¿La ropa nos protege del sol?

Daniela Echeverri Castro·
30 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
27 Julio, 2020
Hay quienes consideran que la ropa es una barrera física para evitar las agresiones causadas por los rayos del sol. Sin embargo, no todos los tejidos son útiles. ¿Qué debemos saber al respecto? 
 

Cuando hablamos de protección solar, lo primero que se nos viene a la cabeza son las cremas especializadas en ello. Sin embargo, más allá de emplear este producto, hay otras medidas útiles para mitigar el impacto negativo de los rayos UV. ¿Qué tan cierto es que la ropa nos protege del sol?

En realidad, más de lo que imaginamos. Entidades como The Skin Cancer Foundation destacan que las prendas son «la primera línea de defensa contra el sol». Incluso, siempre y cuando se elijan los tejidos adecuados, llegan a ser más seguras que el propio protector solar.

¿Por qué se dice que la ropa nos protege del sol?

La principal razón por la que la ropa nos protege del sol es porque consigue mitigar el impacto de los rayos UV sobre la piel. Se destaca por encima de la crema solar, pues la mayoría de personas no saben usar de manera adecuada este producto.

Lo ideal es que el protector solar tenga al menos 50 SPF; además, deberíamos aplicar una onza de manera uniforme por toda la piel expuesta y repetir su uso cada 2 horas en caso de estar al sol.

Ahora bien, aunque es un hecho que las prendas son una barrera de protección contra el sol, hay que tener en cuenta que no todos los tipos de tejidos funcionan. Como pasa con el protector solar, hay cierta variación con respecto a su capacidad fotoprotectora.

Ropa UV en niños
La ropa con protección UV es clave en los niños, quienes poseen pieles más sensibles.
 

Te puede interesar: Cómo protegerse del sol en verano

¿Qué tipo de ropa nos protege del sol?

En líneas generales, para que la ropa cumpla su función de protección frente al sol, es necesario considerar ciertos factores: materiales de fabricación, colores, tamaño y ajuste. A partir de esto, es posible que haya o no suficiente resguardo ante los rayos ultravioleta.

Materiales

La ropa elaborada en poliéster, lycra, nylon y acrílico parece brindar más protección que la ropa hecha de algodón. Esta última puede contener ligninas naturales que actúan como absorbentes de los rayos ultravioleta. Por el contrario, los tejidos brillantes reflejan la radiación y mitigan su impacto.

También resulta conveniente que optemos por prendas de tejidos de punto apretado, como el jean o el paño, pues sus agujeros son más pequeños entre hilos y bloquean más el sol. En cambio, tejidos sueltos como sedas y encajes facilitan su impacto.

Colores

Contrario a lo que muchos piensan, la ropa clara no es la mejor para épocas como el verano. Las telas de colores vivos u oscuros absorben más radiación UV que las que tienen colores pálidos. En particular, son buenas opciones el rojo, el negro, el azul marino y los tonos satinados.

Tamaño

Por obvias razones, las prendas cuyos tamaños alcancen mayor cobertura son las mejores para protegernos del sol. Considerando esto, debemos optar por camisas de manga larga, pantalones y faldas largas.

Ajuste

Respecto al ajuste de las prendas, las mejores serán aquellas que nos queden holgadas. Las prendas que son demasiado ajustadas pueden deteriorarse por el esfuerzo que hacemos al utilizarlas. Esa fuerza que les aplicamos hace que las fibras se estiren o se rasguen, lo que facilita el paso de los rayos UV.

 

Actividad

Algo que no podemos pasar por alto cuando buscamos protección solar con la ropa es la actividad que estamos realizando. Sin importar si protege mucho o no, cuando se moja reduce su efecto protector, ya que se vuelve más transparente. Por lo tanto, será necesario cambiarla lo antes posible.

Juegos en la playa entre niños en verano
En el verano, la exposición a la radiación solar es mayor, por lo que la ropa especial cobra relevancia.

Descubre: ¿Qué ingredientes debe incluir un buen protector solar?

La ropa con UPF alto nos protege del sol

En la ropa, el factor de protección ultravioleta (UPF) es el que determina qué tanto puede mitigar un tejido la radiación. Así las cosas, resulta conveniente elegir las telas UPF 50, las cuales bloquean tanto los rayos UVB como los UVA hasta en un 98 %.

En la actualidad, hay varias compañías que fabrican prendas destinadas a proporcionar protección solar. Es común que en su etiqueta tengan este dato, el cual es otorgado por entes como The Skin Cancer Foundation. Si el tejido alcanza los 30 UPF, obtiene un sello de recomendación; entre tanto, si tiene 50+ UPF, se califica como excelente.

El protector solar sigue siendo necesario

Aunque la ropa tenga un factor de protección ultravioleta amplio, es necesario reforzar los cuidados de la piel con protector solar. Como lo expone una publicación en Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology, este producto protege frente al fotodaño y reduce el riesgo de envejecimiento prematuro y cáncer de piel.

 

Su aplicación diaria, incluso en los días nublados, es imprescindible. Además, en días calurosos o durante el verano, lo debemos usar con más regularidad, mínimo cada dos horas. Por último, podemos complementar los cuidados con el uso de sombreros de ala ancha y gafas con filtro solar.

  • Venosa, Ali. (AUGUST 11, 2017). Dress to Protect: 5 Things that Affect How Well Your Clothes Block UV Rays. The Skin Cancer Foundation. Available in https://www.skincancer.org/blog/dress-to-protect-5-things-that-affect-how-well-your-clothes-block-uv-rays/
  • Gambichler T, Altmeyer P, Hoffmann K. Role of clothes in sun protection. Recent Results Cancer Res. 2002;160:15-25. doi:10.1007/978-3-642-59410-6_3
  • Adam J. Sun-protective clothing. J Cutan Med Surg. 1998;3(1):50-53. doi:10.1177/120347549800300115
  • Latha MS, Martis J, Shobha V, et al. Sunscreening agents: a review. J Clin Aesthet Dermatol. 2013;6(1):16-26.