4 tips imprescindibles para cuidar las gafas

Si las gafas nos aprietan o quedan demasiado sueltas, conviene acudir a la óptica. No debemos manipularlas nosotros, ya que corremos el riesgo de romperlas.

Cada vez son más las personas que usan gafas graduadas. Pese a la opinión de los expertos, muchos echan la culpa a la exposición constante al ordenador. Pero, ¿sabías que no cuidar las gafas puede ser también una causa de problemas que afectan la vista? Así como lo estás leyendo. Mantener los cristales limpios y sin ralladuras nos ayudará a ver mejor y a centrar la vista donde corresponde.

Gafas limpias es igual a visión óptima

gafas

No quiere decir que al usar gafas la miopía o el astigmatismo se reviertan, pero al menos evitaremos que sigan avanzando. Es importante también mantenerlas centradas y ajustadas; no deben caerse al mover la cabeza, por ejemplo. Esto asegura una máxima calidad de visión y prolonga la vida útil de las lentes.

Si no requerimos una graduación mayor y nuestras gafas están en buenas condiciones, no necesitamos cambiarlas cada año. Por otro lado, no basta con tener un modelo nuevo si no las limpiamos y no tenemos cuidado de que no se rayen. Hay que ser extremadamente cuidadosos con las gafas, ya que casi todas están hechas con un material orgánico, ligero y delicado.

Tal vez te interese leer también: 8 maneras de proteger los ojos de los daños de los dispositivos electrónicos.

¿Con qué limpiar las gafas?

Young smiling cheerful businesswoman at office

Esta es la primera pregunta que vale la pena responder. En la óptica, podrás encontrar una gran variedad de marcas de limpiadores líquidos en spray o rociador para llevar en el bolso o dejar en el escritorio o la mesilla de noche. Sin embargo, pueden ser algo costosos.

Por ello, una buena idea es utilizar agua y jabón neutro. (Si es líquido, mucho mejor.) Los pasos para cumplir con la limpieza, son:

  1.  Colocar las gafas debajo del agua del grifo.
  2.  Dejar que el agua moje con poca presión los cristales.
  3.  Aplicar un poco de jabón en las yemas de los dedos.
  4.  Frotar suavemente ambas caras de los cristales.
  5.  Aclarar con agua limpia debajo del grifo.
  6.  Secar con papel higiénico o pañuelo desechable.
  7.  Asegurarse de que todas las partes metálicas quedan bien secas.

¿Y qué ocurre si no tengo agua disponible? En ese caso, se puede optar por:

  • Paño de microfibra
  • Sprays
  • Toallitas húmedas
  • Aparatos específicos de limpieza por ultrasonido

¿Cómo limpiar correctamente las gafas?

Limpiar las gafas

Cuando nos resulte imposible ir al baño a limpiar las gafas que se acaban de ensuciar, optaremos por el paño (que recomendamos guardar en el estuche). Al igual que cuando la secamos después de lavarlas, es vital sujetar bien los lentes para evitar que se rompan o desajusten las varillas.

Si las sujetas por un lado para limpiar el lado opuesto, el puente recibe demasiada presión y puede quebrarse al medio. En el caso de las gafas sin montura o “al aire”, también podría astillarse el cristal.

Para completar la limpieza, debemos eliminar la suciedad de la montura, principalmente de aquellas partes que están en contacto con la piel o el cabello. Por ejemplo, el puente que se apoya en la nariz o el extremo de las varillas que quedan detrás de las orejas.

Sobre todo cuando hace calor o transpiramos mucho, esas zonas son las que más se ensucian. Para poder quitar toda la suciedad adherida, necesitamos agua y jabón. Algunas personas optan por secar usando secador de cabello para que las bisagras y los tornillos no se oxiden ni se atasquen.

¿Cómo poner y quitar las gafas?

quitar las gafas

La colocación incorrecta de las gafas puede provocar el desajuste paulatino de las varillas y añadir estrés al material; además, podrían caer al suelo. Siempre tenemos que usar ambas manos para quitar y poner los lentes. Si lo hacemos con una sola mano, estaremos forzando la bisagra del lado contrario. Eso debilita su capacidad de sujeción y causa roturas.

Te recomendamos leer también: Una cirugía de tan solo 8 minutos promete dar una visión perfecta para siempre.

Accesorios para las gafas

Son 3 los objetos que no debemos dejar de lado para que nos acompañen cuando usamos gafas:

1. Estuche

Estuche

Debe ser rígido y de tamaño adecuado, de modo que queden bien protegidas en caso de caídas o presiones fuertes.

2. Cadenas o cordeles

Quizá a los jóvenes no les agraden mucho los porta lentes que usan las personas mayores. Sin embargo, pueden ser útiles para aquellos que las usen solo para leer; o sea, que no las lleven puestas permanentemente. Por otro lado, también puede ser algo peligroso andar con las gafas colgando, ya que pueden engancharse con cualquier otro objeto.

3. Fibras de limpieza

No solo sirven para quitar la suciedad, sino también para envolver las gafas cuando las llevamos en el estuche.

Consejos adicionales para cuidar las gafas

cuidado de las gafas

Además de los cuidados para limpiarlas y portarlas, hay otras recomendaciones que pueden ayudarte a cuidar tus gafas, sean graduadas o de sol:

  • No las apoyes boca abajo en una mesa o escritorio.
  • Evita la exposición al calor extremo como, por ejemplo, en el coche.
  • No uses la ropa para limpiar los lentes (sobre todo jeans, lana o punto).
  • Cada algunos meses, sería bueno llevar los lentes a la óptica para una limpieza profunda.
  • Si las varillas están muy apretadas, conviene que nos las revisen en la óptica.