¿Sabes detener una hemorragia nasal? 7 remedios que te ayudan

Yamila Papa · 18 septiembre, 2018
Si la hemorragia nasal no se debe a ningún tipo de golpe o lesión no se considera peligrosa y podremos detenerla rápidamente con algunos remedios caseros.

Muchas veces no sabemos cómo detener una hemorragia nasal, ya que no conocemos remedios o técnicas caseras que puedan ayudarnos.

Por ello, en el siguiente artículo te daremos varias estrategias que te pueden servir cuando te sangre la nariz, ya estés en casa, en el trabajo o en plena calle.

¿Por qué se produce una hemorragia nasal?

Cuando nos sangra la nariz puede deberse a varias cuestiones, pero lo desencadena una ruptura en los vasos sanguíneos dentro de la cavidad nasal. Este tipo de hemorragia es muy habitual ya que las venas son más que sensibles en esa zona.

En la mayoría de los casos, que sangre la nariz no supone un riesgo para nuestra salud, siempre y cuando la hemorragia sea poca y no haya sido causada por un golpe o un accidente. Los principales motivos de sangrado nasal son:

  • Aire muy frío o demasiado seco que irrita la piel y lastima los vasos
  • Irritación por alergias o resfriados, también por problemas sinusales
  • Limpieza muy fuerte de la nariz, que provoca rupturas en las venitas nasales
  • Heridas, objetos atascados en la nariz, hurgarse con los dedos
  • Oler químicos o productos muy irritantes
  • Uso excesivo de aerosol descongestionante
  • Tabique desviado, fractura de nariz

Remedios caseros para detener una hemorragia nasal

 

Es muy importante prevenir la hemorragia nasal evitando las situaciones que la hacen más propensa. Por ejemplo, mantén los ambientes aireados, no abuses de ciertas sustancias que destapan la nariz o no te limpies con fuerza.

Una vez que aparece el sangrado, siempre y cuando no esté causado por un accidente o golpe grave, lo primero que debes hacer es sentarte bien erguido. A continuación, presiona con los dedos índice y pulgar la parte inferior de la nariz (la más blanda).

Respira lentamente por la boca y mantén la cabeza en posición vertical durante unos minutos, hasta que la hemorragia se detenga. Otros remedios y técnicas caseras que te pueden ayudar en este caso son:

¿Lo sabías? Descubre estas 4 técnicas de respiración para combatir el estrés. ¡Muy efectivas!

1. Paños fríos

Remoja un paño en agua lo más fría posible –puede ser también con cubos de hielo– y colócalo en la nuca y en la frente. De esta manera el sistema nervioso reaccionará contrayendo los vasos sanguíneos. También puedes presionar el paño en la parte blanda de la nariz para conseguir el mismo efecto.

Otra receta casera, quizás indicada por las abuelas y madres, consiste en ponerse un cubito de hielo en la boca. De esta manera los vasos sanguíneos se comprimirán más rápidamente y se detendrá el flujo de sangre hacia la nariz.

2. Vinagre de manzana

Gracias al poder astringente del vinagre de manzana podrás reparar las paredes del vaso sanguíneo que se ha dañado y que provoca la hemorragia. Actúa como un cicatrizante natural muy eficaz.

  • Solo tienes que embeber una bola de algodón y colocarla con mucho cuidado dentro de la fosa nasal.
  • No ejerzas presión, solo deja que se quede allí durante cinco minutos. Puedes repetir una vez más el procedimiento si sigue sangrando.

3. Cebolla

Para detener una hemorragia nasal, este remedio casero te puede ser de gran utilidad. Los vapores de las cebollas hervidas detienen el sangrado.

Ingredientes

  • 1 cebolla
  • 2 tazas de agua (500 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Es tan simple como cortar una cebolla por la mitad y cocinarla con medio litro de agua. Colócate delante del cazo e inspira lentamente durante unos minutos.
  • Otra opción con cebollas es cortarla en rebanadas y mantenerlas lo más cerca posible de la nariz.
  • También puedes usar un exprimidor de jugos y aplicar unas gotas en el borde de la fosa nasal.

4. Limón

Se trata de un perfecto astringente con muchas propiedades para cicatrizar heridas pequeñas y evitar infecciones. Si el sangrado se debe a que, por ejemplo, se ha quedado algo atrapado en la nariz, el limón puede servir para sellar los vasos sanguíneos dañados.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón
  • 1 algodón

¿Qué debes hacer?

Infusión de jengibre y limón para tratar el dolor estomacal.

  • Exprime un limón y embebe en una bola de algodón.
  • Colócala dentro del orificio que sangra, sin ejercer presión.
  • Probablemente arda un poco, pero no lo retires hasta que hayan pasado 20 minutos.

5. Pimienta de cayena

Es un remedio natural para detener la hemorragia nasal en cuestión de segundos. Ten mucho cuidado con la cantidad que usas, ya que es bastante fuerte y puede irritar la nariz.

Ingredientes

  • 1 pizca de pimienta de cayena
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Añade la cayena en una taza de agua tibia.
  • Bebe como si fuese un té o embebe un algodón e introduce en la fosa nasal que sangra durante unos minutos.

6. Agua salada

Puedes comprar solución salina en la farmacia o directamente prepararlo tú en casa.

Ingredientes

  • 1 puñado de sal gruesa
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Añade un puñado de sal gruesa en una taza de agua tibia y mezcla bien.
  • Con un gotero o similar introduce unas gotas en la nariz cuando sangra. En instantes la hemorragia se detendrá ya que el agua salada actuará como cicatrizante.

Lee este artículo: Tipos de sal, ¿cuál es la más saludable?

7. Té de ortiga

La ortiga es una planta con muchas propiedades medicinales. Te recomendamos que tengas esta hierba en casa.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 3 cucharadas de ortiga seca (45 g)

¿Qué debes hacer?

  • Añade la ortiga seca en una taza de agua hirviendo y deja infusionar.
  • Tras dejar reposar cinco minutos filtra y moja un algodón, el cual colocarás dentro de la fosa nasal afectada.

Ten en cuenta que si la hemorragia nasal no se detiene con esos remedios caseros y se mantiene por varios minutos debes acudir al médico. El especialista podrá ayudarte y determinar cuál es el motivo del sangrado. Lo mismo si te sangra la nariz muy seguido.