Rollo de patata relleno de atún

El rollo de patata con atún es como una ensaladilla enrollada, por lo que puedes agregarle los mismos ingredientes o bien variarlos en función de tus gustos

El rollo de patata relleno de atún es un primer o único plato exquisito. Además, puede tomarse tanto en invierno, cuando hace frío, como en los meses de verano, cuando el calor aprieta.

El relleno puede ser de atún, pero puedes incorporar los ingredientes que prefieras: huevo duro, maíz, atún, jamón york, cebolla, pimiento, aceitunas… Para que te hagas una idea, es como una ensaladilla de patata, pero gigante y enrollado.

Si te va gustando la idea, tanto en invierno calientito, como en verano fresco como ensaladilla, este plato sorprenderá por su fácil elaboración. Además, sus ingredientes son baratos y su presentación es muy original.

Esta receta es como hacer un brazo de gitano o pionono salado gigante. Pero en este caso el bizcocho es la patata, y el relleno es de lo que tú prefieras.

Sin embargo, si te parece, vamos a mostrarte cómo hacer un rollo de patata relleno de atún. Además de este pescado, añadiremos pimiento, cebolla y huevo duro. Si no te gusta alguno de estos ingredientes puedes omitirlo o sustituirlo sin problema, ¡tú mandas! Vamos a ello.

Rollo de patata relleno de atún 

Rollo de patata relleno de atún

Ingredientes

  • 1 kilo de patatas
  • 3 huevos
  • 2 latas de atún
  • Media cebolla
  • Medio pimiento rojo. Puede ser verde o amarillo, como te guste
  • Una pizca de sal
  • Mayonesa
  • Lechuga

Prueba también tomates rellenos con atún: una receta ligera y deliciosa

Preparación de la base

  1. Lava las patatas bajo el grifo y quítales los posibles restos de tierra. Quita imperfecciones.
  2. Pon una olla con sal en el fuego y hierve las patatas enteras, con piel y todo, junto con una pizca de sal.
  3. Una vez el agua esté hirviendo, deja pasar unos 20 minutos. Comprueba de que están hechas, pincha una con un tenedor y verifica que están blandas.
  4. Aparte, en un cazo y con otra pizca de sal, añade los huevos y cuécelos durante 10 minutos una vez que el agua hierva.
  5. Deja enfriar un poco la patata y los huevos. Reserva cada uno aparte.
  6. Una vez que las patatas están frías, quítales la piel y aplástalas con un tenedor, hasta formar un puré.
  7. Extiende sobre la mesa de la cocina o banco de trabajo una lámina extensa de papel film. Coloca la patata aplastada por todo el papel. Deja un centímetro libre en todos los bordes.
  8. Ahora pasamos a los huevos. Pélalos y reserva una yema de huevo de uno de ellos. El resto trocéalo.
  9. Toma la cebolla, el pimiento y hazlo a trozos muy pequeños, como si fueras a hacer un pisto, por ejemplo.

Cómo hacer el rollo de patata

Mayonesa para el rollo de patata

  1. Al igual que si hiciéramos una pizza, extiende sobre el puré de patata el atún, el huevo duro, la cebolla y el pimiento, todo muy troceado.
  2. Una vez puestos los ingredientes encima, (te recordamos que puedes poner lo que quieras, esto es solo un ejemplo) llega el momento de enrollar.
  3. Con la ayuda del papel film de la base, estira un extremo hacia arriba y ayuda a que la patata cubra los ingredientes y enrolla todo. Tiene que quedar un cilindro grande, a modo de brazo de gitano, con la patata fuera y algo dentro como comienzo del enrollado, y los ingredientes dentro.
  4. Si el rollo de patata relleno de atún queda muy largo, puedes partirlo en dos con un cuchillo y ponerlos en dos platos.
  5. Deja enfriar en la nevera por lo menos media hora.

Prueba a hacer un pastel de carne y patatas muy fácil de preparar en casa

Decoración y formas de servir

Antes de servirlo a tu familia o invitados, llega el momento de decorar:

  1. Unta todo el rollo con mayonesa (parte superior y lados).
  2. Ralla la yema de huevo que reservaste y espolvoréala por encima de los rollos.
  3. Lava y corta la lechuga en juliana, y añádela alrededor del rollo, como una base de plato.

Como decoración opcional puedes poner unas tiras de anchoa, unas aceitunas troceadas, zanahoria rallada, unos tomates cherry… o lo que se te ocurra.

Puedes servirlo tibio para los días de invierno. Pero también puedes dejarlo enfriar en la nevera, si es que hace calor, como una fresca ensaladilla de patata.

Por otra parte, lo puedes presentar como primer plato acompañado de una carne. Pero también puedes hacerlo como plato único o como aperitivo en pequeñas cantidades y acompañado de una cerveza fresquita o una sangría. Tentador, ¿no?