Rutina de belleza natural para pieles delicadas

Elena Martínez 4 abril, 2015
Si queremos evitar que la piel se irrite es muy importante que la mantengamos hidratada, tanto por dentro como por fuera, y que para cuidarla optemos por productos naturales

Las pieles delicadas son aquellas que hay que tratar con más cuidado de lo habitual para evitar que se enrojezcan, se irriten o se resequen. No toleran cualquier tipo de cosmético y pueden ser alérgicas a algunos componentes de los productos convencionales.

En este artículo te proponemos una rutina de belleza con productos totalmente naturales para que cuides tu piel de manera sencilla y económica.

Lavarla con agua fría

El agua fría tiene la propiedad de activar la circulación de manera instantánea y, a la larga, va a hacer que tu piel sea cada vez más resistente. En cambio, el agua caliente no es amiga de las pieles delicadas, ya que la suele enrojecer con facilidad.

El primer paso será, por lo tanto, lavarte la cara con agua fría justo al levantarte.

Tonifica tu cutis

Este paso, que muchas personas se saltan, es importante para cerrar los poros y desinflamar la piel. También es muy útil para reducir los párpados hinchados y suavizar las ojeras.

Para la piel delicada, lo más adecuado es usar un tónico totalmente natural, como puede ser el agua de rosas o de hamamelis que, además, tienen un delicioso aroma. Lo ideal es tenerlos en un bote con espray y rociarnos un poco el rostro. Lo sentiremos húmedo durante un par de minutos, y deberemos esperar a que se absorba antes de aplicar ninguna otra loción.

rosa Jacob Whittaker

Hidrátalo con productos naturales

Para hidratar un cutis delicado debes elegir productos lo más naturales posibles, ya que las cremas convencionales pueden contener componentes demasiado agresivos para tu piel. Puedes elegir una crema hidratante natural o, mejor todavía, ecológica, o bien aplicarte directamente un producto 100% natural. Te proponemos los siguientes, que puedes alternar o combinar según tus preferencias o tipo de piel:

  • Aloe vera: Tiene propiedades hidratantes y calmantes. Muy adecuado para pieles mixtas y grasas, ya que elimina los brillos y da un aspecto mate a la piel.
  • Aceite de coco: Este aceite tiene una textura untuosa pero que se absorbe fácilmente. Es hidratante pero sus efectos son muy suaves y adecuados para pieles sensibles. Ideal para pieles mixtas.
  • Aceite de aguacate: El aguacate es un alimento muy nutritivo que aporta ácidos grasos esenciales, tanto si lo consumimos como si nos lo aplicamos directamente en la piel. La manera más efectiva consiste en usar el aceite de aguacate como crema hidratante. Esta es la mejor opción para pieles secas.
aguacate j_silla

Cuidado con los cosméticos

Ya tienes el cutis hidratado y, si no usas maquillaje, esta es la rutina perfecta para una piel sensible. En cambio, si usas cualquier cosmético, es posible que ya hayas tenido que dejar de usar algunos porque te irritaban la piel.

Los productos cosméticos pueden contener sustancias tóxicas, no solo para la piel, sino para nuestra salud en general. Por ello te recomendamos que elijas los que sean 100% ecológicos, sin parabenos ni metales pesados. Son igualmente efectivos, pero mucho más naturales.

labios secos Terriko

Por la noche

Por la noche repetiremos algunos de los pasos de la mañana, pero lo primero de todo será desmaquillar el rostro de manera adecuada. Podemos usar un desmaquillante natural o bien humedecer una toallita en un poco de aceite de almendras.

A continuación nos lavaremos de nuevo la cara con agua fría y volveremos a tonificar e hidratar la piel.

Si tienes la piel muy grasa, puedes simplemente aplicarte el tónico, sin necesidad de volverte a poner la crema hidratante.

Exfoliaciones y mascarillas

Aunque muchas rutinas de belleza recomiendan las exfoliaciones semanales, las pieles sensibles no solo no las necesitan, sino que pueden enrojecerse más de la cuenta.

En cambio, sí que te proponemos que nutras tu piel en profundidad realizándote una mascarilla semanal con alimentos que aporten nutrientes a tu rostro. Puedes usar algunos de los siguientes:

  • Yogur.
  • Miel.
  • Levadura de cerveza.
  • Aceite de oliva.
  • Aloe vera.
  • Leche entera.
  • Aguacate.

Aunque la arcilla puede ser demasiado fuerte para tu piel, sí que puedes optar por la variedad de arcilla rosa, que es mucho más suave, y mezclarla con yogur en vez de con agua.

Verás cómo tu piel queda hidratada y resplandeciente, y sin las antiestéticas rojeces o marcas habituales.

 

Imágenes por cortesía de Jacob Whittaker, j_silla y Terriko.

Te puede gustar