Sabemos que la pasta es deliciosa, pero ¿engorda o no engorda?

Francisco María García 23 octubre, 2017
Siempre y cuando la acompañemos de ingredientes saludables y no de salsas hipercalóricas, y la consumamos al mediodía, la pasta no tiene por qué hacernos subir de peso

Entre todos los alimentos que nos rodean, la pasta es de los más populares del mundo.

El origen de la pasta no está del todo claro.

Algunos lo sitúan en el Antiguo Oriente e introducida en el mundo occidental por Marco Polo en el siglo XIII; otros historiadores aseguran que, en la Roma de Cicerón, ya era parte importante de la dieta popular.

Lo que es seguro es que la pasta tiene muy mala publicidad: mucha harina, lo que es igual a muchos carbohidratos y calorías, sin mayores valores nutricionales.

La consecuencia, a priori, son kilos de más.

En busca del equilibrio con la pasta

Cualquier régimen alimenticio saludable busca establecer un equilibrio, un balance.

Está claro que hay personas que caen en extremos y consideran que no se debe consumir pasta (y una lista larguísima de alimentos), por creer que son más los perjuicios que las ventajas.

Es importante tener en cuenta que el cuerpo humano necesita de carbohidratos y calorías para funcionar bien, y hay que comer de todo.

Los defensores de la pasta (que tiene muchos, no solo en Italia) señalan que un plato de este alimento contiene alrededor de 300 puntos calóricos, lo que representa aproximadamente el 15% de lo que necesita un cuerpo activo por día.

La realidad es que la mayoría de las pastas, sobre todo las de buena calidad, son fabricadas en base a sémola de trigo duro (el más rico de todos los cereales).

Por ello, el aporte en vitaminas y minerales es muy interesante.

Muchas de las pastas también contienen huevo, leche, verduras, suplementos de proteínas (conocidas como pastas fortificadas) y suplementos de vitaminas y minerales (pastas enriquecidas).

Se recomienda consumir la pasta al mediodía, ya que a esa hora los carbohidratos no generan tanta resistencia para ser procesados.

Lee también: 7 signos de que no estás comiendo suficiente proteína

Por tanto, la pasta no engorda

pasta con gambas y limon

La cuestión más importante a tener en cuenta es que no es la pasta de nuestros platos la responsable de los kilos de más.

No obstante, el queso, la mayonesa, la mayoría de las salsas (sobre todo las envasadas industrialmente), y muchos de los condimentos y acompañantes con los que se sirve la pasta sí engordan.

Los postres y bebidas también deben incluirse en la lista de los generadores de kilos de más. Un simple vaso de refresco aporta las mismas calorías que un plato de espagueti, sin sumar nada positivo al cuerpo.

Por ello, no es la pasta la que más engorda, sino los acompañamientos que añadimos para hacer el bocado más sabroso y suculento.

Para muchas personas resulta imprescindible agregar queso en cantidad y mantequilla. No se trata de desterrar de manera definitivamente estos complementos, sino de ingerirlos con suma moderación.

Opciones saludables para cocinar la pasta

pasta a la carbonara

Hay otras opciones para tomar la pasta, que no pasen por las conocidas salsas barbacoa, napolitana, carbonara, etc. Son recetas que nos han llegado de Italia, pero también allí se cocina la pasta de muchas otras formas.

La pasta, sobre todo en verano, puede tomarse en ensalada. Un buen aliño de ajo, limón y algunas especias, serán suficiente para que nuestro plato esté muy apetitoso.

A esto hay que añadir la facilidad que tiene la pasta para combinarse con cualquier otro ingrediente. Es el caso de frutas, verduras, etc.

Para el tiempo veraniego es una buena opción combinar en nuestros platos la pasta que más nos guste con refrescantes frutas y un aliño saludable.

Las especias

especias_

¿Cómo puede sustituirse la sal y esas salsas que aportan sabor a nuestros platos de pasta? Con especias.

  • Para cocinar la pasta, el orégano, la hierbabuena y muchas otras especias e hierbas aromáticas, se integran perfectamente con el sabor general del plato.

Visita este artículo: 7 especias que aceleran el metabolismo

En resumen, comer pasta engorda ¿sí o no?

La moderación y el equilibrio son los elementos claves para responder a esta pregunta.

Como siempre ocurre en nuestras dietas, es fundamental evitar los excesos, sobre todo en lo que a salsas y quesos se refiere.

Otro aspecto importante es tratar de consumir la pasta a la hora de la comida, y no a la de la cena.

Los carbohidratos aportados por estos productos pueden integrarse en nuestro cuerpo durante la tarde. No obstante, en tal caso lo harán generando unos gramos de más, si los hemos tomado en la noche.

Por sí sola, la pasta no engorda.

Te puede gustar