¿Sufres rinitis alérgica? Entonces descubre estos 5 remedios caseros

Valeria Sabater·
07 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López al
31 Marzo, 2019
Para aliviar los síntomas de la rinitis alérgica, hay algunos remedios caseros que pueden ser de ayuda gracias a las propiedades de sus ingredientes. Hablamos de ellos en este artículo.
 

¿Sufres rinitis alérgica? Esta es una afección que padece una buena parte de la población. Provoca síntomas molestos a partir de la inflamación de las mucosas nasales y trae consigo la clásica congestión, los estornudos y el bloqueo nasal.

Así, respirar se hace difícil y la inflamación puede llegar a afectar a los ojos, lo que se conoce como “rinoconjuntivitis”. Detrás de todo esto se halla un agente patógeno al que se tiene alergia. Al inhalarlo, el organismo reacciona defendiéndose con este cuadro de síntomas que suelen durar días o semanas.

Cabe señalar también que la rinitis puede aparecer en un resfriado común. No obstante, la rinitis alérgica suele darse con más intensidad en ciertas épocas del año y durar más días que el resfriado común

Cuando aparece esta afección, antes que centrarse en aliviar la sintomatología, es necesario saber cuál es la causa. Para ello, es necesario acudir a un especialista para que realice las pertinentes pruebas alérgicas.

Una vez esté identificado el agente patógeno que origina la enfermedad, hay que seguir las pautas que prescriba el médico. Aun así, para ayudar a aliviar los síntomas en el día a día, nunca está de más tomar algunos remedios.

Remedios caseros si sufres rinitis alérgica

La sabiduría popular indica que los siguientes remedios caseros pueden ser útiles para aliviar las molestias causadas por la rinitis alérgica. No son un sustituto de lo que paute el médico, sino un complemento, si el profesional así lo autoriza.

 

1. Un ajo por las mañanas

mano mujer sujetando diente de ajo pelado.

El ajo es uno de los mejores antibióticos naturales que se pueden encontrar. El compuesto que ayudará a aliviar los síntomas asociados a la rinitis es la quercetina, un flavonoide con múlitples propiedades medicinales, como señala este estudio publicado en la revista Biomedicine & Pharmacotherapy.

El ajo tiene propiedades antibacterianas y antivirales, como muestra esta publicación de la revista Medicentro Electrónica, por lo que podría ser de ayuda a la hora de reforzar el sistema inmunitario. Para ello:

  • Toma cada día en ayunas un diente de ajo.
  • Para evitar el mal aliento, puedes masticar después unas hojitas de menta, sin llegar a tragarlas.
  • Incluye el ajo fresco o en polvo en tus platos. Es un buen sustituto de la sal.

Descubre también: Propiedades curativas del ajo

2. Si sufres rinitis alérgica, toma una infusión de ortiga

La infusión de ortiga es un antihistamínico y antiinflamatorio que ayuda a aliviar la rinitis alérgica, tal y como evidencia esta investigación publicada en el Iranian Journal of Pharmaceutical Research. Dentro de la medicina alternativa se alza como uno de los remedios clásicos para las alergias estacionales.

 

Con esta infusión, notarás un alivio en la picazón, los estornudos y en el continuo y molesto goteo de la mucosidad nasal.

Ingredientes

  •  1 vaso de agua (200 ml).
  • 1 cucharadita de ortigas secas (5 g).

Preparación

  • Lleva a ebullición el vaso de agua y añade las ortigas.
  • Deja infusionar 15 minutos y reposar otros 5.
  • Cuélalo. Puedes endulzar con un poco de miel.
  • Podrás tomar este remedio dos veces al día.

3. Vinagre de manzana con miel y limón

Vinagre de sidra de manzana
El vinagre de manzana debe emplearse diluido, ya que puede ser irritante. Úsalo durante 2 o 3 días, hasta calmar las molestias.

Combinar la miel, con el limón y el vinagre de manzana puede ayudar a aliviar los síntomas si sufres rinitis alérgica gracias a sus propiedades antibióticas y antihistamínicas, como señala esta información de la Asociación Científica DSPAyudará a respirar mejor y a reducir la inflamación de las mucosas nasales.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre de manzana orgánico sin filtrar (20 ml).
  • 2 cucharadas de jugo de limón (20 ml).
  • 1 cucharada de miel (25 g).
  • 1 vaso de agua ( 200 ml).

Preparación

  • Mezcla todos los ingredientes en un vaso de agua tibia.
  • Tómalo dos veces al día en los días en que sufras de rinitis alérgica.

4. Vapor de eucalipto

Inhalar vapor es una opción que puede ayudar a despejar las vías respiratorias y destapar la nariz gracias a sus numerosas propiedades beneficiosas para diversas afecciones respiratorias, como evidencia este estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid.

 

Ingredientes

  • Una olla de agua caliente.
  • 4 gotas de aceite esencial de eucalipto.
  • 4 gotas de aceite esencial de menta.

Preparación

  • Lleva el agua a ebullición. Cuando hierva, apaga el fuego y añade los aceites esenciales.
  • Cúbrete la cabeza con una toalla y respira.

5. Cúrcuma y miel

¿Cómo preparar la cúrcuma con miel de abejas?
Este remedio natural puede incluirse en el marco de una dieta saludable y balanceada. Por sí solo, no sustituye los tratamientos médicos.

La cúrcuma es uno de los antioxidantes naturales más poderosos que se pueden hallar. Es antiinflamatoria y podría ser eficaz a la hora de aliviar los síntomas asociados a las alergias, como evidencia este artículo publicado en la Revista Científica UDO Agrícola.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cúrcuma (10 g).
  • 1 cucharada de miel (25 g).

Preparación

  • Combina los dos ingredientes hasta lograr una crema homogénea.
  • Puedes tomar una cucharada en ayunas y luego otra al mediodía.

Descubre: La cúrcuma, una especia con muchas propiedades

Si sufres rinitis alérgica…

Como has podido comprobar, hay algunos remedios naturales que pueden ser de gran ayuda a la hora de aliviar los síntomas de la rinitis alérgica gracias a sus propiedades.

No obstante, es primordial que acudas al especialista para que proporcione un diagnóstico y tratamiento adecuados a tu caso y para que consultes cualquier duda que puedas tener antes de hacer cualquier cambio en tus hábitos de vida.