¿Qué debes saber antes de sembrar un árbol en casa?

A continuación te contamos todo lo que necesitas saber si deseas sembrar un árbol en casa, para que puedas conseguir tu objetivo eficazmente.

¿Quieres sembrar un árbol en casa? Los árboles son indispensables para la vida sobre el planeta. Aparte de producir oxígeno, absorben el dióxido de carbono, lo cual se traduce en una purificación del aire.

Además de todo esto, también ayudan a sostener el suelo, lo cual previene la erosión. Descubre cómo hacerlo.

¿Quieres sembrar un árbol en casa?

Para empezar, si tienes planeado sembrar un árbol en casa, lo primero que debes hacer es vestirte de paciencia. Un árbol frutal, en promedio, dura entre cinco y diez años en crecer. Claro que, esto puede variar dependiendo del tipo de fruto.

  • ¿Cuál es tu objetivo? Es muy importante que tengas claro si sembrarás un árbol en tu casa para decorar, tener frutos a la mano, para resguardarte de la sombra al estar en el jardín, etcétera.

De hecho, si quieres producir tu propio huerto échale un vistazo a este artículo sobre diseños de hortalizas. Te invitamos a que veas también cómo hacer tus propios cultivos.

En esta ocasión veremos qué árbol puedes sembrar en tu casa, y cuáles son las condiciones que deben existir en tu jardín. ¡Sigue leyendo!

Recomendaciones previas

Sembrar un árbol en casa

Sembrar un árbol no solo se trata de buscar un espacio, abrir un agujero y meter la semilla o la planta dentro. Hay muchos factores a tomar en cuenta.

Por ejemplo, mira alrededor de tu vecindario y verás que en algún lugar hay algún árbol que afecta las líneas eléctricas, los techos de las casas o generan algún peligro para los transeúntes. Así que, antes de ver qué árbol plantar, sigue estos consejos antes de hacerlo:

  • Infórmate con las autoridades ambientales qué árboles recomiendan ellos para poder plantar así como los que no se deberían sembrar. Por lo general, esto sigue un criterio ambiental riguroso acerca de las especies que resultan más adecuadas y beneficiosas para cada lugar, en función de sus características.
  • Debes estar comprometido a cuidar el árbol durante sus primeras etapas de desarrollo. Esto significa regarlo, podarlo y limpiarlo.
  • Asegúrate que tu antejardín o solar tiene un buen espacio.
  • Permite una distancia prudente entre tu casa y el árbol (unos 6 metros).
  • Muy importante es que el árbol, al crecer, no interrumpa el alumbrado eléctrico. De lo contrario, tendrás que comprometerte a cortar sus ramas antes que lleguen a dañar la propiedad pública.

Ver también: 4 formas de decorar tu jardín pequeño

Árboles idóneos para plantar en casa

Sembrar un árbol en casa

Ahora echemos un vistazo a los tipos de árboles que son idóneos para plantar en el patio o antejardín de tu casa. Pero primero tomemos en cuenta los consejos anteriores.

En general, las personas se ven en problemas con un árbol en casa cuando la copa de este crece muy alto. En estos casos, por ejemplo, les daña el techo o tejado. Un árbol que no se poda generará problemas no solamente al dueño sino también a los vecinos.

Por lo tanto, especies como la ceiba, el laurel o el caucho no se deberían sembrar en áreas urbanas en el patio de una casa. En el caso de las ceibas, estos son árboles enormes cuyas copas llegan a subir muy altas.

Las raíces de este árbol suelen ser superficiales, lo cual puede dañar aceras o patios. Especies como el caucho o laurel generan problemas. Las raíces de estos árboles, al buscar humedad, pueden dañar tuberías subterráneas.

Te recomendamos leer: Laurel contra la ansiedad: un remedio milenario a tu alcance

Árboles por clima

Sembrar un árbol en casa

Si vives en una zona de clima tropical, lo ideal es sembrar árboles frondosos. Así lograrás suavizar el impacto del sol, sobre todo en época seca.

Pero deben ser árboles cuyo follaje y raíces no perjudiquen las edificaciones o calles. Es mejor sembrar especies nativas, que estén adaptadas a climas secos. En el Caribe, por ejemplo, donde predomina el clima caluroso y humedad, se pueden plantar especies de bosque seco tropical, como pueden ser:

  • El roble.
  • La acacia.
  • El orejero.
  • El matarratón.
  • El covalongo.
  • El icaco, entre otros.

Otros árboles que se pueden plantar y que además producen fruto son: el limón, el mango, el caqui, la granada, el aguacate, el naranjo, entre otros. Estos árboles también son fáciles de sembrar a partir de una semilla.

Los siguientes árboles son convenientes si vives en el Mediterráneo, ya que son caducifolios. Es decir, que pierden sus hojas en invierno. Esto permitirá a los rayos solares pasar y nos darán sombra durante el verano.

  • El roble.
  • El arce.
  • El fresno.
  • El abedul.

En zonas muy frías, es más recomendable sembrar árboles de hoja perenne. Estos ayudan a protegerse del frío viento invernal. Estos pueden ser:

  • El abeto.
  • El pino.
  • La picea.

Recuerda, los árboles frutales y florales son muy lindos y te proveen frutos. No obstante, también ten en cuenta que estos árboles también requieren limpieza y poda frecuente. Es muy importante que seas responsable y no los descuides, una vez que los hayas plantado.