Cómo el ruido afecta nuestra salud

Yamila Papa Pintor · 22 abril, 2015
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 18 diciembre, 2018
Al escucharse sonidos muy intensos, el organismo genera una respuesta hormonal, nerviosa o de intento de fuga.

Las personas que viven en la ciudad están expuestos constantemente a ruidos; la mayoría de ellos, molestos y muy altos. ¿Sabías que eso puede causar problemas psicológicos y físicos? Entérate de cómo el ruido afecta nuestra salud en este artículo.

El ruido nuestro de cada día

La música alta, las alarmas y las bocinas forman parte del ruido ambiental citadino. Desafortunadamente, nos estamos acostumbrando a ello. En ciertas investigaciones, se han descubierto aspectos interesantes de nuestra relación cotidiana con los ruidos.

Además de incrementar los niveles de estrés, la contaminación acústica eleva la presión arterial. Provoca enfermedades cardiovasculares, depresión y fatiga crónica. La mayoría de nosotros convive con los ruidos, cada vez nos molestan menos y no reparamos en ello. Según los médicos, el corazón escucha lo que a veces los oídos no.

La exposición prolongada a ruidos de más de 65 decibelios desencadena problemas en nuestro sistema cardíaco. Igual sucede con la exposición a sonidos más intensos como el de las bocinas, motores y alarmas. Al escucharse sonidos muy intensos, el organismo genera una respuesta hormonal, nerviosa o de intento de fuga.

 

Collage Dolor Oidos

Los ruidos también podrían incrementar la viscosidad de la sangre, así como los lípidos y electrolitos, todos riesgos cardiovasculares muy graves. Según la OMS, el ruido del tráfico está relacionado con enfermedades como la angina de pecho y el infarto agudo al miocardio.

Incluso, se ha demostrado que los ruidos fuertes son más perjudiciales de noche ya que causan insomnio y trastornos del sueño. En el Instituto de Epidemiología de Copenhague, Dinamarca, se llevaron a cabo importantes estudios sobre el ruido.

Estos demostraron que, en mayores de 65 años, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares  aumenta 14% por cada 10 decibeles (dB) añadidos. Dicho cálculo se hizo partiendo de 65 decibeles, lo cual se considera un nivel de ruido “normal”.

El ruido nos estresa

Estar constantemente expuesto a ruidos hace que el cuerpo se mantenga más alerta. Por consiguiente, aumentan los niveles de estrés. Esto trae aparejado un incremento de las hormonas cortisol y adrenalina, así como alteraciones en el sistema inmune, cardiovascular y endócrino.

Se han detectado casos en los que el ruido reduce las defensas del organismo. Esto nos hace más susceptibles a bacterias y virus. En consecuencia, enfermamos fácilmente y a menudo. Por otro lado, el ruido repercute en nuestra salud mental aumentando los niveles de ansiedad, inestabilidad emocional e irritabilidad.

oídos

4 consecuencias perjudiciales del ruido en nuestra salud

Además de lo anterior, vale la pena destacar algunas consecuencias graves de la exposición a entornos demasiado ruidosos:

Afecta las habilidades cognitivas

Esto ocurre a cualquier edad, pero principalmente en niños de edad escolar. Los alumnos que estudian en aulas próximas a la calle u a obras de construcción presentan dificultades con las matemáticas y la lectura.

Por otra parte, en aulas ruidosas, la capacidad de enseñanza de los profesores disminuye un 10%. En universidades e institutos cercanos a vías ferroviarias, carreteras o avenidas muy transitadas, se ha relacionado el ruido con las dificultades académicas.

Te hace menos productivo

El 70% de las oficinas podrían ser más eficientes si las personas trabajaran en un ambiente de calma y silencio. Además de disminuir la productividad, el ruido aumenta la frecuencia de enfermedades de los empleados y los problemas entre ellos.

También, afecta su capacidad para resolver ciertos problemas cotidianos. La mezcla de sonidos interiores y exteriores dificulta la retención de información, la concentración y la realización de tareas básicas. El tiempo de respuesta ante cualquier estímulo siempre será mayor en ambientes ruidosos.

El tráfico es el mayor problema

Las autoridades sanitarias internacionales han realizado mediciones sobre lo que ocurre en el cuerpo cuando se escuchan ruidos muy altos. Estas investigaciones han concluido que Japón es el país más ruidoso de los estudiados, seguido de España. Sus habitantes perciben niveles superiores a los 65 dB durante el día y 55 dB durante la noche.

La principal causa de ruidos en el mundo (no solo en estos dos países) es el tráfico en centros urbanos y periferias. El 80% del ruido a que estamos expuestos diariamente proviene de medios de transporte públicos y privados, de motores y bocinas. La industria representa un 10% y el 10% restante corresponde la reproducción de música en discotecas, conciertos o al uso indebido de auriculares.

  • Alonso, A. E. (2003). “Contaminación acústica y salud”, Observatorio Medioambiental, 6.
  • Boron, W. F., and Boulpaep, E. L. (2005). Medical Physiology: A Cellular and Molecular Approach. Philadelphia, PA: Elsevier/ Saunders.
  • Pastor, A.; Escobar, D.; Mayoral, E., and Ruiz, F. (2014). Ciencias aplicadas I. Madrid: Paraninfo.