Rosácea: Qué es y cómo la tratamos de manera natural

Para evitar interacciones entre estos remedios naturales y nuestro tratamiento médico, siempre deberemos consultar con el especialista antes de utilizarlos.

Existen enfermedades que pueden pasar desapercibidas para el resto de las personas. No obstante, hay otras como en el caso de la rosácea, que son imposibles de ocultar porque en la mayoría de los casos afecta el rostro del paciente.

A parte de las molestias propias de este padecimiento, debemos incluir aspectos que afectan la autoestima. Puede causar depresión y hasta provocar dificultades a la hora de relacionarnos con otras personas. A continuación te detallamos en qué consiste y cómo la tratamos de manera natural. 

Qué es la rosácea

Es una enfermedad crónica de la piel en la que los vasos sanguíneos se inflaman. Suele aparecer en personas de entre 30 y 50 años. Por lo general, afecta al rostro y, en ciertos casos, a los ojos. También puede brotar en otras zonas del cuerpo en raras ocasiones.

Por desgracia, no se ha encontrado la cura para esta enfermedad. Sin embargo existen medidas que ayudan a tratarla y controlarla. Como toda enfermedad los mejores resultados del tratamiento se consiguen con un diagnóstico precoz.

El tratamiento médico puede incluir aplicación tópica de medicamentos en casos leves. En cambio, en estadios más avanzados en general se necesita de medicación vía oral.

¿Cómo se manifiesta en la piel?

  • La rosácea produce enrojecimiento de la cara, en especial en la zona media del rostro.
  • Además pueden aparecer nódulos inflamatorios y la presencia de hinchazón y ardor.
  • También surgen pequeñas venas debajo la piel.
  • En caso de afectar los ojos estos se pueden inflamar, se resecan y se produce la sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.
  • A causa de la rosácea la piel se va engrosando.
  • Por ello, la nariz se puede notar hinchada y aumentada de tamaño. La deformidad de la nariz afecta más a los hombres y se denomina rinofima.

Factores desencadenantes

La rosácea presenta brotes recurrentes. Por tanto, debemos evitar los factores que activen esos episodios:

  • Contacto directo con el sol.
  • Ejercicio intenso.
  • Estrés.
  • Viento.
  • Menopausia.
  • Temperaturas muy frías.
  • Baños de agua caliente.

Remedios naturales para la rosácea

En primer lugar, recuerde siempre comentar con su médico sobre su intención de iniciar un tratamiento natural Así podrá evitar interacciones con medicamentos que le haya indicado.

Las medidas naturales que mencionaremos a continuación se utilizarán por sus efectos antiinflamatorios y antimicrobianos. Destinados por supuesto a disminuir la inflamación de los vasos sanguíneos del rostro. Al mismo tiempo, también para impedir que microorganismos puedan producir infecciones a partir de las lesiones ya existentes.

  • Manzanilla: Se debe limpiar el rostro con una infusión de una cucharadita de flores de manzanilla en un par de vasos de agua. Los jabones con extracto de manzanilla también pueden resultar beneficiosos.
  • Vinagre de manzana: Limpiar el rostro con vinagre de manzana, una cucharada diluido en un vaso de agua.
  • Aceite de oliva: Aplicación de masajes suaves con aceite de oliva, realizando círculos con los dedos.
  • Pepino: aplicar unas rodajas de pepino sobre las zonas inflamadas durante 5 minutos. Cremas a base de pepino resultan favorables para estos pacientes.
  • Avena: La harina de avena reduce la picazón, disminuye el enrojecimiento, a la vez de actuar como antiinflamatorio. Coloque un poco de agua en una taza y añada 2 cucharadas de harina de avena. Frote sobre el área afectada.
  • Aceite de árbol de té: Por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias. Aplicar mediante el dedo índice unas gotas frotando lentamente.
  • Trébol rojo: contiene calcio, potasio, magnesio, fósforo, tiamina, niacina, y vitamina C. Se puede beber té de trébol rojo 2 veces al día.
Aceite de oliva para la rosácea

Alimentos que deben evitarse

Si queremos mejorar nuestra calidad de vida y reducir al máximo la intensidad de la rosácea debemos cambiar nuestra dieta. Hay algunos alimentos que pueden ser perjudiciales y que deberíamos evitar o limitar.

En especial, debemos controlar el consumo de bebidas alcohólicas y condimentos, en especial los más picantes. Tampoco son beneficiosos los quesos fermentados.

Consejos

Por último, no debemos olvidar estos útiles consejos:

  • Utilizar siempre protector solar.
  • Recurrir a cosméticos para pieles sensibles.
  • Secar el rostro con golpeteos suaves.
  • Consumir vitaminas del complejo B.

Tenga en cuenta qué alimentos o situaciones desencadenan sus brotes de rosácea, para poder evitarlos y prevenir episodios repetidos. Consulte de manera inmediata con su médico en caso de presentar los síntomas de rosácea para impedir mayor afectación.