7 ideas para reusar los desperdicios de la cocina

En la actualidad son muchas las formas en que podemos ayudar al medio ambiente, la más fácil es saber hacer un buen uso de las cosas, incluyendo los desechos.

Muchos de los desperdicios de la cocina tienen aún una última utilidad antes de ser llevados a la basura. Por lo general, se sabe que las cáscaras de las frutas, vegetales y hortalizas pueden utilizarse para diversos fines, pero se desconoce que también tienen utilidad de otras cosas como las bolsas de té o el polvo del café que queda en la cafetera después de haber preparado la bebida.

Las 3 erres de la ecología que mencionan en la escuela: reusar, reutilizar y reciclar son los pilares clave sobre los que se fundamenta el buen aprovechamiento de los recursos. Mediante su aplicación, se puede disminuir la cantidad de basura que se genera y, por lo tanto, el impacto sobre el medio ambiente.

Debido a la falta de costumbre o de información, la práctica de las tres erres puede parecer difícil, laboriosa e innecesaria; sin embargo, es más sencillo de lo que parece. Especialmente a la hora de reusar los desechos de la cocina.

Ámbitos en los que se pueden emplear los desechos de la cocina

  1. Cosmética.
  2. Salud y bienestar.
  3. Hogar: limpieza, mejoras, cuidado de los objetos, jardinería, etcétera.

Los desperdicios que se pueden aprovechar

1. Cáscara de limón para la digestión

cáscara-de-limón

Tanto la pulpa como la cáscara de limón tienen múltiples propiedades y beneficios para la salud. Aportan vitamina B, C y E, y minerales como el cobre, fosforo, magnesio y calcio. Si se trata de mejorar el funcionamiento digestivo, el té de cáscara de limón resulta ser muy efectivo. Además, las cáscaras de limón pueden tener una última utilidad antes de considerarlas un completo desperdicio.

Este té se puede beber después de cada comida o bien en algún momento de la tarde para favorecer el tránsito intestinal, desinflamar el hígado y combatir con el exceso de gases intestinales. Esta bebida se puede tomar tanto fría como caliente.

Ingredientes

  • Cáscaras de limón.
  • 2 tazas de agua (300 ml).
  • 1 cucharada de miel (21 gr).

Preparación

  • Hervir el agua junto con las cascaras de limón.
  • Después de que el agua haya llegado a su punto de ebullición, dejar la olla en el fuego por 15 minutos más.
  • Pasar el líquido por el colador para retirar las cáscaras.
  • Sirva y endulce con una cucharada de miel al gusto.

Visita este artículo: 7 usos de la cáscara de limón que probablemente no conocías

2. Cáscara de naranja para las hormigas

Una buena manera de deshacerse de los insectos es el olor de la naranja. Para ello, se pueden aprovechar las cáscaras de naranja, ya que su olor ácido ahuyenta a los insectos. Si lo desea, puede preparar una infusión con los desechos de la naranja. Una vez lista, se vierte dentro de un atomizador y se rocía cerca de las ventanas, puertas y todos aquellos lugares en los que puedan haber mosquitos. Su olor será mucho más agradable que el de cualquier pesticida químico.

3. Aromatizante de café

Mascarilla con café y miel

El aroma del café es perfecto para eliminar los malos olores. Para aprovechar los desperdicios del polvo de café que quedan en la cafetera, se toman los mismos y se dejan secar. Posteriormente se puede tomar un puñado de polvo de café y se coloca dentro de una bolsa de tela, para simular la estructura de las bolsas de té. Una vez listas, se pueden ubicar estas bolsas en lugares tales como: armarios, el cajón de los zapatos, cerca de la caja de arena para el gato o el cubo de basura.

Otra forma de aprovechar los desperdicios del café es mezclarlo con un poco de jabón líquido para aplicarlo como una mascarilla facial. También funciona como desatascador de tuberías.

4. Compostaje o abono casero

Son muchos los desperdicios orgánicos que pueden ser utilizados como compostaje para las plantas. Este proceso consiste en la acumulación de residuos orgánicos en un lugar específico para mejorar la calidad de la tierra, mediante los nutrientes que aportan los residuos de las frutas, vegetales y otros alimentos.

Para hacer su propio compostaje deberá reunir los desperdicios orgánicos de su cocina: frutas y las verduras, cáscaras de huevo, papel de cocina, aceite, hojas de árbol, flores, posos de café, y triturarlos lo más que pueda.

A esta mezcla se le deben añadir materiales secos como hojas y ramas secas para que quede bien cubierto. Luego, la mezcla resultante se debe colocar en un lugar que no esté expuesto a la lluvia ni al sol. Se debe revolver una vez a la semana y también cada vez que se agreguen nuevos desperdicios orgánicos a la mezcla. A los 3 meses se obtendrá un compostaje de color negro, húmedo y sin mal olor.

5. Bolsas de té negro

té-negro-para-la-madera

Otro de los desperdicios de la cocina que se pueden aprovechar son las bolsas de té. En especial, las bolsas de té negro tienen una gran utilidad para limpiar y abrillantar la madera. Para ello, se deben dejar en remojo en ½ taza de agua caliente. Y tras dejar que el té repose, se procede a humedecer un paño con el té y se pasa por la madera.

6. Cáscara de banana

La cáscara de banana es rica en nutrientes y resulta muy útil para realizar una mascarilla facial casera antes de tirarla a la basura o añadirla al compostaje. Para ello, solamente se debe lavar el rostro con agua y jabón antes de frotarse la cáscara (recién pelada) por su parte interna sobre el rostro. Con movimientos circulares suaves constantes, se debe aplicar durante la mayor cantidad de tiempo posible (lo ideal son 30 minutos) y luego lavar el rostro con agua tibia.

También se puede usar la cáscara de banana (recién pelada) cuando se tenga la piel quemada o irritada, ya que conseguirá hidratar la zona afectada.

Lee también: 8 interesantes usos que le puedes dar a las cáscaras de banana

7. Cáscara de piña: diurético

Piña

Otro de los desperdicios de la cocina que se pueden aprovechar es la cáscara de piña es un excelente diurético y también ayuda a quemar grasas. La cáscara de piña promueve la eliminación de líquidos acumulados. ¿Cómo se aprovecha? Pues se reúnen las cáscaras de piña, se colocan en una olla y se hierven en un litro de agua por 30 minutos. Se deja reposar el líquido y luego se puede beber o bien caliente, o bien frío. Se puede añadir azúcar o canela al gusto, o bien una cucharada de miel.

Te puede gustar