Ritmos circadianos: ¿cómo influyen en nuestra salud?

04 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La alteración de los ritmos circadianos es un factor de riesgo de varias enfermedades. Aunque muchos lo ignoran, estos regulan procesos determinantes para la salud. En este espacio detallamos más al respecto.
 

Los ritmos circadianos pueden compararse con un reloj interno que tienen todos los seres vivos. El ser humano forma parte de ese ecosistema global y por eso las personas también sincronizan con el medio ambiente.

Esa sincronización se logra gracias a los ritmos circadianos. Estos marcan el comienzo y el final de diversos procesos fisiológicos que se realizan en ciclos diarios y que responden, en especial, a dos variables: luz y oscuridad.

Los animales, las plantas y hasta el más minúsculo de los microbios tiene este reloj interno, que les permite sincronizar su actividad con el movimiento de rotación de la tierra. Sus procesos conforman una periodicidad biológica de 24 horas, y al estudio de estos fenómenos se le conoce como cronobiología.

El nombre de ritmos circadianos fue acuñado por Franz Halbert, quien introdujo este término en 1950. Sin embargo, el tema venía estudiándose desde mediados del siglo XIX. Algunos de los científicos que desarrollaron a fondo este concepto fueron Jeffrey C. Hall, Michel Rosbald y Michel Young, en 1980.

¿Cómo funcionan los ritmos circadianos?

El sistema circadiano está compuesto por un componente visual, representado en los fotorreceptores. Estos generan una señal llamada “circadiana”, que llega a los sistemas efectores; estos son una red que segrega determinadas sustancias cuando recibe un estímulo específico.

La señal o información llega al cerebro; allí se procesa a través de una zona llamada núcleo supraquiasmático. Una vez ocurre esto, se emiten órdenes al resto del organismo para efectuar la sincronización correspondiente.

 

En función de los ritmos circadianos se tiene más hambre a determinadas horas del día o se siente más sueño. La sincronización de ese reloj interno es la que determina cuánta energía se necesita en cada momento del día.  Gracias a ello, pueden regularse los procesos del metabolismo.

Estos ritmos forman parte del reloj biológico, que es un dispositivo de tiempo innato, que está presente en todos los organismos. Los relojes biológicos son tres:

  • Ritmos circadianos. Son ciclos de 24 horas, aproximadamente.
  • Ritmos infradianos. Tienen más de 24 horas; un ejemplo es el ciclo menstrual, de 28 días.
  • Ritmos ultradianos. Duran menos de 24 horas; ejemplo de estos son las fases del sueño.
Reloj biológico
Los ritmos circadianos determinan procesos como la sensación de hambre o sueño a determinadas horas.

Te puede interesar: ¿Cuál es la mejor hora para tomar los medicamentos?

Cómo influyen los ritmos circadianos en la salud

La influencia de los ritmos circadianos no es directa. Sin embargo, las alteraciones de este ciclo hacen que los organismos sean más propensos a sufrir ciertas enfermedades. Su relación con el metabolismo es clave a la hora de prevenir o favorecer la aparición de determinadas patologías, como la diabetes y la obesidad.

 

Los ritmos circadianos influyen, y en gran medida determinan, los ciclos de sueño y vigilia, los ciclos hormonales, los hábitos de alimentación, la temperatura corporal e incluso los procesos de cicatrización. Por lo tanto, su desequilibrio podría favorecer la aparición de enfermedades vinculadas a estas actividades.

La irregularidad en estos ritmos se relaciona con trastornos del sueño. Esto, a su vez, es un factor que tiene el potencial de dar origen a otras patologías físicas. También se relacionan con afecciones mentales como la depresión, trastorno bipolar y trastornos afectivos.

Michell Young señala que, incluso, los ritmos circadianos influyen en la eficacia de los medicamentos o tratamientos como la quimioterapia. Estos alcanzan mayor efectividad a determinadas horas del día. De hecho, los efectos secundarios pueden ser menores si ciertas drogas se suministran en los momentos óptimos.

Cómo influyen los ritmos circadianos en la salud
Un descontrol en los ritmos circadianos está asociado a los trastornos del sueño.

Lee también: El sueño irregular puede aumentar el riesgo de problemas cardiovasculares

Factores que producen alteraciones en estos ciclos

Los ritmos circadianos pueden alterarse y desequilibrarse por varias razones. En la actualidad, se cree que ciertos factores asociados a la vida moderna influyen negativamente en ellos. Por ejemplo, el uso exagerado de luces artificiales, trabajos en turnos nocturnos o con poca luz natural, costumbre de comer a cualquier hora y escasas horas de sueño.

 

El fenómeno conocido como jet lag, que se produce al cambiar de zona horaria de manera brusca, también podría favorecer esta alteración. Otras causas que contribuyen a alterar los ritmos circadianos son:

  • La vida sedentaria.
  • El descontrol en la alimentación.
  • Los cambios inadecuados en los patrones del sueño.
  • Mutaciones internas del cuerpo.

Estos ciclos son un medio de armonización con el ambiente en que se vive. Mantenerlos en equilibrio es fundamental para preservar la buena salud. Se puede lograr este cometido llevando un estilo vida saludable y, sobre todo, respetando las horas naturales del sueño y de alimentación.

 
  • Navarro, N. C. (2009). Los fotorreceptores, esas fascinantes células. Sociedad Española de Bioquímica y Biología.
  • Guadarrama-Ortiz, P., Ramírez-Aguilar, R., Madrid-Sánchez, A., Castillo-Rangel, C., Carrasco-Alcántara, D., & Aguilar-Roblero, R. (2014). Controladores del tiempo y el envejecimiento: núcleo Supraquiasmático y glándula pineal. International Journal of Morphology, 32(2), 409-414.
  • Valdez Ramírez, P. (2005). Ritmos circadianos en los procesos atencionales del ser humano (Doctoral dissertation, Universidad Autónoma de Nuevo León).