Rollitos de jamón y calabacín

Es muy importante que cortemos el calabacín con un grosor que nos permita manipularlo sin romperlo. Así, además, tardará menos en cocinarse. Para evitar el exceso de aceite podemos escurrirlo en una servilleta

Si estás pensando en elaborar un delicioso aperitivo, pero estás corto de ideas, te traemos estos deliciosos rollitos de jamón y calabacín. Normalmente dejamos de hacer cosas que son en realidad muy sencillas, porque terminamos complicándonos haciendo listas y menús, por eso les traemos una receta que es muy fácil de elaborar y con la que obtendrás un resultado exquisito.

Los rollitos es un plato que permite muchas variaciones, prácticamente cualquier ingrediente que decidas adicionarle, serán bien aceptado, siempre que exista un equilibrio en los sabores. Una de las opciones más comunes es precisamente la que reúne el jamón y el queso, pero para darle ese toque extra, decidimos añadirle calabacín, así que pongámonos manos a la obra:

Ingredientes

  • Jamón York
  • Calabacines
  • Queso mozzarella
  • Huevos
  • Harina
  • Pan rebanado
  • Aceite de oliva
  • Mantequilla (Opcional)

Preparación

Calabacines

Corta los calabacines en láminas muy finas, deben quedar lo suficientemente flexibles como para poderlas doblar sin que esto represente ningún inconveniente (por ejemplo que se rompan a la mitad). Realiza este paso también con el queso, para ahorrar tiempo puedes usar un queso que ya venga en láminas, como es el caso de los quesos para preparar emparedados.

Ahora procedemos, con mucho cuidado, a poner una lámina de calabacín junto con una lámina de queso y otra de jamón, procurando que sea el calabacín el que quede en la parte superior del rollito. Enróllalas empezando por los extremos y procura que queden muy compactas, de lo contrario corres el riesgo de que se desbaraten o acumulen demasiado aceite. Una vez los hayas enrollado sujeta cada rollito con un palillo de madera.

Pon a calentar una generosa cantidad del aceite de oliva en una sartén para freír, déjala calentando a fuego lento. Pasa la harina por un colador o tamiz para eliminar los grumos y después enharina cada uno de los rollitos, sacúdelos para retirar todos los excesos.

Bate un huevo hasta que se integren bien la yema y la clara, si lo deseas agrega un poco de sal para añadirle un poco de sabor al plato. Ahora pasa tus rollitos enharinados por los huevos y fríelos en el aceite bien caliente. Dales vuelta constantemente para lograr que se frían de manera homogénea y retíralos de la sartén, cuando estén dorados por todas partes. Déjalos reposar unos instantes sobre una servilleta o toalla de papel de cocina, para retirar los excesos de grasa.

Queso vegano

A parte, derrite un poco que mantequilla y pon el pan sobre esta. Deja que tome un color dorado. Una vez retires el pan del fuego, pon sobre este tus rollitos. Trata de envolverlos con el pan, para esto no deberás dejar que se tueste demasiado. Sin embargo, si prefieres el pan bien tostado, puedes simplemente poner los rollitos sobre el pan y usarlo para decorar. Si decides enrollar el pan, entonces deberás asegurarlo con el palillo que habías puesto en tus rollitos previamente.

Ahora puedes servirlos de esta forma o acompañarlos con alguna ensalada verde, quedarán deliciosos y además serán un excelente aperitivo para acompañar tus platos más elaborados.

Consejos adicionales

  • El jamón que selecciones para hacer esta receta, puede ser el de tu preferencia. Sin embargo, deberás tener en mente los tiempos de preparación, pues afectará el resultado de la receta. 
  • Para decorar puedes poner encima una capa de queso mozzarella, o si prefieres queso parmesano. Precalienta el horno por unos minutos a 150 grados, si tu horno tiene la opción de ponerlo sólo a dorar utilízala. Lleva tus rollitos al horno por unos minutos, sólo el tiempo conveniente para que el queso se funda y tome color. 
  • Si quieres maximizar el sabor del jamón, puedes sofreírlo en mantequilla por unos segundos y usar esa mantequilla para tostar el pan. 
  • Cortar las láminas lo más fino posible, es importante también porque reduce considerablemente el tiempo de preparación al momento de freírlas. 
  • Puedes remplazar la sal sumergiendo los rollitos en un poco de caldo a base de carne y sacúdelos para retirar el exceso de humedad, debes hacer esto antes de enharinarlos.
  • La cantidad de jamón y calabacín que uses, dependerá de las porciones que vayas a preparar.