Rigatoni al horno

Al finalizar la cocción es fundamental que pasemos la pasta por agua fría para que quede al dente. De lo contrario, seguiría cocinándose y podría perder la textura deseada

El rigatoni al horno es un plato de pasta tubular similar a los macarrones, pero más grandes. Es una receta sencilla y  muy rápida de preparar. Como casi todas las preparaciones que involucran pasta, tiende a ser muy versátil, prestándose para usarse en su elaboración una gran variedad de ingredientes, así que el primer requisito será la imaginación.

Ten presente que la pasta aporta mucha harina, así que lo mejor es que trates de balancear los ingredientes para que sea un poco más ligera. Aunque lo importante es un balance entre los sabores, es recomendable sean muy fuertes, pues estos competirán entre si. Así que recuerda seguir bien nuestras instrucciones, y no olvides leer por completo este artículo antes de ponerte a cocinar.

Ingredientes

champiñones

  • Pasta estilo rigatoni
  • 1 chorizo
  • Media taza de champiñones
  • Pasta de tomate
  • Aceite de oliva
  • Media taza de nata
  • Salsa blanca
  • Queso parmesano

Preparación

Dependiendo de la cantidad de pasta que vayas a preparar, así será el agua que debes usar, normalmente se utiliza un litro por cada paquete de pasta. Así que esa será tu medida base. Lo mejor es que pongas primero a calentar el agua y, una vez esté burbujeando, agregas el rigatoni, de esta manera economizas tiempo y la pasta queda mucho mejor. Déjalos por unos cinco minutos, solo hasta que estén al dente. Una vez llegue al punto óptimo, procede a escurrir, pasar por agua fría, escurrir nuevamente y reservar para después.

Precalienta el horno a 150 grados centígrados. En un sartén pon a calentar dos cucharadas de aceite de oliva, cuando esté caliente, adiciona el chorizo cortado en rodajas y revuelve para que se dore de manera uniforme. Cuando el chorizo empiece a eliminar la grase extra, pon los champiñones, que previamente deberás haber cortado en láminas y procede a saltearlos.

Después de unos minutos vierte la salsa de tomate, la salsa blanca y espolvorea con un poco de queso parmesano. Revuelve todo muy bien y procede a incorporar la pasta, saltéala por unos minutos.

Pon la pasta junto a los demás ingredientes en un molde que sea óptimo para hornear y cubre todo con más salsa bechamel y una capa generosa de queso parmesano. Introduce el molde en el horno y déjalo ahí hasta que veas que el queso ha gratinado.

Después procede a retirar con mucho cuidado el molde del horno, déjalo enfriar por unos minutos, pues el centro deberá estar muy caliente, y sirve junto a un buen vino, pan francés y una sabrosa ensalada.

pasta con guisantes

Consejos adicionales

  • Si no consigues la pasta rigatoni puedes usar los de macarrón normal, no tendrá ninguna incidencia en el sabor, pero no se verá igual.
  • Sabrás que tu pasta está al dente, cuando al cortarla, se puede apreciar una línea o punto blanco en el interior mientras el exterior es más amarillo, aunque suave.
  • Hacer la salsa blanca es muy fácil, simplemente debes poner a derretir un cuadrado de mantequilla a fuego lento y ponle una cucharada de harina, después agregas una taza de leche, subes el fuego a nivel medio y revuelves hasta que la leche espese. Igualmente puedes sazonarla un poco con sal y pimienta. Dependiendo de lo espesa que la quieras podrás poner más o menos harina.
  • Para lograr un salado perfecto de la pasta, te recomendamos agregar una cuchara de sal por cada litro de agua.
  • No pongas más de dos cucharadas de aceite para freír el chorizo, de lo contrario le añadirás una cantidad excesiva de grasa debido al aceite que éste elimina.
  • Puedes poner lonchas de queso doble crema o queso mozzarella sobre la pasta antes de introducirla al horno y esperar a que el queso se dore.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar