Rutina para cuidar la piel de noche: 7 consejos que debes aplicar

Aunque no nos hayamos maquillado, la limpieza del rostro es fundamental. Establecer una rutina para cuidar la piel de noche nos permitirá tener un cutis mucho más sano y joven.

La rutina para cuidar la piel de noche es igual de importante, o incluso más, que los pasos que seguimos por la mañana antes de salir de casa. Es fundamental si queremos cuidar nuestro cutis y tener una piel bonita y saludable.

En este artículo compartimos 7 consejos que debemos aplicar a diario. En menos de 10 minutos y con los productos adecuados para nuestra piel conseguiremos preparar nuestro rostro para un descanso reparador y revitalizador. 

Rutina para cuidar la piel de noche

1. Siempre debes desmaquillarte

Rutina para cuidar la piel de noche

El primer paso en nuestra rutina para cuidar la piel de noche es el más importante. Debemos desmaquillarnos bien antes de proceder a preparar el rostro para el descanso. Si no nos quitamos lo restos de maquillaje bloquearemos los poros y nos levantaremos con un aspecto mucho peor por la mañana.

Podemos optar por un desmaquillador más denso y aceitoso si usamos una buena cantidad de cosméticos permanentes. En cambio, para el maquillaje más superficial y natural podemos usar un producto más fluido y ligero.

No te lo pierdas: Prepara tu propia crema desmaquillante con estas 3 recetas caseras

2. El limpiador de cutis adecuado

Además de desmaquillarnos, o en el caso de no usar maquillaje, el segundo paso consiste en limpiar nuestro cutis en profundidad. De este modo eliminamos la suciedad, las impurezas y las células de piel muerta que dan un aspecto apagado a nuestro cutis.

Hoy en día podemos encontrar limpiadores en jabón o crema, o algunos más profundos a modo de exfoliante. Lo importante es usar uno que no contenga alcohol ni componentes demasiado fuertes, ya que podrían alterar el pH y el sebo de la piel.

3. Un tónico para el cansancio

Nuestra rutina para cuidar la piel de noche debería incluir, como tercer paso, un tónico para combatir los signos del cansancio de la jornada. El tónico nos ayuda a cerrar los poros, equilibrar la piel y aportar hidratación al cutis.

Recomendamos optar por un producto que no contenga alcohol, el cual aporta sensación de frescor pero reseca y daña la piel a largo plazo. Podemos encontrar algunos naturales. Los más populares son el de rosa, de romero y de hamamelis.

4. El sérum adecuado a tu piel

El sérum es un producto que se aplica justo antes de la crema hidratante y que se caracteriza por una gran concentración de nutrientes. Podemos aplicarlo por la mañana y por la noche, aunque antes de acostarnos es el momento de mayor efectividad.

El tipo de sérum dependerá de lo que queramos aportar a nuestra piel. Los más habituales contienen ácido hialurónico, colágeno, vitaminas A, B o C, coenzima Q10, etc.

5. Una crema solo para la noche

A partir de los 25 o 30 años podemos empezar a usar una crema hidratante nocturna específica. Debemos tener en cuenta que la crema facial que nos aplicamos durante la noche no es la misma que durante el día. Durante las horas de la noche, gracias al descanso, nuestra piel absorberá mucho mejor los nutrientes que durante el día. 

Además, la crema de día suele tener filtros solares y no tiene tanta concentración de nutrientes. Por este motivo, aunque podríamos usar la misma, no obtendríamos los mismos resultados. Aunque tendremos que invertir en comprar en dos cremas, al fin y al cabo también nos durarán el doble.

Lee este artículo: Automasaje facial para tonificar tu rostro

6. Un automasaje es lo más efectivo

Si tenemos unos minutos más para completar nuestra rutina para cuidar la piel de noche deberíamos regalarnos un automasaje. O, todavía mejor, conseguir que nuestra pareja nos lo haga, para que la relajación sea mayor.

Un masaje facial es el mejor remedio para relajar las tensiones del rostro, dar firmeza a la piel y activar la circulación. De este modo, nuestro cutis absorberá mucho mejor los productos que nos hemos aplicado.

7. El descanso

Para completar nuestra rutina no debemos olvidar estos consejos finales relacionados con un buen descanso:

  • El dormitorio debe estar a oscuras, sin ningún tipo de luz.
  • La mejor postura para prevenir las arrugas es boca arriba.
  • Antes de dormirnos debemos intentar dejar la mente en blanco, olvidar las preocupaciones y relajar el rostro.
  • Si tenemos problemas de hinchazón facial al levantarnos podemos probar de usar cosméticos de textura más ligera, así como una almohada un poco más alta.
  • Dormir menos horas de lo que necesitamos afecta al aspecto de nuestro rostro. No obstante, dormir demasiado también nos da un aspecto cansado al día siguiente.