Retraso menstrual: ¿en qué casos me debo preocupar?

Yamila Papa 16 abril, 2018
Este es un tema que preocupa mucho a las mujeres. El retraso en la mestruación es muy frecuente en algunas etapas de nuestra vida. En este artículo podrás enterarte de las principales causas de un retraso menstrual.

Ante un retraso menstrual, lo primero que pensamos es que se debe a un embarazo; sin embargo, esa es tan solo una de las posibilidades. En este artículo te contaremos en qué momento debes consultar al médico o preocuparte si no tienes la regla.

Retraso menstrual no es sinónimo de embarazo

La teoría indica que el ciclo menstrual de una mujer tiene una duración de 28 días y ese tiempo es el que debería pasar entre un sangrado y el otro. Sin embargo, el cuerpo humano no es como un robot ni un reloj, por lo tanto, en ocasiones la menstruación se retrasa o se adelanta.

El funcionamiento del organismo está relacionado a varios sistemas, cada uno de ellos es como un engranaje en una gran cadena de producción. Por ello, los sistemas inmunitario, metabólico, circulatorio, hormonal y neuroendocrino deben estar en perfecto estado para que el ciclo menstrual dure, efectivamente, cuatro semanas.

Si la regla no llega en fecha puede haber preocupación o incluso ilusión de que se deba a un embarazo. Por supuesto, esta es la causa más ‘conocida’ de retraso menstrual, pero no la única. Otros factores también pueden alterar el ciclo.

Lee también: El color de la sangre de tu menstruación revela tu salud

¿Cuáles son las principales causas de retraso menstrual?

Comenzaremos con aquellos factores que desencadenan un retraso en la menstruación y que, si bien, no deben tomarse como algo ‘malo’ es fundamental prestarles atención para que la misma situación no suceda en los meses siguientes.

1. Estrés y ansiedad

Mujer estresada.

En los últimos tiempos, las mujeres están bajo una presión tan grande (a nivel laboral o social) que eso repercute en su salud. Si bien podríamos decir que es ‘normal’ que el estrés altere el ciclo, lo cierto es que eso no es lo ideal.

Quizás, estás atravesando un problema o situación particular que lleva a una modificación en tu menstruación. La ansiedad excesiva, previo a una boda, un viaje o una mudanza, o bien el estrés causado por los exámenes finales, las obligaciones o las finanzas pueden impactar directamente en tu producción hormonal.

En estos casos el retraso suele ser de algunos días o hasta que se normalice la situación. No debería reportar ningún problema adicional, aunque para mayor seguridad, consulta con el ginecólogo.

2. Cambios en el peso corporal

Ya sea que has bajado o subido de peso muy rápido, puedes notar cambios y retrasos en tu menstruación. Es importante saber que los adipocitos -células de grasa- intervienen en la producción de hormonas y su exceso o déficit desequilibran el ciclo.

Las mujeres obesas producen más hormonas estrógeno de lo normal y las delgadas en extremo, menos. Para revertirlo, debes saber cuál es tu peso ideal y hacer lo posible por llegar a él.

3. Lactancia

Realidad de la lactancia materna

Las mujeres que acaban de dar a luz no tienen sangrado hasta varios meses después. Es necesario que el cuerpo ‘regrese a la normalidad’ luego del cambio hormonal tan drástico que debió atravesar durante el embarazo y puerperio.

Incluso, hay madres que después de un año del parto siguen sin menstruar. Cuando esto sucede, es muy importante consultar con el médico que las revisó toda la gestación y posterior a ella para que determine las causas.

Visita este artículo: 6 consejos sobre la lactancia materna

4. Interrupción del consumo de la píldora anticonceptiva

Si una mujer toma la píldora anticonceptiva, una de las principales ‘consecuencias’ es una menstruación regular. Sin embargo, cuando por algún motivo interrumpe el consumo o decide dejar de ingerirlas, el cuerpo debe trabajar naturalmente otra vez.

Quiere decir que los ovarios necesitan ‘desacostumbrarse’ a las órdenes que les indicaban las hormonas incluidas en las pastillas. Esto puede retrasar la ovulación y por supuesto la regla. Es normal que suceda con un ciclo, pero si para el segundo mes no hay sangrado, deberías consultar con un médico.

Causas de retraso menstrual que requieren tratamiento médico

Calendiario menstrual

Ahora bien, en algunas situaciones el retraso menstrual puede estar ligado a problemas de salud más graves o que requieren de atención médica específica. Esto no quiere decir que debemos preocuparnos ni pensar de forma negativa, pero sí buscar ayuda profesional para tratar la posible patología, como por ejemplo:

1. Infecciones y enfermedades

Algunas enfermedades tan comunes como la gripe, la cistitis o la amigdalitis pueden alterar el ciclo menstrual, sobre todo, si estamos ingiriendo medicamentos para tratarlas.

2. Alteración de la glándula tiroidea

Fisiología de la tiroides y síntesis de las hormonas

Puede manifestarse como hiper o hipotiroidismo (aumento o disminución de la producción de las hormonas tiroideas) y causar muchos desequilibrios en el organismo, entre ellos, retraso menstrual.

Es fundamental realizar un chequeo médico para que el profesional indique el tratamiento adecuado: medicamentos, ingesta de yodo o incluso extirpación de la glándula son algunos de ellos.

3. Síndrome de ovario poliquístico

Esta enfermedad relacionada al sistema endocrino se caracteriza por trastornos en el ciclo y, por supuesto, por la formación de quistes en los ovarios. En casos más avanzados o no tratados pueden derivar en infertilidad.

Para tratar este síndrome, se recomienda llevar una vida más saludable y perder peso de ser necesario. También se prescriben preparados hormonales especiales, según si la mujer quiere quedar embarazada en lo sucesivo o no.

Si transcurren hasta cinco días desde la fecha en que debería aparecer el sangrado no tendríamos de qué preocuparnos, ya que el cuerpo humano no es tan exacto. Retrasos de más de una semana podrían indicar algún trastorno o problema. Una vez que descartes las situaciones ‘normales’ que pueden llevar a cambios en la menstruación, consulta con un médico.

Te puede gustar