Risperdal: clave en el tratamiento de la esquizofrenia

El risperdal es un fármaco antipsicótico atípico que se utiliza, entre otras indicaciones, para el tratamiento de la esquizofrenia.

El risperdal es un fármaco que cada comprimido del mismo contiene 10 mg del principio activo denominado risperidona. Entre otras indicaciones, podemos destacar el tratamiento de la esquizofrenia como el principal uso de este medicamento.

Pertenece al grupo de los antipsicóticos atípicos y presenta la ventaja sobre los antipsicóticos típicos de producir menos síntomas extrapiramidales y de su uso al no estar asociado al desarrollo de agranulocitosis.

Los síntomas extrapiramidales son típicos en los tratamientos con fármacos antipsicóticos y se caracterizan por producir alteraciones motoras como acatisia (inquietud motora imposible de detener), distonía (contracciones involuntarias, sobretodo de los músculos de la parte superior del cuerpo), pseudoparkinsonismo y discinesia (movimientos complejos y estereotipados).

Usos del risperdal

Como ya sabemos, este fármaco está indicado principalmente para tratar la esquizofrenia. Esta enfermedad psiquiátrica cursa con disociación y desorganización de la personalidad, de la ideación y del raciocinio producidas por una hiperactivación dopaminérgica.

Sin embargo, también puede utilizarse para tratar otras enfermedades a parte de la mencionada anteriormente. Es usado en el tratamiento a corto plazo, hasta 6 semanas, de la agresión persistente que puede aparecer en los pacientes que sufren Alzheimer.

Estás agresiones pueden ir dirigidas tanto a ellos mismos como a otras personas. De todas formas, antes de empezar el tratamiento con risperdal, se debieron haber intentado otros tratamientos alternativos.

Otra indicación que tiene es la del tratamiento a corto plazo de la manía aguda o episodios mixtos. Si sufre una manía puede sentirse muy excitado, exaltado, agitado o hiperactivo. Estos episodios aparecen en una enfermedad que se conoce como trastorno bipolar.

Por último, el risperdal se puede utilizar a corto plazo, hasta 6 semanas, para combatir la agresión persistente en niños de 5 años de edad en adelante y en adolescentes con una capacidad intelectual disminuida o con retraso mental.

A pesar de tener todas estas indicaciones, hay situaciones en las que la administración del risperdal está contraindicada. El caso más peligroso es cuando el paciente es alérgico al fármaco. La hipersensibilidad se puede presentar como falta de aire, rash cutáneo, picazón o hinchazón facial. Si se presenta alguno de estos síntomas, es de suma importancia que se consulte al médico de inmediato.

Lee también: Tratamiento de la esquizofrenia

¿Cómo funciona el Risperdal en nuestro organismo?

La risperidona, el principio activo del risperdal, es un antipsicótico que debe su eficacia a la capacidad de bloquear los receptores del neurotransmisor dopamina. Por lo tanto, es un fármaco que actúa como antagonista de los receptores de la dopamina, que como hemos visto antes, su exceso es el encargado de desarrollar los episodios esquizofrénicos.

También se ha implicado la serotonina en el trastorno esquizofrénico, ya que ejerce una función moduladora sobre las vías dopaminérgicas.

Por ello, muchos antipsicóticos, como es el caso de la risperidona, además de bloquear los receptores de dopamina, también actúan como antagonistas y agonistas de distintos receptores serotonérgicos. En concreto, la risperidona actúa sobre los receptores dopaminérgicos D2 y sobre los receptores serotonérgicos 5-HT2.

Farmacocinética

El risperdal se administra por vía oral principalmente, aunque también acepta la vía intramuscular. Esta segunda opción se utiliza en el caso en el que no se pueda tomar por vía oral, ya que es una administración más dolorosa.

Después de una dosis oral, las absorción es máxima y se alcanza, independientemente de la presencia o no de alimentos en el estómago, en 1 o 2 horas.

La risperidona se metaboliza en el hígado, concretamente por la isoenzima CYP 2D6 del citocromo hepático P450. La principal reacción química que sufre para su biotransformación es la N-desalquilación.

Como resultados de estas transformaciones, se forman varios metabolitos, siendo el más importante la 9-hidroxi-risperidona, que es tan eficaz como el fármaco de partida. Al ser un fármaco que se metaboliza por el hígado, hay que tener precaución si se está administrando alguno otro con la capacidad de inhibir o inducir la isoenzima CYP 2D6, ya que puede aumentar o diminuir considerablemente el efecto de la risperidona.

También hay que tener precaución con los fármacos que se unen mucho a proteínas plasmáticas. Esto se debe a que la risperidona también se une en un alto grado a proteínas del plasma y, si dos fármacos compiten por la unión uno de ellos desplazará al otro aumento su fracción libre en la sangre. Si esto ocurre, lo efectos del fármaco estarán potenciados pudiendo llegar a producir un cuadro tóxico.

Por último, es importante saber que este fármaco se elimina principalmente por vía renal. Una pequeña parte, el 10%, se excreta con las heces. La disfunción renal prolonga la eliminación de risperidona y de su metabolito activo. Por esta razón, los pacientes que sufren disfunción renal se les han de diminuir la dosis.

Ver también: Los científicos estarían cada vez más cerca de comprender las causas de la esquizofrenia

Reacciones adversas

El Risperdal, además de actuar sobre los receptores dopaminérgicos y serotonérgicos implicados en la esquizofrenia, también antagoniza otros como los α1- adrenérgicos desencadenando reacciones adversas tales como:

En cuanto a la incidencia de los síntomas extrapiramidales típicos del tratamiento con antipsicóticos, ésta es mucho menor con la risperidona en comparación con otros fármacos. Esto se debe a que la risperidona tiene un efecto antagonista sobre los receptores de la serotonina que contrarresta su actividad dopaminérgica.

Sin embargo, como estos efectos son dosis-dependientes, cuando se administra una dosis de risperidona mayor a 10mg/día, aumenta el riesgo de que estos aparezcan. Por último, también se ha descrito el síndrome neuroléptico maligno en algunos pacientes. Esta reacción adversa se caracteriza por:

  • Hipertermia.
  • Pulso y tensión inestables.
  • Rigidez muscular.
  • Elevada mortalidad.

[featured-post url=”https://mejorconsalud.com/benzodiacepinas-cuales-efectos-secundarios/”]

María Vijande

Estudiante de Farmacia y curiosa a tiempo completo. Lectora, música y deportista a tiempo parcial. Y ya, que definir es limitar!

Ver perfil