bien.

2. Cambios en el peso corporal

Ya sea por que hayas bajado o subido de peso muy rápido, podrías notar cambios y retrasos en la menstruación. Conviene saber que los adipocitos intervienen en la producción de hormonas y su exceso o déficit influyen en el ciclo menstrual.

Las mujeres obesas producen más estrógeno de lo normal. Por el contrario, las delgadas en extremo, menos. Para revertir esta situación, es necesario recuperar el peso ideal y mantenerse en él.

3. Lactancia

Realidad de la lactancia materna

Por lo general, las mujeres que acaban de dar a luz no tienen la menstruación hasta varios meses después del parto. Y es que el cuerpo necesita de un tiempo para regresar a la normalidad luego del cambio hormonal tan drástico que supone para toda madre el embarazo y puerperio.

Inclusive, hay mujeres que siguen sin menstruar después de un año del parto. Cuando esto sucede, es muy importante consultar con el médico para determinar las causas de tal comportamiento. De ser posible, lo ideal sería que ese médico fuera el mismo que la asistió durante la gestación y la etapa posterior a ella.

Si te interesa ampliar información, te invitamos a leer: 6 consejos sobre la lactancia materna.

4. Interrupción del consumo de la píldora anticonceptiva

Una de las principales consecuencias de tomar la píldora anticonceptiva es la regulación del ciclo menstrual. Sin embargo, cuando por algún motivo se interrumpe su consumo o se decide dejarlas, el cuerpo debe comenzar a trabajar por sí mismo otra vez. O sea, prescindiendo del estímulo hormonal del que había sido objeto hasta ese momento.

Esto podría ser una de las causas que podría explicar perfectamente el retraso de la ovulación y, por tanto, de la regla. Es normal que esta suspensión de la regla afecte al ciclo siguiente con respecto a la fecha en que se abandonó la ingesta de la píldora anticonceptiva. Ahora bien, si en el segundo mes no hubiera sangrado, deberías consultarlo con tu médico.

Causas de retraso menstrual que requieren tratamiento médico

Calendiario menstrual

Ahora bien, en algunas situaciones el retraso menstrual puede estar ligado a problemas de salud más graves o que requieren de atención médica específica. Esto no quiere decir que debemos preocuparnos de antemano. Solo debemos ocuparnos por buscar la ayuda de un profesional para determinar si el trastorno se debe a una patología. Piensa que conocerla te podrá en mejores condiciones para tratarla.

He aquí las patologías relacionadas con trastornos del ciclo menstrual, más frecuentes:

1. Infecciones y enfermedades

Algunas enfermedades tan comunes como la gripe, la cistitis o la amigdalitis pueden alterar el ciclo menstrual, sobre todo, si estamos ingiriendo medicamentos para tratarlas.

2. Alteración de la glándula tiroidea

Fisiología de la tiroides y síntesis de las hormonas

Puede manifestarse como hiper o hipotiroidismo; es decir, el aumento o la disminución, respectivamente, de la producción de hormonas tiroideas. Estas patologías es causa de muchos desequilibrios en el organismo; entre ellos, el que da pie al retraso menstrual.

Es fundamental realizar un chequeo médico para que el profesional indique el tratamiento adecuado. Medicamentos, ingesta de yodo o la extirpación de la glándula son algunos de ellos.

3. Síndrome de ovario poliquístico

Esta enfermedad se caracteriza por trastornos en el ciclo y, por supuesto, por la formación de quistes en los ovarios. Los estadios más avanzados de la enfermedad podría ser causar de infertilidad.

Para tratar este síndrome, se recomienda llevar una vida saludable; es decir, alimentarse de forma balanceada y practicar habitualmente ejercicios físicos, de manera de mantenerse en el peso ideal. También se prescriben preparados hormonales especiales si la paciente quisiera quedar embarazada.

Un retraso de la menstruación de cinco días no debería ser motivo de preocupación. Sin embargo, que se extendiera más allá de una semana sí podrían ser indicador de la existencia de algún trastorno o problema. No obstante, ante la duda, lo mejor será que consultes con tu médico.

  • Fernández-Alonso, A. M.; Cuadros, J. L.; Chedraui, P.; Mendoza, M.; Cuadros, A. M., and Pérez-López, F. R. (2010). "Obesity is related to increased menopausal symptoms among Spanish women", Menopause Int, 16 (3): 105-110.
  • Ganong, W. (2007). Fisiopatología Médica: introducción a la medicina clínica. México, DF: El Manual Moderno.
  • Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (2007). Fundamentos de Obstetricia. Madrid: Marte.
  • Tortora, G. (2006). Principios de Anatomía y Fisiología. Buenos Aires: Médica Panamericana.