¿Existe mayor riesgo de fibrilación auricular en personas con sobrepeso?

La fibrilación auricular también se conoce con el nombre de arritmia, pero ¿afecta solo a las personas con sobrepeso o hay que atender a otra serie de factores?

La fibrilación auricular (FA), también conocida con el nombre de arritmia cardíaca, se caracteriza por latidos irregulares y rápidos. Esto ocurre debido a una contracción o temblor incontrolable que se produce en el músculo. Pero, ¿es mayor el riesgo de fibrilación auricular en personas con sobrepeso o tiene otras causas?

Es cierto que el sobrepeso provoca que las personas sufran diferentes patologías. Entre ellas se encuentra la insuficiencia cardíaca o el riesgo de infarto. Sin embargo, la fibrilación auricular también puede aparecer en quienes tienen una mejor condición física.

La fibrilación auricular en personas con sobrepeso

El exceso de peso es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Esto provoca un aumento de grasa en la sangre y, también, un incremento de la presión arterial y de la glucosa.

No es extraño que con estas condiciones los riesgos de sufrir diabetes, colesterol o padecer un fallo cardíaco se incrementen. Además, el exceso de peso provoca que nos sintamos más fatigados aún realizando un mínimo esfuerzo físico. Esto favorecerá a que nos volvamos sedentarios.

Fibrilación auricular en personas con sobrepeso

Con todos estos condicionantes, parece que existe un mayor riesgo de fibrilación auricular en personas con sobrepeso. Pero, ¿qué ocurre cuando ya tenemos esta enfermedad? ¿Puede que no la sepamos identificar?

Síntomas de fibrilación auricular con exceso de peso

Lo cierto es que los síntomas de la fibrilación auricular en personas con sobrepeso, a veces, pueden confundirse con los que son propios de esta condición física. Veamos algunos de ellos:

  • Fatiga y dificultad para respirar: el exceso de peso provocará que nos cansemos mucho antes y que notemos que nos falta el aire. Esto es debido a la cantidad de grasa que hay en nuestro cuerpo. Pero, también, puede estar causado por la arritmia.
  • Menos capacidad para hacer ejercicio: además de que nos fatigamos con rapidez, el sobrepeso provoca que nuestra movilidad sea reducida y nuestros movimientos más lentos. Si sufrimos fibrilación auricular también notaremos este síntoma sintiéndonos más cansados que de costumbre.
  • Dolor en el pecho y palpitaciones: podemos asociarlo al cansancio extremo del ejercicio que hemos realizado, sin embargo, si estos síntomas se presentan en reposo debemos desconfiar de una fibrilación auricular.
  • Aturdimiento y mareos: si los vahídos y los malestares son constantes, también debemos sospechar de que esto no tiene que ver solo con el exceso de peso.

Otras causas de la fibrilación auricular

Aunque existe un alto riesgo de fibrilación auricular en personas con sobrepeso, esto no quiere decir que la gran mayoría tengan esta enfermedad. Además del exceso de peso deberíamos tener en cuenta otro tipo de factores que pueden hacer que suframos arritmias.

El exceso de ejercicio físico

Cardio en casa

Aunque el ejercicio físico es beneficioso para nuestra salud, el exceso del mismo puede conducir a una fibrilación auricular. Esta enfermedad no aparecerá de manera inmediata, sino que tienen que pasar una serie de años de actividad física elevada para que se manifieste.

Si practicamos deportes de resistencia cuatro horas diarias los siete días de la semana y mantenemos este hábito durante años, nuestro riesgo de sufrir una arritmia se incrementará. El cuerpo necesita reposo y, además, con los años debemos adaptar el ejercicio a nuestra edad.

La altura y el tamaño de la aurícula

La altura es un factor importante que debemos tener en cuenta. Si somos personas altas, un exceso de peso podría aumentar los riesgos de sufrir fibrilación auricular. Por lo que mantener nuestro peso en índices saludables es indispensable.

El motivo por el que la altura incrementa el riesgo de sufrir arritmias es debido a que cuanta mayor sea nuestra altura, mayor será el tamaño de las aurículas. Esta característica provocará latidos irregulares y mucho más rápidos.

A pesar de que la fibrilación auricular en personas con sobrepeso se puede dar, también es posible que esta enfermedad afecte a personas con mejor condición física. Por lo tanto, debemos practicar ejercicio con moderación y mantener una alimentación saludable aún siendo personas delgadas.

En el caso de que suframos algunos de los síntomas comentados y tengamos la ligera sospecha de que podemos sufrir fibrilación auricular deberíamos ir al médico para confirmarlo. Un diagnóstico temprano evitará que esta afección vaya a más y nos reste calidad de vida.

  • Miyazawa, K., & Lip, G. Y. (2018). Atrial fibrillation. Medicine (United Kingdom). https://doi.org/10.1016/j.mpmed.2018.07.009
  • Go, A. S., Hylek, E. M., Phillips, K. A., Chang, Y., Henault, L. E., Selby, J. V., & Singer, D. E. (2001). Prevalence of Diagnosed Atrial Fibrillation in Adults. JAMA. https://doi.org/10.1001/jama.285.18.2370
  • Levesque, R. J. R. (2011). Obesity and Overweight. In Encyclopedia of Adolescence. https://doi.org/10.1007/978-1-4419-1695-2_447
  • Bastien, M., Poirier, P., Lemieux, I., & Després, J. P. (2014). Overview of epidemiology and contribution of obesity to cardiovascular disease. Progress in Cardiovascular Diseases. https://doi.org/10.1016/j.pcad.2013.10.016