La fibrilación auricular puede ocurrir también en deportistas

Raquel Lemos Rodríguez·
22 Agosto, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte al
21 Agosto, 2020
¿Sabías que, aunque hagas deporte y no presentes síntomas evidentes, podrías presentar fibrilación auricular al hacer ejercicio? Descubre de qué se trata y si es posible su prevención.

El deporte es una actividad que demanda un esfuerzo de parte de todo el organismo, y no solo los músculos. Todo aquel que alguna vez hizo ejercicio conoce la sensación del aumento del ritmo cardíaco, la temperatura corporal y la respiración. En estos momentos, también puede ocurrir un evento llamado fibrilación auricular. ¿Lo conoces?

La fibrilación auricular es una alteración del ritmo del corazón. También se la denomina arritmia; de hecho, es un tipo de arritmia muy frecuente.

Durante la fibrilación auricular, las dos cavidades superiores del corazón —aurículas— laten de forma irregular, sin coordinar con las dos cavidades inferiores —ventrículos—. Como explica un artículo de Mayo Clinic, esto se debe a que las señales enviadas al corazón se dan de manera caótica y no siempre llegan hasta los ventrículos, pero sí a las aurículas.

El sobrepeso aumenta el riesgo de diferentes patologías, entre ellas la insuficiencia cardíaca o el riesgo de infarto. Sin embargo, la fibrilación auricular aparece también en personas con buena condición física, incluso en deportistas de alto rendimiento, como concluye una revisión publicada por JAMA Cardiology.

anatomía del corazón

Síntomas de la fibrilación auricular

Algunas personas con esta condición no tienen síntomas y solo descubren que la tienen durante un examen médico. No obstante, otras sí pueden experimentar los síntomas habituales, que incluyen:

  • Palpitaciones, es decir, un latido del corazón acelerado, incómodo e irregular en el pecho.
  • Debilidad.
  • Menor capacidad para hacer ejercicio.
  • Falta de aire.
  • Fatiga.
  • Mareos y confusión.

Factores que pueden provocar la fibrilación auricular

La actividad física es importante para tener un estilo de vida saludable. Según la Organización Mundial de la Salud, toda persona adulta debería realizar al menos 150 minutos de actividad física moderada o 75 de ejercicio intenso a la semana para mejorar su salud cardiovascular, entre otros beneficios.

En este sentido, al contribuir a un funcionamiento más eficiente de todo el sistema circulatorio y respiratorio, el ejercicio puede ayudar también a reducir los síntomas de fallas cardíacas, como la fibrilación auricular.

Por lo tanto, es apropiado remarcar que la actividad física moderada es segura y eficaz para las personas que tienen fibrilación auricular. Sin embargo, la investigación es contradictoria respecto de los efectos de la actividad física intensa en las personas con fibrilación auricular.

Actividad física intensa

Se sugiere que la incidencia de fibrilación auricular en atletas entrenados aeróbicamente sería mayor que en atletas sin este tipo de entrenamiento, sobre todo en hombres. Esto es confirmado por un estudio publicado por el Journal of Cardiovascular Electrophysiology.

Las adaptaciones del cuerpo al ejercicio intenso sirven para aumentar la oxigenación de los músculos durante la actividad intensa. Sin embargo, la bibliografía sugiere que algunos mecanismos de adaptación del corazón pueden conducir a tasas más altas de fibrilación auricular, incluso cuando ejerzan efectos positivos, como la prevención de enfermedades del corazón.

Aún así, como aclaramos previamente, se recomienda el ejercicio regular para mejorar la capacidad cardiovascular y reducir la mortalidad. En todo caso, ante cualquier duda, es primordial la consulta con el cardiólogo.

Cardio en casa

Lee también: 7 maneras de aumentar tu actividad física fácilmente

Tamaño de las aurículas

Uno de los factores que podrían predecir el riesgo de fibrilación auricular es el tamaño de la aurícula izquierda. Esto quiere decir que el estiramiento y tensión de la pared auricular puede jugar un papel en el desarrollo de este problema en deportistas. Esta característica podría aumentar el riesgo de latidos irregulares y más rápidos.

También se ha observado —y detallado en publicaciones médicas como el artículo de Mayo Clinic citado con anterioridad— que la obesidad incrementa el riesgo de fibrilación auricular. Esto podría deberse al aumento del tamaño de la aurícula izquierda, a la inflamación crónica o a otros factores de riesgo cardiovascular.

Edad

A medida que se envejece, también es mayor el riesgo de sufrir otras afecciones que aumenten el riesgo de fibrilación auricular. Por ejemplo, presión arterial alta, enfermedad de las arterias coronarias, problemas en las válvulas cardíacas o insuficiencia cardíaca.

Te puede interesar: Ejercicios ideales para mayores de 40

Cómo prevenir la fibrilación auricular

De acuerdo con Johns Hopkins Medicine, portal médico de la reconocida universidad homónima, no todos los casos de fibrilación articular pueden prevenirse. Sin embargo, se explica que las acciones que disminuyan el riesgo de enfermedades coronarias o de hipertensión arterial previenen la fibrilación articular vinculada con estas causas.

Teniendo esto en cuenta, te sugerimos algunas medidas que puedes tomar para prevenir la fibrilación auricular y otras afecciones cardíacas:

  • Seguir una dieta saludable para el corazón, basada en frutas, vegetales y granos integrales.
  • Comer alimentos con bajo contenido de sal, grasas saturadas y grasas trans.
  • Hacer ejercicio de forma regular.
  • No fumar.
  • Mantener un peso saludable.

Finalmente, siempre pregúntale al médico antes de empezar un programa de ejercicios, para asegurarte de que sea seguro y eficaz para ti. También los especialistas pueden asesorarte en materia de nutrición. En definitiva, todos tus hábitos mejorarán o empeorarán tu salud cardiovascular.

  • Fibrilación auricular. Mayo Clinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/atrial-fibrillation/symptoms-causes/syc-20350624
  • MOHANTY, S., MOHANTY, P., TAMAKI, M., NATALE, V., GIANNI, C., TRIVEDI, C., GOKOGLAN, Y., DI BIASE, L. and NATALE, A. (2016), Differential Association of Exercise Intensity With Risk of Atrial Fibrillation in Men and Women: Evidence from a Meta‐Analysis. J Cardiovasc Electrophysiol, 27: 1021-1029. doi:10.1111/jce.13023
  • Karjalainen Jouko, Kujala Urho M, Kaprio Jaakko, Sarna Seppo, Viitasalo Matti. Lone atrial fibrillation in vigorously exercising middle aged men: case-control study BMJ 1998; 316 :1784
  • Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud. Organización Mundial de la Salud. https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/
  • Calkins, H.; Blumenthal, R. Atrial Fibrillation: Prevention, Treatment and Research. Johns Hopkins Medicine. https://www.hopkinsmedicine.org/health/conditions-and-diseases/atrial-fibrillation-prevention-treatment-and-research#:~:text=Not%20all%20cases%20of%20atrial,fib%20due%20to%20these%20causes.
  • Boraita A, Santos-Lozano A, Heras ME, et al. Incidence of Atrial Fibrillation in Elite Athletes. JAMA Cardiol. 2018;3(12):1200–1205. doi:10.1001/jamacardio.2018.3482