Cómo saber si estamos preparados para ser padres

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Alejandro Rodríguez
Tener un hijo es una enorme responsabilidad que no todo el mundo está dispuesto a asumir por el alto coste que implica. Descubre si tu pareja y tú estáis preparados en el próximo artículo.

Tener un bebé es una de las decisiones más importantes que debemos tomar a lo largo de nuestra vida. Para descubrir si se trata del momento adecuado no basta con sentir que queremos un hijo. Es necesario investigar, saber si estamos preparados para ser padres o no.

Pero, ¿cuáles son las señales de que estamos listos para tener un bebé? En el artículo de hoy te contamos todo lo que debes saber antes de empezar a plantearte la posibilidad de traer un niño al mundo.

Profundicemos.

¿Estamos preparados para ser padres?

1. ¿Queremos un bebé por las razones correctas?

Traer un niño al mundo es una gran responsabilidad. Por lo tanto, una de las primeras preguntas que debéis haceros es “¿por qué queremos tener un niño?”.

En realidad, tan solo hay una razón válida que vaya a garantizaros el hecho de ser buenos padres: tener un bebé para compartir vuestro amor con otra persona.

La importancia de ser padres.

Todas las demás razones para tener un hijo pueden causar gran cantidad de problemas. Estamos hablando de cosas como:

  • Uno de los dos quiere tener un hijo porque se siente solo. También cree que es la mejor manera de que alguien le haga compañía.
  • Creéis que es vuestra obligación tener un bebé. Ya sea por la cultura, por la presión social o, incluso, familiar, no es lo correcto.
  • Pensáis que tener un hijo va a solucionar vuestros problemas de pareja. También que va a evitar que los haya en el futuro.

Todas estas razones harán más complicado criar a vuestro futuro bebé, además de llenar vuestra vida de estrés y dificultar enormemente la relación de la pareja. Este es un punto importante para definir si estáis preparados para ser padres.

Te puede interesar: Cómo la relación de tus padres puede afectar tu vida amorosa

2. ¿Tenemos una buena relación?

Lo primero que debéis tener en cuenta es el tipo de relación que tenéis como pareja. Si  discutís constantemente, no dejáis de pelear y os cuesta mucho ser felices, tener un bebé tan solo os pondrá las cosas más difíciles.

Tener un hijo dentro de una relación llena de frustración e insatisfacción le causará daño tanto a los padres como al pequeño:

  • Os sentiréis agobiados debido a la carga extra de trabajo que supone tener que cuidar de un niño. Si antes ya peleabais de forma habitual, una vez que llegue el bebé a vuestras vidas lo más probable es que esto pase al siguiente nivel.
  • El niño crecerá en un ambiente poco saludable, contrario a lo que necesitaría. Los bebés necesitan un entorno tranquilo y agradable, en el que los problemas sean la excepción y no la regla.

Por el contrario, si vuestra relación de pareja está llena de amor, tener un hijo juntos sólo os hará fortalecer los vínculos. Este es uno de los pasos más importantes para saber si estáis preparados para ser padres

3. ¿Tenéis la suficiente estabilidad económica?

Otro de los factores que no mucha gente tiene en cuenta a la hora de tener un hijo y que, sin embargo, es uno de los más importantes, es el económico.

Aunque puede parecer que tener un bebé es una decisión que tiene que estar basada tan sólo en el amor y las emociones, la realidad es que, sin una buena estabilidad financiera tener un hijo puede convertirse rápidamente en un infierno.

Porque el problema no viene tan sólo de los primeros años: tened en cuenta que si tenéis un hijo, tendréis que cuidarle durante al menos 18 años.

Y teniendo en cuenta que cada vez se retrasa más la edad a la que estos se marchan de casa, lo más probable es que tengáis que hacerlo durante más tiempo.

Cómo elegir el momento de ser padres.

Conoce: Ejercicios que mejorarán tu relación de pareja

Un bebé no es un juguete

Ambos tenéis que tener claro que un bebé no es un muñeco ni un juguete. Ser padres es una responsabilidad enorme, ya que la vida de otra persona pasará a ser vuestra mayor prioridad. 

Si no lo tenéis claro o los motivos no son los correctos, os estaréis equivocando. Un niño debe crecer en una familia llena de amor y respeto, de lo contrario, será muy infeliz. Sed coherentes con vosotros mismos y con la situación en la que os encontráis.

  • Ramírez, M. A. (2005). PADRES Y DESARROLLO DE LOS HIJOS: PRACTICAS DE CRIANZA. Estudios Pedagógicos (Valdivia). https://doi.org/10.4067/S0718-07052005000200011
  • Dirección General de Innovación, S. de F. (2017). Preguntas frecuentes. https://doi.org/10.1017/CBO9781107415324.004
  • Banal Batchellí, P. (2008). Escuela de padres. Proyecto Hombre: Revista de La Asociación Proyecto Hombre.
  • Domínguez Martínez, S. (2010). La Educación , cosa de dos : La escuela y la familia. Revista Digital Para Profesionales de La Enseñanza. https://doi.org/10.4317/jced.51168